Hacer menos ejercicio y comer más

El ejercicio no es un ticket de comida. El propósito del ejercicio es permitir a su cuerpo funcionar con su más alto potencial, para no «quemar» lo que comió la noche anterior
 
Por Mareya Ibrahim
Ampliar foto Comer de tal manera que su metabolismo aumenta, naturalmente, y su cuerpo automáticamente quemará más grasa. Comer mal, y no sólo acumular grasa, también reducir la velocidad de su sistema, lo que hace que sea aún más difícil perder grasa y perder mucha energía. (Evgeny Kan/photos.com)


Comer de tal manera que su metabolismo aumenta, naturalmente, y su cuerpo automáticamente quemará más grasa. Comer mal, y no sólo acumular grasa, también reducir la velocidad de su sistema, lo que hace que sea aún más difícil perder grasa y perder mucha energía. (Evgeny Kan/photos.com)

 

Haz menos ejercicio y come más. ¡Sí, has leído bien! Esta es la verdad acerca de uno de los mayores errores del concepto en el “fitness” de hoy. Mover el cuerpo es importante tanto para el organismo como para la mente, pero no creo en ello como una manera de contrarrestar el exceso de comida. Con los hábitos alimenticios adecuados se quema mucho más grasa que con las rutinas de ejercicios.

Utilizando el ejercicio como una forma de purgar la “indulgencia excesiva” en la mesa, finalmente ‘te comerá vivo’. Me recuerda un comentario que escuché en el gimnasio con el cual estuve relacionado completamente hace 10 años: «tenía tanta hambre anoche cuando llegué a casa del gimnasio, que me comí una caja de galletas de chocolate mientras preparaba la cena. Por eso tendré que trabajar más de dos horas extras hoy para quemar las calorías».

Una vez estuve en ese dilema. Para quemar todas las calorías excesivas que tenía ese día, me propuse realizar diversas indulgencias realizando atracones y mucho ejercicio como penitencia. Me gustaría hacer 15 minutos en el Stairmaster nivel 10 y repetir 30 veces «no me comeré las galletas a medianoche”.

Y cumplir seis kilómetros y repetir 15 veces «mañana sólo comeré pasteles de arroz durante todo el día».

Atracones y la purga

Se trata de un ciclo devastador pues la realidad es que se requiere de un alto grado de trabajo extra para quemar las 600 calorías que inhalas con un brownie en tres bocados, mientras cambias a una hora completa de ejercicio de alta intensidad solo para cubrir. No tienes que hacerle caso a un capricho ocasional porque se puede hacer una costumbre y el ciclo puede ser catastrófico.

El objetivo del ejercicio es permitir que su cuerpo pueda funcionar con su más alto potencial, no para «quemar» lo que comió la noche anterior. El cuerpo no funciona de esa manera.

Su metabolismo, los procesos naturales que se producen en el cuerpo durante todo el día, son para que se deshagan de los depósitos de grasa. Hay disparadores específicos que le dicen al cuerpo que deben quemar o almacenar grasa en función de lo que come y cuando lo come.

Comer de manera que su metabolismo aumente de forma natural y su cuerpo queme grasa automáticamente. Comer mal no sólo ayudará a acumular grasa, también reducirá la velocidad de su sistema, y hace que sea aún más difícil perder grasa y sentirse activado.

Haciendo ejercicio temprano, usted se beneficiará de quemar más grasa durante todo el día. Sin embargo, lo más importante es ejercitarse eficientemente. Aquí se explica cómo.

El objetivo es hacer 30 minutos de ejercicio, cinco o seis veces por semana, centrado en quemar grasa con entrenamiento de resistencia y autonomía en la quema de grasa en una zona óptima. Un entrenamiento que apunte a construir el músculo magro es mucho más eficaz para estimular el metabolismo que una hora en una caminadora mientras no puedes dejar de sudar.

La Masa muscular magra es la base para una eficaz quema de grasa. Sin embargo, si no haces ejercicio un día no hay problema.

Simplemente hacer algunas flexiones, abdominales, sentadillas, hacer un agradable paseo o trotar son otras opciones. Cualquier movimiento es mejor que ninguno, aún se mueve más rápido que quienes están en el sofá.

El Ejercicio debería servir como una forma de mejorar  la salud cardiovascular, la construcción y la masa muscular que se irán trabajando, para algunos esto podría tomar mucho tiempo, pues es increíble que hasta puedan llegar a consumir endorfinas, las cuales te causan múltiples daños y te harán sentir ‘ridículo’.

Cuando come más sanamente y hace ejercicios de manera efectiva, promueve un estilo de vida sostenible que alimenta su salud mental. No hay nada más estresante física y mentalmente que tratar de inventar lo que su cuerpo requiere que haga para sobrevivir y mejorar día a día.

Los mejores hábitos y rutinas que se desarrollan tienen como fin determinar lo que come, cuándo lo come, la cantidad y calidad de alimentos que consume y cómo combinarlos, haciendo más fácil  este concepto de mantenimiento. Eso es programar el cuidado, evitando que sea algo esporádico.

Este es el trabajo que mantiene el zumbido del motor, como el buen sintonizador de su máquina. Después de todo, su tiempo es valioso. Como cada bocado, cada minuto de ejercicio es importante.

Mareya Ibrahim está en The Foody Fit, una chef galardonada del Diario de la Salud con un premio Emmy por «Receta Rehab», autora y fundadora de EatCleaner.com. Su libro «Guía de comida limpia», una guía sobre cómo comer más sanamente y volverse más delgado, fue lanzado en mayo de 2013.

Fuente:http://www.lagranepoca.com/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.