Malecón: el sofá de La Habana

NEGRA CUBANA TENÍA QUE SER

Por Carlos Ferrera Torres

“María Teresa comió jamón
Con queso blanco y tomó bebida.
Quiso bañarse en el Malecón,
Por atrevida perdió la vida”.
Farah M. García
(Cantante y Oceanógrafa)

———————————
En estos días tengo posado al gorrión, y me mata la nostalgia. Soy habanero de casta y cayohuesero de nacimiento. Cayo Hueso fue mi guardería infantil, el Parque Maceo mi patio de recreo, y el Malecón mi sitio de pensar y mi última frontera con el mundo libre.
Mientras viví en La Habana, alimenté a mis gorriones con la brisa salada del Malecón y el ruido de las olas batiendo a mis pies contra el diente de perro de la costa. El Malecón fue el escenario permanente de todas mis pasiones, de mis perversiones más inconfesables y también de mis más sonadas cuitas de amor.
Porque no hay ni habrá para un cubano nada más bonito que sufrir por…

Ver la entrada original 4.959 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.