Los viajes son tan brutales como los partidos para un equipo argentino de rugby 

Los Jaguares, el único equipo del hemisferio occidental que juega en la liga internacional Super Rugby, ha viajado más de 56.000 kilómetros para enfrentar equipos de Sudáfrica, Nueva Zelanda y Japón.

Al centro, Facundo Isa de los Jaguares y, a la izquierda, Matt Todd de los Canterbury Crusaders durante un partido en Nueva Zelanda. Credit Marty Melville/Agence France-Presse — Getty Images

Por

WELLINGTON, Nueva Zelanda — El entrenador de los Jaguares, Raúl Pérez, se dio cuenta rápidamente de que debía rotar y planear los descansos de sus jugadores durante la gira de su equipo en su primera temporada del Super Rugby.

Los Jaguares, el único club del Super Rugby que viene del hemisferio occidental, comenzó la temporada con dos partidos en Sudáfrica. Después de una semana de descanso, jugaron dos más en Buenos Aires antes de viajar a Nueva Zelanda para medirse con los Blues, los Hurricanes y los Crusaders.

Después tomaron un largo vuelo para un partido en Tokio contra los Sunwolves, una franquicia japonesa que no para de crecer. Luego regresaron a Argentina para jugar contra el tercer equipo de la liga, los Southern Kings de Sudáfrica.

Se calcula que a principios de mayo, los Jaguares habrán sumado más de 56.000 kilómetros por aire. “No estamos acostumbrados a viajar tanto, así que estamos un poco cansados”, admitió el medio scrum Martín Landajo, después de que su equipo perdiera ante los Hurricanes, 40-22, el pasado 9 de abril.

Para que algunos jugadores estuvieran frescos, Pérez optó por dejar a 10 atletas en Argentina y se llevó a 26 para los dos partidos del viaje en Nueva Zelanda y Japón.

Algunos de los que se quedaron fueron el capitán Agustín Creevy, que también comanda el equipo nacional argentino, y jugadores veteranos como Juan Martín Hernández y Lucas González Amorosino.

“Es difícil”, dijo Landajo, que fue el capitán ante la ausencia de Creevy. “Tal vez algunos de nuestros mejores jugadores se quedaron en Buenos Aires”.

Pérez busca obtener resultados al tiempo que se asegura de que sus jugadores no se desgasten por completo. Muchos de sus atletas también disputarán partidos de prueba para los Pumas, el equipo nacional argentino, en el periodo de juegos internacionales de junio, y de nuevo en el Campeonato de Rugby.

Manejar la carga de trabajo de los jugadores es algo con lo que los entrenadores de Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica han lidiado durante mucho tiempo. Aunque viajar les afecta a todos —los equipos tienen que volar a Argentina y trabajar con el desfase horario—, los Jaguares pasan más tiempo de viaje que cualquier otro club del Super Rugby.

Los Sunwolves, por ejemplo, que tienen algunos partidos en Singapur, acumularán millas de viajero frecuente viajando entre Japón, Singapur, Australia y Sudáfrica.

Aunque los equipos rotan a sus jugadores de manera regular, es extraño ver lo que han hecho los Jaguares al descansar a muchos de sus titulares a la vez.

“Parte de nuestra estrategia era tener equilibrio”, dijo Pérez después del juego contra los Hurricanes. “Llegaremos a Buenos Aires después de los próximos dos partidos y tenemos que jugar contra los Kings el sábado siguiente”.

Además, la franquicia intenta foguear a los miembros más jóvenes de su plantilla —muchos están jugando al rugby profesional por primera vez—, para que tengan la fortaleza necesaria antes de tener opciones al título.

Después de los primeros siete partidos, los Jaguares eran el sexto de ocho equipos dentro del Grupo Sudafricano, con una victoria y seis derrotas, incluidos el descalabro por cuatro puntos que sufrieron contra los Sharks y el de cinco puntos contra los Stormers.

“Tenemos jóvenes de 19 y 20 años que nunca han jugado en la selección nacional. Nunca se han enfrentado a jugadores profesionales”, dijo Landajo. “Están jugando su primer torneo internacional”.

“Es bueno para Argentina. Los estamos madurando. Estas derrotas duelen, claro, pero creo que nos harán mejorar”.

Los Jaguares juegan con mucha ambición, buscan contraatacar y sacarle ventaja a su velocidad. Pero sus capacidades no siempre se corresponden con sus ambiciones.
Landajo cree que lograrán grandes victorias.

“Se necesita experiencia y madurez en algunas partes del juego”, dijo. “Tenemos los jugadores, pero tenemos que ajustarnos un poco”.

El entrenador de los Hurricanes, Chris Boyd ya advirtió sobre tomarse a la ligera a los Jaguares.
“Quien no les tenga respeto pagará las consecuencias”, dijo.

El capitán de los Hurricanes, Dane Cole, agregó: “Definitivamente se comportaron como el equipo de los Pumas”, refiriéndose a la selección nacional argentina.

“Juegan con la misma intensidad. Tal vez no tengan el ritmo de los Pumas, pero por supuesto que tienen grandes atributos, como lanzar el balón”.

Origen: Los viajes son tan brutales como los partidos para un equipo argentino de rugby – Español

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .