Pensar en los matices, no tan rápidos ni tan furiosos

Por Norge Espinosa

A raíz de los últimos acontecimientos que han sacudido o paralizado a La Habana, muchos criterios se han vertido. La aparición, en un rafagazo continuo, de los primeros ecos de la apertura que Cuba intenta experimentar, han demostrado la escasa preparación que nivel estructural aún padecemos para recibir, sin demasiado tropiezo, a todo lo que se nos viene encima. El rodaje de Rápido y Furioso, el desfile de Chanel, la llegada del primer crucero norteamericano a nuestros muelles, son algunos de esos elementos que han suscitado controversias y disgustos. Pero creo se confunde un tanto lo que son esos fenómenos específicos y lo que alrededor de los mismos se ha suscitado.

Un reciente artículo de la doctora Pogolotti, que nuestros principales diarios han reproducido, recoge parte de esa molestia, y emplea como ejemplos de tal efecto esos tres hechos. No son los únicos que pueden argumentarse…

Ver la entrada original 1.574 palabras más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.