Juliana Awada: las claves de su estilo influyente – ¡HOLA!  

La asunción de su marido, Mauricio Macri (57), como presidente de Argentina, marcó un antes y un después en la vida de Juliana Awada (42), que se convirtió en una primera dama muy mirada y fotografiada por su belleza y estilo. Ella, la “hechicera” –tal como la llama el primer mandatario–, traspasó las fronteras con su encanto natural, sin estridencias.

La asunción de su marido, Mauricio Macri (57), como presidente de Argentina, marcó un antes y un después en la vida de Juliana Awada (42), que se convirtió en una primera dama muy mirada y fotografiada por su belleza y estilo. Ella, la “hechicera” –tal como la llama el primer mandatario–, traspasó las fronteras con su encanto natural, sin estridencias.

La imagen de aquel soleado 10 de diciembre dio la vuelta al mundo. Enfundada en un vestido cóctel de la marca que fundaron sus padres, Abraham Awada y Elsa Esther “Pomi” Baker (80), en los 60, causó sensación con su elegancia. Y los comentarios desde distintos rincones del planeta no tardaron en llegar.

Casi no lleva joyas, ni complementos: apuesta por la sencillez.
Foto 1 de 10

 

Casi no lleva joyas, ni complementos: apuesta por la sencillez.

“Juliana Awada está a punto de convertirse en la nueva integrante de un círculo de mujeres inteligentes y con estilo dentro de la política. Con un chic sin esfuerzo, sutil, eclipsó a su marido y mantuvo la calma durante una reñida campaña electoral en la que optó por equipos prolijos. En consecuencia, conquistó un lugar en las listas internacionales de mejor vestidas y va camino a ascender en cada uno de los rankings”, sentenciaba la revista norteamericana Vogue en el primer artículo que le dedicó. “A lo largo del tiempo hubo un grupo de mujeres que, en su papel de primeras damas, hicieron historia por su magnetismo y elegancia. Parece que ese club al que pertenecen Jacqueline Kennedy, Carla Bruni, Ángelica Rivera y Michelle Obama cuenta con una nueva integrante: Juliana Awada”, celebró la revista ¡HOLA! “Ya lo dice el refrán: ‘Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer’. Aunque en el campo del estilo, Juliana se está posicionando delante de él. No en vano, desde que Mauricio Macri es presidente de Argentina, es su mujer, Juliana Awada, quien acapara todas las miradas”, remató Vanity Fair, en su edición mexicana.

LA MAGIA DE UN ESTILO ÚNICO

A seis meses de aquel momento en que se convirtió en primera dama, ¡Hola! Argentina hace un balance de su estilo, que tanta fascinación genera en los altos círculos del fashion global . Elegante y magnética son las palabras que eligen, casi al unísono, las voces especializadas para describirla, una apasionada de la moda que, como Jackie Kennedy, está forjando su propio estilo: el “estilo Juliana”.

“La primera dama tiene una mirada y una sonrisa únicas que no cambiaron en el tiempo y es eso lo que la gente decodifica como elegancia natural. Si bien Juliana es canchera a la hora de vestir, lo que impacta es su belleza y no tanto su look, que está en un segundo plano”, explica Amelia Saban, una de las pocas diseñadoras que, junto con Yanina Solnicki, de El Camarín, la visten “desde hace tiempo”. Fue Amelia –alma máter de Ménage à Trois–, de hecho, la autora del vestido que Awada lució para la gala en el Teatro Colón la noche de la asunción presidencial y quien la lookeó en su visita al papa Francisco, donde, de acuerdo con el estricto protocolo vaticano, dio cátedra.

“No hay nada protocolar en la personalidad, ni en el estilo de Juliana”, confía Estefanía Novillo, quien la maquilló por primera vez el día de su casamiento civil (el 15 de noviembre de 2010) con Macri. “Ella siempre fue así: sobria, muy agradable. Juliana está cómoda en su piel porque sabe quién es y por qué se mantiene fiel a sí misma”, agrega la make up artist, quien ahora se encarga de su maquillaje en ocasiones especiales. La peinadora Carmen da Silva, quien la peina desde principios de 2010, coincide con Estefanía: “Conserva el mismo estilo fresco y natural que la caracteriza desde que empecé a trabajar con ella”. Y agrega: “Mantiene su forma de maquillarse, de llevar el pelo y de vestirse desde antes de convertirse en primera dama”.

PALABRAS DE JULIANA

“Después de haberme dedicado durante años al mundo de la moda, no tengo la necesidad de contar con alguien que me asesore. Sé lo que me tengo que poner y soy práctica a la hora de resolverlo. Trato de conocer de antemano los eventos que tengo cada semana y cada mes para organizarme”, le confió Juliana a Vogue España. “Tengo prendas de diseñadores argentinos que también son buenos amigos desde hace años. Mi fondo de armario es de Awada, pero lo combino con diseños de Ménage à Trois, El Camarín, Ginebra, Roma Renom y Cher, entre muchos otros. Mi último descubrimiento fue Gabriel Lage, que me vistió en la visita de los Obama [precisamente, en la recepción para cuatrocientas personas en el Centro Cultural Kirchner]. Yo tengo un talle estándar, así que no tengo que hacerme ropa a medida. Adoro los jeans, que nunca faltan en mi ropero, como tampoco faltan un blazer, un suéter básico ni un buen par de tacos”, contó en ese mismo reportaje tres meses después de que el sueño máximo de su marido se convirtiera en realidad.

DEVOTA DEL “CHIC SIN ESFUERZOS”

“Casual chic” y “elegancia sin esfuerzos” son las fórmulas que describen a la perfección el estilo de la primera dama argentina. A diferencia de otras que la precedieron, el estilo de Juliana es más fresco, desenfadado y para nada protocolar. Prueba de eso son los jeans que elige para la vida diaria y que acompaña con camisas o remeras de algodón, suéteres de cashmere, parkas o tapados de lana y chatitas o abotinados.

Para las grandes ocasiones, la política del “menos es más” también la hace brillar. En reuniones diplomáticas, viajes oficiales y recepciones de Estado, casi no lleva joyas, ni complementos: apuesta por la sencillez. Solamente usa reloj, un Rolex de gran porte. Juega con diferentes volúmenes en los sacos y pantalones que elige para los compromisos diurnos, mientras que los vestidos que lleva de noche suelen ser de líneas netas, depuradas.

A diferencia de Máxima de Holanda, que llevó la combinación de colores a otro nivel y es celebrada en el mundo entero por sus apuestas atrevidas, la primera dama se ciñe a una paleta cromática neutra, una costumbre que, según Amelia Saban, adquirió trabajando en la empresa textil de su familia durante tantos años. “Los que trabajamos en la moda en general no usamos colores fuertes. El negro, el azul, el gris, el beige y el blanco son nuestros bastiones porque la tendencia cambia, pero con los neutros siempre estás bien”, afirma la diseñadora. Y agrega: “Lo que la hace deslumbrar en cada una de sus apariciones públicas no es lo que lleva puesto: la magia de Juliana está en la seguridad que tiene de sí misma”.

UN ESTILO SIN ESTRIDENCIAS

Amelia Saban, de Ménage à Trois, la vistió en innumerables oportunidades, incluida la gala en el Teatro Colón la noche de la asunción presidencial y la visita al papa Francisco “Antes de ser primera dama, Juliana trabajó para la empresa que fundaron sus padres durante muchos años. Eso le permitió desarrollar una mirada muy amplia e informada respecto de la moda, que, sumada a su gran personalidad, le da vía libre para jugar con las tendencias y adaptarlas a su look, que algunas veces es clásico y otras, más jugado. Juliana se permite vestirse de maneras diferentes porque sabe cómo hacerlo y marca tendencia porque es canchera y divertida. Se ocupa ella misma de su ropa y, como tiene mucha seguridad de sí misma y tiene un porte espectacular, todo le queda bien.

Si bien antes iba a galas con vestidos de escotes profundos, tajos sensuales y paillettes, esos looks van quedando relegados a su vida privada, ya que como primera dama su principal interés es acompañar la situación del país, que llama a la sencillez.

Respecto de los colores, elige los que quedan bien con su pelo y su tono de piel. Negro, blanco, azul, gris y beige: colores neutros”.

MAQUILLAJE NATURAL

Estefanía Novillo, quien la maquilló cuando se casó por Civil con Mauricio Macri en 2010 y desde entonces se convirtió en su make up artist personal, define: “Juliana pide un maquillaje natural, que está basado en colores neutros y acabados mate: es lo que le gusta y le queda bien. La base siempre es del tono de su piel, y sólo le doy un efecto satinado al rubor y a la sombra que usa de noche. En líneas generales, durante el día utiliza tonos beige y rubores cálidos, tirando a rosa, y un iluminador debajo de los ojos. Como prefiere llevar la boca neutra, suelo usar brillo o hidratante para resaltar los labios.

Por la noche, lo único que cambian son los ojos, a los que les doy profundidad con una sombra gris y un delineado líquido más fuerte y esfumado. Si bien siempre tiene las pestañas maquilladas con máscara negra, busca que se vean naturales, como sus cejas, que siempre están perfectas. Su look es natural y sobrio. Quiere estar cómoda y prolija en sus apariciones públicas”.

PEINADOS QUE DEJEN SU CARA “AL DESCUBIERTO”

Es la premisa con la que suele trabajar Carmen da Silva, quien peina a la primera dama y dice: “Le gusta llevar el pelo de una manera natural. No es fanática de los peinados armados y prefiere estar con la cara descubierta. Por eso, cuando la ocasión requiere saludar a muchas personas o estar al aire libre, suele optar por una media cola, que le permite lucir su melena tupida sin estar incómoda. Cuando el compromiso es de carácter formal, lleva una cola de caballo, lo que evita que tenga que acomodárselo constantemente. Sólo lleva el pelo suelto para la vida diaria. Mi modo de peinárselo siempre es el mismo: empiezo con un brushing para realzar el brillo natural y uso un poco de mousse para armar los peinados. En ocasiones, recurro a una bucleadora para hacerle ondas naturales. Solamente la peino en ocasiones especiales”.

  • Texto: María Güiraldes
  • Fotos: Fernando Gútierrez, Juan Ignacio Roncoroni, Presidencia de La Nación, AFP, Getty Images, Reuters y Agencias

Origen: Juliana Awada: las claves de su estilo influyente – ¡HOLA!  

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.