Navratilova escribió el prólogo del gran boom de República Checa

Las checas obtuvieron cinco de las últimas seis ediciones de la Copa Fed.

Martina Navratilova, durante una exhibición con Sabatini en 2009. (Foto: AFP)

Entre el comienzo de los entrenamientos del equipo argentino de Copa Davis y el Masters de Londres con la lupa repartida entre la lucha por el número 1 del mundo y la actuación de Marin Cilic, la carta fuerte de los croatas, la final de la Copa Fed que se jugó el fin de semana pasó casi desapercibida por estas latitudes. Sin embargo, vale destacar un nuevo título de República Checa -el tercero consecutivo y el quinto en los últimos seis años, con una semifinal perdida ante el luego campeón Italia en 2014- que ratificó el gran presente del tenis de ese país entre las mujeres, con una jugadora que está sexta en el ranking mundial de single (Karolina Pliskova), una bicampeona de Wimbledon (Petra Kvitova) y tres top ten en la clasificación de dobles (Lucie Safarova, Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka).

Pero el boom checo está muy lejos de haber empezado con Pliskova y Kvitova, justamente una de las líderes de aquel equipo que en 2011 le dio a su país su primera Fed después que en 1988 la ex Checoslovaquia superara a la ex Unión Soviética en el Flinders Park de Melbourne. Es que la historia grande de lo que es el tenis checo en la rama femenina arrancó con Martina Navratilova, una de las más grandes jugadoras de todos los tiempos quien, con su irrupción en el circuito, además cambió para siempre su deporte. Y no sólo en el juego más allá de sus 1.442 triunfos, sus 167 títulos incluídos 18 de Grand Slam y sus 1 del mundo en single y dobles…

Navratilova, quien nació en Praga y en 1975 suplicó por la ciudadanía estadounidense ya que mientras jugaba en Forest Hills recibió un telegrama exigéndole que regresara de inmediato a su país por un pedido expreso del gobierno comunista, no estuvo sola en esa génesis. Primero fue el turno de Hana Mandlikova y Helena Sukova; y luego, el de Jana Novotna. Mandlikova, quien al igual que Navratilova también se convirtió más tarde en un símbolo de la defensa de la homosexualidad (su casamiento con el australiano Jan Sedlak le sirvió sólo para tomar esa nacionalidad), obtuvo cuatro Grand Slams mientras Sukova, actual miembro del Comité Olímpico Checo, fue finalista en Australia (dos veces) y Flushing Meadows (otras dos). Más tarde llegó la talentosa Novotna, quien cuando empezó a entrenar con Mandlikova comenzó a jugar su mejor tenis que coronó con el título de Wimbledon logrado en 1998 después de dos frustraciones tras sendas finales perdidas.

Ellas tres también fueron campeonas de la Fed. Pero sobre todo ellas fueron las que le permitieron al tenis checoslovaco empezar una historia que lo haría poner a la altura del de Estados Unidos, el más poderoso de todos los tiempos entre las mujeres. Ellas fueron la base de lo que hoy es una República Checa enorme potencia en el mundo.w

Origen: Navratilova escribió el prólogo del gran boom de República Checa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s