Más mujeres se ponen en forma mientras aprenden a defenderse

el

Fitness

Las clases de boxeo y artes marciales mixtas cada vez son más femeninas.

Autoconfianza. Es uno de los aportes de practicar defensa personal (Emmanuel Fernández)

Desde que la conozco, hace unos 15 años, a Verónica -que no se llama Verónica- nunca le gustó victimizarse. La petisa, como la llamábamos, era una cabrona. Era gracioso verla roja de rabia vociferando contra cualquier incauto que osara mostrar condescendencia hacia ella. Inteligente y sensible, le tenía aversión a los deportes. Sufría horrores las clases de educación física en el Secundario hasta el punto que una vez egresada, se prometió no volver a tocar una pelota ni pisar un gimnasio.

Pero hace tres años, la cosa cambió. Una noche que salía de su departamento de Belgrano para ir a una fiesta, un hombre la sorprendió por detrás y, sin darle tiempo, le agarró del cuello y la arrastró hacia un oscuro zaguán; en un mismo movimiento la arrojó y se le fue encima. Paralizada por el miedo, apenas percibió los golpes que el cobarde le daba, y aunque quería gritar, la voz no le salía. Indefensa, quizás por primera vez en sus 35 años de vida, se sintió vencida. Dos chicos que pasaban por el lugar evitaron que la cosa se pusiera peor, aunque luego admitiría que “el daño ya estaba hecho”.

Las técnicas de defensa personal

Las técnicas de defensa personal

“Vivir con miedo es una mierda”, me cuenta hoy. “Las primera semanas fueron muy duras. Con ataques de pánico. Le tuve que pedir a una amiga que se venga a vivir conmigo porque no podía estar sola. No salía a la calle,y si lo hacía era acompañada. Perdí mi libertad”. Hacer la denuncia le pareció un pérdida de tiempo, y el psicoanálisis no parecía tener avances. La solución, o mejor dicho, su solución, llegó de forma inesperada. “Un día me cruzo a una amiga que no veía hacía mucho y, poniéndonos al día, me cuenta que había vivido algo parecido a lo que me pasó, y que sufrió de ataques de pánico por años hasta que decidió aprender a defenderse. Recién encontró la paz cuando empezó a hacer judo”, sostiene.

Desconfiada (no lo había pensado y detestaba el deporte tanto como la violencia) pero sin otras alternativas, y con el miedo siempre acechando, una tarde probó una clase de judo. No le gustó. Después, algo menos entusiasta, se metió en Aikido, pero tampoco la convenció. Por un momento creyó que no era para ella. Sin embargo, -en “la última chance que me daba”, dice- intentó con el boxeo. Y nunca más lo dejó. “Me dio seguridad y estado físico. Me devolvió la libertad que había perdido”, sintetiza.

Defensa personal de Mujeres,

Defensa personal de Mujeres,

Cada vez son más las mujeres que rompen el anacrónico prejuicio y se animan a practicar algún arte marcial. Lo hacen con dos objetivos bien claros: aprender a defenderse y entrenar el cuerpo. Algunas, lamentablemente, impulsadas por las mismas razones que Verónica, otras (la gran mayoría) por temor a poder sufrirlo. Lo cierto es que el miedo es el sentimiento más poderoso. Pero curiosamente (o no) todas coinciden en que es lo primero que se vence.

Defensa personal de Mujeres,

Defensa personal de Mujeres,

“Viene creciendo últimamente. Acá en Córdoba, la mayoría de las chicas que se acercan son porque les ha pasado algo malo”, confirma Melisa Juan, jefa instructora de Wing Tsun, un arte marcial proveniente de China que se especializa en defensa personal. “Son mujeres que vienen con miedo, con problemas para salir de la casa. Y vienen a buscar el valor para poder estar sin miedo”, refuerza Melisa. “Uno de nuestros pilares es la prevención. Les enseñamos a las chicas que estén atentas a su entorno, pero no paranoicas. Esto es fundamental”, agrega Darío Cornale, jefe Instructor sifu de Wing Tsun. “El lenguaje corporal es otra de las cosas que trabajamos mucho. La mirada, el tono de la voz, la forma de hablar, la forma de pararse, como para evitar una pelea. Si eso falla, entonces sí utilizar los movimientos adecuados para poder defenderse”, añade Cornale.

“El arte marcial tiene como función primaria la defensa personal. Pero también tiene el desarrollo de lo espiritual. En cómo se puede trascender lo meramente física a través del esfuerzo, de la disciplina, del sacrificio, de la puntualidad y todos los valores que pregona el arte marcial, buscar llegar a realmente un estado de humanidad mejor que la que tenía antes de comenzar”, define Paloma Fabrykant, periodista y competidora de los durísimos combates de MMA (artes marciales mixtas, por sus siglas en inglés). De todas formas, admite: “Sé que gracias al arte marcial tengo la reacción para moverme y el aplomo para no entrar en pánico en situaciones tensas, pero la realidad es que si te vienen tres tipos armados… dales todo. El arte marcial te va a dar mucha seguridad con vos misma, relacionarte con tu cuerpo de otra manera, pero si vienen con armas no los vas a desarmar. No vivamos una fantasía”.

Para Karen Carabajal, psicóloga y boxeadora profesional, tener conocimientos de defensa personal “te da autoconfianza. Mucha confianza en vos misma”. En el caso del boxeo, Carabajal lo define como “un deporte muy completo que además de que te sirve para defenderte trabaja todo el cuerpo, dándote especialmente más seguridad en tus capacidades”.

Defensa personal

Defensa personal

Por su parte, Alejandra, una estudiante de jiu jitsu brasileño dijo que a sus 34 años descubrió “la importancia de practicar un arte marcial para incrementar la confianza”. “Es un deporte que, de no mediar ninguna lesión ilógica, lo podés practicar hasta muy entrado en edad. Y eso que tenés un contacto físico permanente”. “No me refiero al nivel necesario para la competencia, sino de ir a diario al tatami a entrenar y luchar con tus compañeros. Esto no sólo te da herramientas útiles para la defensa personal que otros deportes no, sino que físicamente incrementa el cardio y te fortalece”, cerró.

Dónde se puede practicar

Son muchísimas las distintas disciplinas de arte marcial (más allá de la discusión de si el boxeo es o no un arte marcial, nosotros lo incluimos aunque sin tomar posición) que pueden practicarse. Acá van algunas de ellas:

1.- Boxeo y Kick boxing Sparring Center. Av. Scalabrini Ortíz 1147. CABA.

Pase libre $599.- (débito automático) $799.- (efectivo) 2.- Muay Thai GYM Hakkyo Pase libre $550.- Son 9 clases Av. Santa Fe 4226. CABA.

Horario: De lunes a sábados. Solo sede Palermo.

3.- Jiu Jitsu y defensa personal.

Academia Gracie Barra. Av. del libertador 3883. CABA.

$700.- Pase libre Horarios: Lunes, miércoles y viernes 18 hs y martes y jueves a las 21 hs.

4.- Judo Renacimiento Gimnasio $450.- 2 veces por semana.

Av. Las Heras 2923. CABA.

5.- Taekwondo Dojo Club Bulnes 1226. CABA.

$650.- pase libre Clases todos los días.

6- I.W.T.O.A. WingTsun Kung-Fu D.B.

Escuela Floresta, Emilio Lamarca 61.
WhatsApp: 15-5813-5314. floresta@iwtoa.com.ar

Escuela Caballito, Campichuelo 472.
WhatsApp: 011-5758-6936. caballito@iwtoa.com.ar

Escuela Primera Junta. Av. Juan Bautista Alberdi 568
WhatsApp: 15-5813-5314. primerajunta@iwtoa.com.ar

Origen: Más mujeres se ponen en forma mientras aprenden a defenderse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s