¿HAY ALGUNA PERSONA MANIPULADORA EN TU VIDA? – JOSE FRANCISCO GONZALEZ RAMIREZ

el

A nadie le gusta que le controlen, y sin embargo hay gente dominante que pone un empeño sutil en hacer caer al otro en las redes personales de su dominio: ¿cómo reconocerlos?; y lo principal: ¿cómo evitarlos?…

 

Madres hiperprotectoras

Una madre «súper-protectora» que ama a su hijo por encima de todas las cosas puede ejercer su autoridad en la zona de dominio y provocar que alguien crezca sin autonomía ni capacidad de decisión, sin madurez y voluntad para dirigir la propia vida. Pongo este ejemplo, ya que, casi todos, tenemos una opinión elevada de la maternidad, pero, esto sucede con cierta frecuencia aunque sea de modo inconsciente: «Hay amores que matan».

Parejas inmaduras

Las parejas, emocionalmente inmaduras, constituyen un campo abonado donde caer fácilmente en las zonas psicológicas de dominio posesivo. El comportamiento «machista» es característico del hombre dominante que es capaz de tejer una tela de araña que lleve a la mujer a la prisión del enredo posesivo. A veces, en estado de total inconsciencia, de miedo y de temor. En el «Maltrato de Género» existen fases previas de carácter dominante con episodios de celos y anulación de la autoestima ajena (maltrato psicológico) e incluso, en casos extremos, del maltrato físico.

El amigo entrañable que lo controla todo

En ocasiones, el ser dominante se esconde en la amistad y el compañerismo, y emplea variadas artimañas manipuladoras: puede ir desde la adulación hasta la exigencia dictatorial. Lo que genera ambientes emocionales desequilibrantes en el otro: no estar bien, sentirse frustrado, a la defensiva, que salte a la mínima…

 

Los dominadores prepotentes y los acomplejados super-preocupados

Hay dominadores prepotentes que todo lo saben, no dejan nada al juicio del otro, hacen que los demás vean las cosas bajo el color del cristal con que ellos lo miran: se mente en los asuntos ajenos sin reparar ni en la ética ni en el respeto que deben a las personas. Están también los exageradamente preocupados por cómo se hacen las cosas, no dejan al resto del mundo en paz, sin que pongan sus pros y sus contras a costa de lo que sea. Los condicionadores a ultranza que toman el mando ocupándose de cuantas cosas deben hacer, o decir, los demás.

 

La estratagema: dominar a toda costa

En todos los casos, la persona dominadora, va a intentar mantener el control del otro. Estas estratagemas son tan sutiles que ni siquiera nos damos cuenta de ello. Por eso hay que reconocer a las personas dominantes y combatirlas adecuadamente. Por otro lado, nadie está libre de ejercer la manipulación, y todo el mundo lo ha hecho en diversos grados. Unas veces de forma velada y otras con clara intencionalidad. En cualquier caso, lo mejor es observar que esto puede ser así y tratar de cambiarlo por unas relaciones no manipuladoras.

La fórmula que resuelve el problema de tender a dominar al otro

Si consideras el parámetro del «AT» (Análisis Transaccional) en una relación: «Tú No estás Bien» y el otro «Sí está Bien», o, en cualquiera de ambas: «No se está Bien», puede existir una relación con alguien dominante, pues, el estado del «Bienestar psicológico» exige el cumplimiento del contexto de equilibrio social: «Yo estoy Bien y tú estás Bien», solo  en ese caso hay madurez emocional, y, con alta probabilidad no exista una persona dominadora.

El animal dominante que llevamos dentro nos viene de antiguo

Los seres humanos adoran dominar y ejercer su poder e influencia sobre los demás. En los animales, hasta la aparición de los seres humanos, la jerarquía exige la existencia de individuos dominantes, que suele ser los más fuertes, que regulan al grupo, lo someten, a la vez que se muestran protectores frente a los extraño. Los etólogos han encontrado indicios de que las conductas humanas de dominación nos vienen genéticamente de lejos y se han quedado grabadas en la conciencia. Pero eso no justifica absolutamente nada. Hay que reconocer a las personas dominantes y evitar que nos controlen la vida. Cambiar hacia el consenso, ceder para que todo el mundo gane, escuchar, respetar, ser empáticos, o ponerse en lugar del otro…

 

¡Cuidado! con el sonrisita exagerado, el prepotente estirado, el empáticos dulzón y el preocupado en exceso, los aduladores remilgados. El tomador de mando sin ser elegido, el que impone sus opiniones, los agresivos dictatoriales y los intimidadores inmorales, los mentirosos compulsivos…, y la demás fauna dominadora y dominante.

 

Pero hay muchas formas de descubrirlos y defenderse de ellos, en masculino y femenino, por supuesto.

Cuestionario para descubrir a los manipuladores

El terapeuta G. W. Piaget, en su libro: «Personas Dominantes», nos contó cosas interesantísimas al respecto, y creía que sus consejos de autoayuda iban bien tanto para las personas manipuladoras(dominantes) como para las manipuladas (dominadas). Las unas para que se autocontrolen en sus conductas y  los otros para que aprendan a localizarlos y se protejan de ellos.

 

«Entonces comencé a comprobar que existían alternativas ―escribe― aparte de ceder o pelear, controlar o ser controlado. Sorprendentemente, aprendí que ceder podía constituir una táctica mucho más poderosa que presentar pelea, especialmente a largo plazo… Gradualmente comencé a aprender a retener con la mano abierta»

También de este autor nos propone un cuestionario para decubrir personas DOMINANTES:

«Cómo reconocer a los manipuladores»

 

Si la puntuación total llega a más de 60 puntos es posible que tengamos un manipulador en nuestra vida. Puntúa cada ítem de 1 a 5 puntos, cuando contestes las veinte pregunta súmalos y decide.

 

C u e s t i o n e s

  1. A esa persona, ganar una discusión le parece más importante que proponer una solución. Puntuación: _____
  2. Esa persona tiende a enfadarse o impacientarse en un embotellamiento de tráfico. Puntuación: _____
  3. Cuando  no hago lo que esa persona quiere, se enfada, se enfufurruña o deja de hablarme. Puntuación: _____
  4. Para esa persona es importante que los demás piensen que está a cargo. Puntuación: _____
  5. Frecuentemente me guardo mis opiniones porque no vale la pena la situación que se crearía si no estoy de acuerdo. Puntuación: _____
  6. Al conducir por una ciudad desconocida, esa persona prefiere perderse antes que pedir indicaciones. Puntuación: _____
  7. Esa persona me hace favores sin que se lo pida, y se sentirá ofendida si le pidiera que no lo hiciera. Puntuación: _____
  8. Discutimos sobre cosas sin importancia que terminan por arruinar la velada. Puntuación: _____
  9. Esa persona parece estar en su momento más feliz  cuando está mandando a todo el mundo a su alrededor. Puntuación: _____
  10. Esa persona es mucho más capaz en cuanto a dar órdenes que recibirlas. Puntuación: _____
  11. Esa persona siempre parece estar ocupándose de los asuntos de los demás. Puntuación: _____
  12. Esa persona siempre tiene el ojo puesto en cada uno de los otros o en cada detalle para impedir que todo se arruine. Puntuación: _____
  13. Si a esa persona no le gusta una película o la comida de un restaurante tampoco debería gustarle a nadie más. Puntuación: _____
  14. Parece que siempre hiciéramos lo que esta persona quiere. Puntuación: _____
  15. Esa persona se enfufurruña si no es el centro de atención. Puntuación: _____
  16. Esa persona critica a todo el mundo por su ineficacia y desorganización. Puntuación: _____
  17. Esa persona se pone furiosa cada vez que alguien toca algo de su escritorio o su oficina. Puntuación: _____
  18. Esa persona delega responsabilidad pero no delega autoridad. Cuando yo tomo una decisión por mi cuenta me critica y con frecuencia la anula. Puntuación: _____
  19. Esa persona se altera excesivamente cuando sus planes se malogran o tienen que ser reacomodados. Puntuación: _____
  20. Esa persona no soporta la idea de mezcolanza o desorden. Puntuación: _____

Origen: ¿HAY ALGUNA PERSONA MANIPULADORA EN TU VIDA? – JOSE FRANCISCO GONZALEZ RAMIREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s