La conmovedora carta de “Pancho”, el perro del edificio Alas

En primera persona, la mascota contó al periodista de Clarín la difícil situación. “El mundo está al revés, sólo se acuerdan de nosotros para salvar vidas humanas”.

1_11_2005 perros foto maria eugenia cerutti paseadores de perros buenos aires reglas para pasear los animales perro paseador

Bs.As. Noviembre de 2016 Sr GUIDO BRASLAVSKY

No sé cómo empezar este diálogo, si tratarte de vos o de Ud., no sé, sabrás comprender, me llaman PANCHO y tengo muchos amigos en el edificio, pero ya estoy un poco cansado de los humanos de este mundo.

Te escribo porque fuiste quien realizó una nota (23/8/2015 Edificio Alas) sobre la falta de ascensores en el edificio que habito.

Te acordas uf, son más de 36 pisos donde vivo y debo subir y bajar escaleras si quiero salir a la calle de día, caso contrario debo hacerlo únicamente, después de las 20 y antes de las 8 del día siguiente, porque ese es el único momento en que tengo autorizado el uso del montacargas.

La situación actual está muy mala (…) tienen miedo de sacarme de noche pues comentan que hay muchos robos y arrebatos, y de día no hay quien me saque (…).

A veces lo consigo. Ese día vuelvo a nacer…. tengo una GRAN ALEGRIA, poder ver el sol, sentir el viento, ver el poco pasto de la ciudad o ver gente caminando a mi lado.

Pero últimamente estoy triste , no por no salir a la calle a ver el sol (…) Hay otros como yo, que tienen la salud algo resentida. La vejiga va poniéndose mal al retener mucho tiempo los liquidos (…) Otros se agitan demasiado y hay veces que no saben cómo explicar a sus dueños que se quedan sin aliento, el corazón late a más no poder, parece que va a explotar, pero tienen que hacerlo ya que no se puede utilizar los ascensores para subir o bajar los 36 pisos.

Los dueños no están mejor, pero nada pueden hacer, según lo que escucho y observo.

Parece que aquí todos los humanos que viven se manejan por jerarquías, quien más tiras o soles tiene, más poder tiene para hacer lo que le plazca, te guste o no, y vos debes callarte la boca y acatar lo que te dicen, ni siquiera te piden opinión, algo que no me parece a esta altura de la humanidad que sea así, pero se la bancan.

De nosotros se acuerdan únicamente cuando te necesitan: para salvar vidas en los derrumbes, para auxiliar a los heridos en las catastrofes, para encontrar drogas, para acompañar a un ciego o para ayudar a un chico de mi misma edad que sufre problemas de maduración, o aquellos que están internados y no tienen retorno.

Como bien mencionaste en tu nota, la falta de ascensores en mi edificio era y había sido tomado como algo natural, si alguno se quejaba, la pasaba mal, se toman represalias y hasta te pueden desalojar.

Ahora que gracias a TU INTERVENCION los ascensores nuevos funcionan, a nosotros no nos dejan viajar, pues son nuevos, y alguien no quiere que nosotros los animales, viajemos en ellos.

Por lo que ha implementado un sistema de horarios nocturnos para nuestro exterminio, lento y seguro, pues debemos viajar en el montacargas únicamente, no importa el piso en que vivas, de 20 hs a 8 del día siguiente, así cuando el último de nosotros se muera, nadie va a ingresar con mascotas con estas restricciones.

Parece que el mundo está al reves, nosotros nos preocupamos por los humanos tratando de ayudar en todo lo que podemos para que sus vidas sean más felices y ellos tratan de terminar con nosotros como si fuéramos la causa de todos sus males.

Espero a la altura de esta líneas comprendas por qué esta carta no la escribieron mis dueños o sus familiares, ellos necesitan el trabajo digno de cada día y lugar en el que poder habitar junto a su familia.

Yo me la puedo jugar, soy la mascota de la familia y quiero a todos y cada uno de sus integrantes, por eso recurro a vos, MAGO que lograste diciendo lo que muchos callaban, que arreglaran los ascensores, ahora sólo te pido si puedes hacer que las mascotas del edificio sigamos viviendo, y que si no quieren que viajemos en los ascensores nuevos, nos dejen durante el día subir y bajar en el montacargas.

Es mucho pedir??????????

Gracias, Dios y nosotros te acompañaremos siempre.

Por último te pido, no haya represalias para las mascotas del edificio.

Pancho

Origen: La conmovedora carta de “Pancho”, el perro del edificio Alas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s