Cómo es el hospital donde se recuperan del vandalismo las obras de arte de la Ciudad 

Un equipo de 15 artistas que se ocupan de devolverles la salud a las piezas en el taller ubicado en el Parque 3 de Febrero

La Ciudad de Buenos Aires tiene alrededor de 2200 estatuas. Foto: Gobierno de la Ciudad

Ciudad de Buenos Aires tiene alrededor de 2.200 estatuas y monumentos que, por su alto valor artístico, hacen del espacio público un lugar privilegiado en el mundo. Muchas de esas obras de arte están a la intemperie y expuestas a sustancias corrosivas que obligan a hacerles mantenimientos periódicos.

Uno de los principales problemas que sufre la Ciudad es el vandalismo y en los últimos meses el Gobierno está realizando una campaña de limpieza de frentesque busca eliminar los grafiitis vandálicos que se producen sin el consentimiento de los vecinos en sus frentes, como así también en monumentos, edificios históricos, paredes, objetos y espacios que son dañados por el vandalismo.

“Algunos se llevan una parte de la obra de arte, un brazo, una mano, porque lo toman como un trofeo”, explica Carlos Estévez de la Coordinación de Monumentos y Obras de Arte (MOA). En otros casos los daños son por razones incomprensibles. “Detectamos que un grupo de karatecas se entrenaba golpeando unas balaustradas de Barrancas de Belgrano. O que un paseador de perros ataba los animales a los cuernos del cervatillo de la estatua Diana Cazadora (emplazada frente a la Aduana) y los rompieron”, detalla Carlos.

Hace 33 años que Carlos trabaja como un verdadero médico de estas piezas de bronce, mármol, granito y otros materiales que sufren ataques a diario. Cuenta que quedan muy pocas placas de bronce porque se las robaron para fundirlas y venderlas y son reemplazadas por otras de otros materiales (fibrocemento, mármol, granito).

Carlos integra un equipo de 15 artistas que se ocupan de devolverles la salud a las piezas en el taller ubicado en el Parque 3 de Febrero, vecino al Jardín Japonés. Otro equipo se ocupa de la parte operativa que implica el traslado de las obras, con grúas y equipos especiales, o su atención a domicilio: a veces, por su tamaño, las esculturas no pueden ser trasladadas y deben ser reparadas en el lugar en el que están emplazadas. “Se toman moldes para trabajar la pieza faltante en el taller y luego llevarla hasta el monumento”, explica Carlos.

Una de las más vandalizadas es el conjunto escultórico de la Loba Romana (Parque Lezama). Las piezas originales de bronce que representaban a Rómulo y Remo desaparecieron hace tiempo. “Son reemplazadas por piezas de resina poliester, un material más resistente y más complicado para sacar”, explica Gabriel uno de los restauradores. A pesar de que la escultura está en una fuente enrejada, las imágenes de los fundadores mitológicos de Roma son robadas y vueltas a reemplazar cada dos por tres.

Origen: Cómo es el hospital donde se recuperan del vandalismo las obras de arte de la Ciudad – 13.12.2016 – LA NACION

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s