Con un tatuaje quiere borrar la huella del dolor, a 12 años de Cromañón

La media sombra cayó sobre Jorge y le quemó toda la espalda. Ahora un dibujo cubrirá las marcas de la tragedia.

Con un tatuaje quiere borrar la huella del dolor, a 12 años de Cromañón
Sobreviviente de Cromañon, su espalda quedo quemada por la media sombra que se derritio en el bolicheFoto David Fernandez

Aunque sufrió quemaduras de primero, segundo y tercer grado, él sólo sintía calor. Por su cuenta logró escapar de ese infierno que era el boliche de Once: “Me imaginé que todos los hospitales iban a estar repletos de heridos y entonces preferí venirme para mi casa, en Villa Lugano”, cuenta. Pero sus padres lo llevaron al hospital Santojanni, donde fue el primero en ingresar: “Me acuerdo que me marcaron con el número uno. Ahí me dieron oxígeno y luego me derivaron a un sanatorio privado”.

http://www.clarin.com/sociedad/Sobrevivio-Cromanon-ahora-borrarse-heridas_3_1712858717.html

Habían pasado ya algunas horas desde que la fatídica bengala había iniciado lo que luego sería la peor tragedia de la historia del país, pero Jorge no sentía dolor. Por eso cuando lo terminaron de revisar pensó que ya podía volver a su casa. No sabía en realidad que lo peor estaba por empezar. “¿Vos estás loco? ¿No viste cómo tenés la espalda?”, le dijo un médico y mirándose a un espejo entendió lo que de verdad sucedía: “Tenía un manchón enorme negro, como empetrolado, ya casi no tenía piel”, recuerda.

Le sacaron a cepillazos todos los restos plásticos hirvientes que tenía adheridos: “No sé ni cuántas veces me desmayé. Estuve internado hasta el 21 de enero, cuando me dieron el alta”. Por el quirófano pasó una decena de veces porque lo tenían que anestesiar para quitarle los pedazos de media sombra derretida.

Con un tatuaje quiere borrar la huella del dolor, a 12 años de Cromañón

Sobreviviente de Cromañon, su espalda quedo quemada por la media sombra que se derritio en el bolicheFoto David Fernandez

Como forma de canalizar el sufrimiento decidió dedicarse a la música, su gran pasión que estudia desde los seis años. Toca la guitarra, la batería y canta. Con el tiempo también descubrió el tatuaje. El primero fue una frase de una canción de Callejeros que se hizo en la pierna: “Cuando duele nunca se olvida”, con la fecha 30/12/04 envuelta en una nota musical con la imagen de un bebé recién nacido y esa referencia al volver a vivir.

Origen: Con un tatuaje quiere borrar la huella del dolor, a 12 años de Cromañón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s