Buscando el Escambray que dejaron mis padres

lafronteratransparente

Verena salió del aeropuerto de Santa Clara y un vaho tibio con olor a asfaltil derretido le golpeó el rostro cubierto por la crema  que se había esparcido en las mejillas para evitar el azote del rubio insular. Iba al Escambray a buscar lo que sentía latir en el corazón de sus padres por eso se adelantó resuelta hasta un grupo de personas  que estaban aplaudiendo y gritando vivas a los recién llegados.

Uno de ellos muy joven con la piel negra y brillante del sudor fue el primero que se le abalanzó para abrazarla y darle un beso.  De momento no supo qué hacer ante un “moreno cubano” a quien no conocía y  que le expresaba simpatía, pero permitió el abrazo porque sintió miedo a que la tildaran de racista o a que el gesto llamara la atención de algunos mirones.

Amigos en Estados Unidos le habían advertido que…

Ver la entrada original 2.807 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s