Habana Dura: contada por el violador

Un Pedacito de Cuba

Yo forcé a una mujer. Dos veces. Ahora júzguenme y si quieren, paren de leer. Para los que quieran saber la verdad, esta esta mi versión de la historia.

(Esta carta tiene contenido violento y sexual, si es sensible no siga leyendo)

Yo conocí a Belinda en uno de mis viajes a  Holguín, una india bella de Buenaventura, pelo que bamboleaba por encima de sus nalgas. Una mujer caliente, de esas que levanta burbujas del suelo cuando camina de tanto vapor que trae. Nos enamoramos. Ella me llevó a conocer a su hermana Estela, la única que me aceptaría en la familia pues yo soy mulato. Mis padres son guajiros del corazón de Cienfuegos. Y aunque a ti te lo nieguen, en mi islita, cundida de negros hay tremenda discriminación.

Estela me dio entrada a su casa. Incluso, allá nos quedábamos Belinda y yo los fines de semanas que yo iba verla de Cienfuegos a…

Ver la entrada original 3.011 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s