Un balsero a mitad de camino, sin puerto de entrada.

Habanero2000


Juan salio de la costa norte de La Habana en la noche del 12 de enero. Preparó con cuidado su balsa, acumuló recuerdos, alientos; su balsa era casi, casi una réplica en miniatura de su Isla. Girasoles, palmeras, sinsontes, colibríes, una enorme bandera cubana hacía de vela y una pequeña Caridad del Cobre era su brújula, guiandolo siempre a sus sueños. Juan llevaba unas cuantas palomas mensajeras bien entrenadas, serían la comunicacion entre él y su madre; ella quedó allá, en su barrio, cuidando recuerdos y asegurando regresos.

En la mañana del 14 de enero regresó una paloma, traía un mensaje urgente de su madre; regresa hijo, no te dejarán entrar, regresa, evita que te deporten mi hijo.

Juan no podia creer lo que leía, pero sabía que su madre no le mentiría. Envió la paloma con una pregunta inmensa; ¿Qué pasó mamá? . La respuesta que recibió horas despues…

Ver la entrada original 355 palabras más

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. juan dice:

    Ay cuantos estaran varados por ahi esperando llegar a una libertad que no sera dad Pobre patria de Marti Pobre Latino america Yo era niño cuando esto empezo y ya son un viejo son dientes y de rodillas temblonas Hasta cuando hay que esperar. Hasta cuando hay que sufrir la castradura que dura Es evidente los malos gozan de buena prensa y exelente salud ya que duuuran muuucho y se rodean en tanto de una majada de obsecuentes que les gusta jugar con fuego

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s