La conmovedora historia de Mirjana Lucic Baroni, la tenista que dejó atrás años de maltratos 

el

A los 34 años, la croata venció a Karolina Pliskova por 6-4, 3-6 y 6-4, y se metió entre las cuatro mejores en Melbourne, luego de mucho tiempo en los que estuvo lejos del tour por problemas familiares

LA NACION

La felicidad de Mirjana Lucic, semifinalista en Australia. Foto: Reuters

Hace 20 años, en enero de 1997, Mirjana Lucic , una espigada jugadora croata, se consagraba campeona del torneo junior delAbierto de Australia , al ganarle a la alemana Marlene Weingartner por 6-2 y 6-2. Lucic todavía no había cumplido 15 años, y era una de las promesas de mayor proyección del tenis femenino. Poco después conseguiría en Bol, en su Croacia natal, su primer título de WTA. En 1998, asombró al ganar el título de dobles -ya como profesional- en Australia, junto con Martina Hingis, y en 1999, a los 17, se metió en las semifinales de Wimbledon. Un mundo de oportunidades parecía abrirse para Lucic.

Pero el destino tuvo otros planes. Llegó a ser la número 32 del mundo en singles y la 19a en dobles, con apenas 16 años, pero a partir de 2003 apenas disputó un puñado de torneos. Los buenos resultados desaparecieron y Lucic se alejó del radar del circuito. Sus apariciones se hicieron cada vez más esporádicas, cayó en la primera rueda del US Open 2002 y volvería al cuadro principal de un torneo de Grand Slam recién después de ocho años, en Australia 2010.

La verdad se supo cuando Lucic dio una entrevista al New York Daily News en abril de 2006, en la que contó cómo Marinko, su padre, la golpeaba; también lo acusó de quedarse con el dinero de sus premios. “Hubo muchas cosas que nadie podría imaginar. Era peligroso para mí quedarme en Croacia”, contó Mirjana sobre cómo escapó de la violencia familiar. Junto con su Anjelka, su madre, y sus cuatro hermanos, huyó a los Estados Unidos. Su padre, un decatleta olímpico de Yugoslavia, negó los maltratos. “Si alguna vez le di algún cachetazo fue sólo por su comportamiento, siempre hice lo que creí que era mejor para ella”, explicó en una carta. Sin dinero y sin apoyo, Lucic debió empezar su carrera de nuevo, desde los torneos más pequeños. Su vida empezó a mejorar y los resultados empezaron lentamente a volver a partir de 2011, después de casarse con el italiano Daniele Baroni, con quien vive en Sarasota, Florida. Pero lejos de lo que se esperaba de ella cuando todavía era una juvenil.

Pura emoción: las lágrimas de Lucic, en el court central de Australia
Pura emoción: las lágrimas de Lucic, en el court central de Australia. Foto: AFP

En el US Open 2014 dio una prueba de su recuperación al avanzar hasta los octavos de final. Volvió a formar parte del Top 100, pero fue en este Abierto de Australia donde volvió a brillar, y a estar nuevamente bajo los focos del mundo, como hace dos décadas. Comenzó con algunas dudas; venció ajustadamente a la china Qiang Wang en tres sets, pero en la segunda rueda dio un gran impacto al superar a la tercera jugadora del planeta, la polaca Agnieszka Radwanska por 6-3 y 6-2. Derrotó luego a la griega Maria Sakkari y a la estadounidense Jennifer Brady. Conmovida, después del encuentro disparó: “A la m… con todo y con todos los que te dicen que no podés lograrlo. Hay que reaparecer y hacerlo con el corazón”, expresó. Este martes superó a otra jugadora encumbrada, la checa Karolina Pliskova (5a) por 6-4, 3-6 y 6-4, a despecho de lucir un aparatoso vendaje en la pantorrilla izquierda, por el que debió ser atendida en medio del encuentro.

Apenas concluyó el encuentro, saludó a su rival. Se arrodilló al borde de la red, sin contener la emoción. “Algún día, contaré la larga historia de todo lo que me ha sucedido. Esto es una locura. No puedo creer que otra vez estoy en unas semifinales. Estoy en estado de shock ahora mismo”, le dijo a Rennae Stubbs, la ex tenista que la entrevistó en el centro del inmenso estadio Rod Laver. “Nunca hubiera soñado con volver a estar aquí otra vez. Jamás olvidaré este día”, amplió después, radiante de felicidad.

Su historia conmueve. A los 34 años, dos décadas después de ser campeona junior, vuelve a destacarse en Australia, su tierra prometida. Lucic vuelve a ser protagonista de una semifinal de un Grand Slam 18 años después de aquella campaña en Wimbledon. Mucho tiempo y demasiadas cosas sucedieron desde entonces, y sólo ella sabe ha sufrido para regresar a los primeros planos. El próximo capítulo será la antesala de la final, ante Serena Williams, que le ganó a Johanna Konta por 6-2 y 6-3. Pero ese resultado no alterará una historia de superación, la que Lucic escribió con su propio esfuerzo, con sus lágrimas, para dejar atrás años de oscuridad.

Origen: La conmovedora historia de Mirjana Lucic Baroni, la tenista que dejó atrás años de maltratos – 25.01.2017 – LA NACION

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s