La doble moral de Starbucks, refugiados sí pero mujeres no

el

El máximo responsable de Starbucks afirma haberse sentido “apesadumbrado” por el decreto que limitará la entrada de personas de determinados países.

POR: JUAN PFLÜGER

Howard Schultz, máximo responsable de la multinacinal Starbucks afirma haberse sentido “apesadumbrado” por el decreto firmado por Trump que limitará la entrada de personas de países que puedan ser origen de terroristas islamistas.

El consejero delegado de la marca cafetera no dijo nada hace un año, en enero de 2016, cuando otra polémica salpicó a la compañía que dirige al saberse que sus cafeterías en Arabia Saudita prohibían la entrada a las mujeres con un cartel que dice: “Disculpen, las mujeres no pueden entrar. Por favor, manden a sus conductores a por el pedido”.

Cuando la imagen se hizo viral en las redes sociales, los responsables de prensa de Starbucks dieron una explicación que empeoraba todavía más las cosas. Tras asegurar que ese cartel se encontraba solamente en uno de los locales en Riad, la capital de Arabia Saudita y que era temporal porque “Uno de los paneles que separan a los hombres y las mujeres en el interior del local se ha roto y por eso hemos decidido que lo mejor es no dejar entrar a las mujeres hasta que lo arreglemos”.
Es decir, que para justificar que las mujeres no puedan entrar en uno de sus locales, Starbucks reconocía que se trata de diferente manera a hombres y mujeres en el interior de todos sus cafeterías en ese país islámico.

Pero de todo esto Schultz no ha dicho nada, como tampoco se le ha oído decir que está “apesadumbrado” por el trato que reciben los millones de mujeres que padecen discriminación en el mundo árabe. Sin embargo, este empresario que en septiembre de 2016, un mes antes de las elecciones norteamericanas, pedía públicamente el voto para Hillary Clinton, sí critica las medidas de seguridad aprobadas por el presidente Trump. Así lo publicó en su momento el digital norteamericano Breitbart.

Ahora, el consejero delegado, asegura que en el plazo de cinco años habrá contratado a 10.000 refugiados para los 24.000 locales que tiene repartidos por todo el mundo. No ha explicado si parte de ese personal será femenino y trabajará en Arabia Saudita, un país musulmán que no ha aceptado a un solo refugiado pero al que el magnate no ha criticado por la segregación sexual en sus centros. Quizá sea porque desde Arabia Saudita se ha financiado la fracasada campaña de

Hillary Clinton, para quien el máximo responsable de Starbucks pidió el voto, con entre 10 y 25 millones de dólares.

Origen: La doble moral de Starbucks, refugiados sí pero mujeres no

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s