“Pre eterno”, la salida joven que empieza y termina en casa y ya reemplaza al boliche

Se hacen en casas o departamentos y duran hasta las 7 de la mañana. Los chicos dicen que así gastan menos y se divierten entre conocidos. Para los padres, son más seguros que la disco.

skfxi7zke_600x338
Así arranca un pre, con algo para picar y bebidas, en un departamento de Caballito. Fotos: Julio Sanders

Emilia Vexler

Hasta hace muy poco hacer una previa con amigos y que la noche terminara sin haber ido al boliche era para los adolescentes y veinteañeros argentinos sinónimo de que alguien “se pinchó” o que no hubo acuerdo sobre el destino. Ahora, “morir en una casa” es la regla, en el sentido de que todo termine ahí. Esta es la última tendencia en previas: se llaman “pre eternos” y pueden parecer una novedad para los adultos, pero la fórmula está muy popularizada entre los jóvenes y sobre todo en las redes sociales, donde germinan casi todas las fiestas, las salidas y los encuentros.

Los pre eternos son más íntimos –pero no tanto–. Y duran hasta las 6 o 7 de la mañana. Aun puertas adentro, no se sacrifica el levante: es una alternativa para los que no se animan al encare individual y hasta dicen que puede “acelerar” las cosas para el sexo. Muchos de los matchean en Tinder o Happn los eligen para concretar la primera o la segunda cita.

Los boliches sufren por el auge de los pre eternos. El empresario y DJ Gustavo Palmer, que este verano decidió no abrir en Pinamar la tradicional disco Ku, dice que “en los últimos dos años los boliches perdieron hasta un 30 % de gente”. En la misma línea, opinan desde la Cámara de Bares y Discotecas de La Plata: “Bajó mucho la cantidad de gente que viene, entre 30 % y 40 % en cuatro años”, dicen.

“¿Hacemos un ‘pre’?, dicen los pilarenses”, cuenta a Clarín Valeria, de 21 años, e imita a los chicos de un country de Pilar que conoce. Sin prejuicios, resulta ser la mejor analista del origen de una tendencia en la que está inmersa. “El mundo se dio cuenta de que así como se juntan los chicos a hacer previa, también se juntan las chicas. Y, ¿por qué no hacerlo juntos? Fijate lo importante que son los pre eternos hoy que antes era ‘la previa’ después fue ‘la pre’, a modo de abreviatura, pero ahora ya es ‘el pre’ porque pasó a ser una palabra nueva que ya la escuchás en todos lados”, agrega Valeria.

Estas previas interminables se organizan en la casa del que “ya vive solo”. “Arrancan mucho antes que los boliches –que “se ponen” a las 3 de la mañana–, terminan después y esquivan la prohibición de entrada al boliche después de la cuatro de la mañana, impuesta desde 2009. Y, según como se miren, pueden ser más baratas y más seguras. Cuando la anfitriona es una mujer, recibe a sus amigas “tipo once de la noche”. Cada una llegará con bolsito, plataformas y necessaire para lookearse in situ. “Según la onda de los que vayan viniendo”, detalla Valeria.

En el caso de los hombres, la heladera tiene hasta la mitad de alcohol –lo compran los amigos del dueño de la casa– y se irá llenando con las botellas que aporte cada grupo. En un departamento o casa tampoco está la prohibición de fumar. Si hubo onda, los sillones del living ofician como los ya inexistentes “reservados” y hay habitaciones “para algo más”. Algunos insaciables que salieron del boliche y no quieren dormir, caen tipo 6 AM en los pre eternos de sus amigos para “seguir tomando algo más tranqui”, sigue Valeria.

“En countries es más probable que se haga un pre eterno a una previa porque están lejos de los boliches”, dice Mariel (25), residente de un barrio privado de Ituzaingó. “Para primer acercamiento por Tinder o Happn en el chat tiramos el misil ‘¿qué onda? ¿hacen un pre hoy?’ Si dice que sí, vamos donde la chica diga, si no lo armamos en la casa de alguno para que vengan ellas”, cuenta a Clarín Diego, de 23 años, que estudia Ingeniería en Informática en la UNLAM. “En un pre el finde pasado decían que hay un Tinder de previas”, explica.

Habla de Previando, una app argentina que no logró instalarse pero que partía de un concepto que, casi un año después, se concretó en Tinder Social: conocerse en grupo. “Es para encontrar a otros que estén haciendo una previa cerca de ustedes. Se loguean con Facebook, se sacan una selfie grupal durante la juntada, etiquetan a los amigos con los que están y si se dan like mutuamente se abre un chat para que ambos grupos se encuentren”, detalló el creador de la aplicación local, Fernando Gabriel Caldi, durante su lanzamiento en 2015.

Pero a Mariela, de 24 años y habitué de pre eternos palermitanos, ya le molesta esta forma de encarar. “Es más de los pibes medio temerosos que no se animan a verte a vos sola”. En los pre eternos no hay comida. “Creo que es porque la onda es de levante y si me quiero ‘comer’ a alguien no da que me esté clavando una empanada. Además, por el horario: arranca tipo doce de la noche, ya todos cenados”, dice Alejandro, un chico de 17 años que vive Ramos Mejía y elige estas juntadas antes que “boliches caretas” como los de Punta Carrasco, que tienen fiestas para adolescentes. Los padres también dan lugar a estas juntadas. Muchos prefieren que sus hijos vayan a la casa de un amigo antes que a un boliche.

Otro dato es que se redujo a la mitad el promedio de consumo de alcohol por persona en boliches porque, según los empresarios, “los chicos con $ 100 compran una botella afuera y adentro esa plata les alcanza para un trago”. El ahorro de lo que se gasta en tragos es imbatible. Quizás por eso boliches de Palermo como Rosebar (Honduras 5445) buscan atraer a ese público de previas desde Facebook con “viernes 50 % OFF hasta las 2 AM en productos Jagermeister, Mumm Domaine, Absolut”.

Una botella de Campari está $ 160 en Coto (en los supermercados chinos se consigue por $ 140), un jugo Cepita de naranja por un litro está $ 26,75 y alcanza para que tome un grupo de hasta 5 amigas.

En el pre eterno tampoco hay pista de baile. Se da una “guerra de playlists” por la cumbia pop o el reaggettón. ¿Bailar? Poco. La idea es hablar entre todos o en parejas y “si pinta” jugar a cualquier cosa que implique que el que pierde, toma. Santiago Lucioni (26) tiene muchos amigos. “En general las chicas ponen casa y nosotros caemos con alcohol y hielo tipo 12”, cuenta Santiago, que el 10 de febrero cumplió 26 años y lo festejó con un interminable pre. Al grupo de seis chicas con el que salen lo conocieron hace dos veranos en la costa. “Las mujeres toman campari o champagne y los hombres fernet o whisky”, aclara Santiago, aunque sabe que de última “toman lo que hay”. Y agrega: “En algún momento nos ponemos a bailar un poco, apagamos luces, sube el volumen y listo”.

Otra explicación para esta tendencia es que saltea la gestión de listas free, los controles de alcoholemia para ir hasta el boliche y las colas para entrar. “Los pre eternos surgen, no son tan arreglados. El otro día un amigo me decía de ir a bailar y yo no estaba tan pilas. ‘Bueno ¿si es pre eterno tampoco venís?’, me dijo y ahí como que me convenció. Si es un pre me gusta más porque nos quedamos en la casa, tranqui, no tenemos que ir hasta Capital, que me da fiaca”, concluye una amiga de Valeria, la “analista” de esta tendencia.

Colaboró: Yazmin Diamore.

Origen: “Pre eterno”, la salida joven que empieza y termina en casa y ya reemplaza al boliche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s