Día de la mujer: El feminismo radical se olvida del Islam

el

La Gaceta

“Ya no salimos a las calles después del anochecer, es demasiado peligroso. He vivido aquí los últimos 25 años y la situación cada días es peor”. La realidad de muchas mujeres en la Europa multicultural y en los países sometidos al Islam y de la que pocos hablan en este Día Internacional de la Mujer:

8 de marzo. Día Internacional de la Mujer… en la España del feminismo radical:

Las representantes de Podemos hablan de etiquetas, de penes y vulvas, de patriarcado… Desde las instituciones, las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau, hacen un llamamiento conjunto en las redes sociales para participar en las movilizaciones con motivo del Día de la Mujer, bajo el hashtag #NosotrasParamos: “Desde Barcelona y Madrid queremos apoyar a los movimientos de mujeres que en diferentes países y ciudades de todo el mundo se movilizan con manifestaciones, huelgas y paros contra la violencia machista y contra las persistentes desigualdades que sufrimos las mujeres en diferentes ámbitos, incluido muy especialmente el ámbito del trabajo”. Añade Carmena: “Este 8 de marzo las mujeres nos paramos pero nos paramos no para estar quietas, las mujeres nunca estamos quietas, nos paramos para reflexionar; para buscar esas soluciones que son necesarias y nos paramos también, no solamente por nosotras, sino porque el mundo necesita esa visión de la mujer, necesita esa manera de la mujer, que significa la lucha contra la violencia”. Ada Colau, mientras, remata el discurso: “En los últimos años somos muchas más las mujeres las que nos hemos juntado, las que hemos perdido el miedo, y eso está teniendo resultados”.”Entonces hay que tomar las calles y hay que tomarlas de manera afirmativa y con toda la alegría del mundo por las cosas que hemos conseguido, pero sobre todo por lo mucho que nos queda por ganar”.

También en las redes sociales, desde Telegram hasta Twitter, asociaciones feministas convocan una manifestación en “la osa y la madroña”, la manera feminista de referirse a la conocida estatua ‘El oso y el madroño’ de la Puerta del Sol de Madrid. Desde Izquierda Unida se llama a “desposeer al patriarcado de sus privilegios” y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, subraya su compromiso por la igualdad con un mensaje: “Es un día para la celebración. Pero también para la ambición. Porque si hoy es el Día Internacional de la Mujer queremos que todos los días del año sean su día: el de las mujeres y los hombres en condiciones de igualdad”. Nadie habla de una realidad, la que viven millones de mujeres en todo el planeta. ¿Nadie? Atentos a este vídeo:

Soy mujer. Soy mujer musulmana, Soy mujer cuyo sufrimiento es ignorado por el feminismo occidental #womensday pic.twitter.com/P7xlI7c8Al

Es el testimonio de una mujer musulmana. Hay más, y también hay más en Europa. La moderna y multicultural Suecia, cuyo Gobierno presume de ser el primero de índole feminista en el mundo, se somete sin pudor al islamismo que obliga a la mujer a cubrirse la cabeza: el primer ministro sueco Stefan Löfven visitó el pasado enero al presidente de la República Islámica de Irán acompañado por su ministra de Asuntos de la Unión Europea y de Comercio, Ann Linde, y otras mujeres de la Delegación. Para sorpresa de todos, las mujeres del “primer Gobierno feminista del mundo” decidieron cubrirse el rostro porque así lo exige la doctrina islámica.

Las ministras fueron objeto de numerosas críticas por parte de los medios de comunicación. La ONG UN Watch calificó este acto como “la marcha de la vergüenza” y el líder del Partido Liberal sueco aseguró que “el Gobierno iraní oprime a las mujeres a través de su legislación”.

Las ‘no-go zones’

Hay más. El barrio sueco de Rinkeby vivió hace unas semanas la violación de un niño de 12 años. Fue sólo un episodio más en la considerada como la “capital de la violación” de Europa. El testimonio de una joven sueca, que ha aceptado hablar para el Daily Mail, muestra lo que las autoridades del país han tratado de ocultar. “Vivo muy cerca de la zona no-go y cada vez que vuelvo del trabajo tengo que evitar grupos de delincuentes que tratan de robarme”, explica Lucy, que siempre porta un aerosol de seguridad por “miedo a sufrir” abusos sexuales.

La pasada semana, coincidiendo con los disturbios, un grupo de delincuentes asaltaron su vivienda y robaron todas sus pertenencias, incluido su vehículo. Cuando llamó a la Policía, la respuesta fue sincera: “Estamos desbordados, no tenemos efectivos para atender tu petición”.

“No quiero que los medios saquen mi fotografía, no quiero que me conozcan. Después podrían acusarme de racista y eso me produce pánico”, ha explicado Lucy, que cree que las autoridades han hecho “todo” por silenciar los delitos de los recién llegados.

‘Si no eres musulmán, es más fácil que te toque’

Besse, otra sueca que se niega a dar su nombre real, ha explicado el “código de honor” que existe en Rinkeby y que pasa por “atacar primero a aquellos que no son musulmanes”. “Estos chicos creen que se debe abusar antes de una chica que no lleva hiyab”, ha subrayado.

“Ya no salimos a las calles después del anochecer, es demasiado peligroso. He vivido aquí los últimos 25 años y la situación cada días es peor”, ha relatado Besse, que ha exigido al Gobierno sueco “controlar las mezquitas de la ciudad”.

El control de los centros de rezo de la ciudad es reducido. Al igual que en otras partes de Europa, los imanes operan con total impunidad y sus visiones radicales del islam calan hondo en la sociedad.

También en París

La realidad de muchos barrios periféricos de París es similar a la de Rinkeby. Grupos de musulmanes radicales han tomado las calles y “recomiendan” a los vecinos que ciertas prácticas no son “nada aconsejables”. Todo ello con la connivencia de las autoridades galas, que han abandonado estas zonas a su suerte, al igual que ocurre en Reino Unido o Alemania.

En las cafeterías y las calles de estos barrios hay un aspecto común que se repite: las mujeres desaparecen. Dos activistas de la llamada Brigada de las Madres han denunciado los hechos y han mostrado la reacción de los musulmanes gracias a una grabación con cámara oculta.

Cuando Madia y Aziza acceden a un establecimiento, los hombres se sorprenden. Las mujeres tienen prohibido “de facto” entrar en estos negocios y su presencia incomoda a muchos musulmanes que admiten sin ambages que “no deberían estar aquí”.

La pregunta es clara: ¿por qué es más importante luchar, por la libertad real de la mujer o por ‘la osa y la madroña’?

Origen: Día de la mujer: El feminismo radical se olvida del Islam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s