Ricardo Darín: “¿La independencia de Cataluña? No lo entiendo. Con todo lo que hay que hacer…” 

el
Ricardo Darín. Ballesteros / EFE
  • LUIS MARTÍNEZ
  • Madrid

Entre el teatro (prepara Escenas de la vida conyugal, de Ingmar Bergman) y el cine (estrena hoy mismo Nieve negra, de Martín Hodara); entre Argentina y España; entre Ricardo y Darín, este actor de 60 años que no reconoce ni fronteras ni muros ni océanos ni edades se declara en el instante preciso en el que empieza todo. ¿El qué exactamente? «Ya veremos. Tenemos tiempo para descubrirlo», dice. Y le creemos.

Pregunta.- ¿Diría que en la vida cuesta tanto identificar al bueno de la película como en Nieve negra?

Respuesta.- Pesan demasiado los prejuicios, las apariencias.

P.- ¿Hasta qué punto éste es el signo de los tiempos: no ser lo que se parece ser?

R.- A diferencia de lo que ocurría hace un par de décadas, donde uno tardaba en enterarse de las cosas, ahora todo es inmediato. Y ese repentismo hace que todo ocurra con demasiada velocidad. Aunque, la verdad, el problema ahora es que tenemos tanta información que nos cuesta procesarla. Ya no sabemos lo que es relevante y lo que no es.

P.- Me he perdido. ¿Es buena o mala tanta información?

R.- No sé si estamos más engañados o lo contrario. Lo cierto es que todo el mundo sabe todo de nosotros. Cada vez estamos más expuestos. No damos un paso sin que se sepa de inmediato… Hay cámaras por todos los lados. Los derechos ciudadanos están, sin duda, atravesando un momento muy delicado.

P.- ¿Cómo afecta a su trabajo todo esto?

R.- Mi hija es la que maneja una cuenta de Instagram y todo tiene que pasar por ella. Ella es mi jefa. Manejo Twitter, eso sí. Y ahora estoy un poco preso de esa cuenta.

P.- ¿Ha tenido problemas?

R.- Innumerables. Ella también se ha encargado de las denuncias correspondientes. Tenía cinco o seis impostores. Uno de ellos era un tipo curioso que parecía que no tenía vida propia. Sabía cada movimiento que daba en mi vida y operaba en consecuencia. Por suerte, el hombre tenía buena onda. Por lo general, era muy amable. Cuando yo llegaba a Madrid, él, desde la cuenta que se llamaba Ricardo Darín, decía: «He llegado a Madrid y como siempre la gente me recibe con los brazos abiertos…». Era muy amable. De vez en cuando ponía alguna guarrada y empecé a preocuparme.

P.- ¿Cómo ha cambiado su profesión con todo esto? Al fin y al cabo, es hijo de actores.

R.- Para mis padres sería inimaginable una cosa así. Tenemos tanto niveles de exposición que ya es patético. Los actores ahora estamos en carne viva.

P.- Pero se puede ser actor y ser tan transparente… ¿No se trabaja con la sorpresa y la vida íntima, las dos cosas, precisamente, que han acabado por desaparecer?

R.- Trato de protegerme. De hecho, me critican porque tuiteo poco. No suelo decir lo que pienso en las redes sociales salvo que salte la térmica. Pero sí, se ha producido una especie de descontrol y es muy pernicioso.

P.- Por otro lado, ustedes, los actores, viven del juicio de los demás…

R.- Sí, pero ahora hay una sobrecarga. Cada vez es más difícil construir un personaje cuando se sabe todo de un actor. Veo incluso que hay artistas que están más pendientes de las redes sociales que de su oficio.

P.- ¿Cómo le habría explicado todo esto a sus padres?

R.- Con mi madre no habría habido problemas. Ella era muy moderna, muy avanzada a su tiempo. Mi padre sería distinto… imposible. Él era medio anarquista y estaba en contra hasta de los deportes masivos, porque estaba convencido de que nos mantenía estúpidos. Imagine con todo esto.

P.- Otro aspecto de la película tiene que ver con la conciliación con el pasado, con averiguar lo que somos a partir de lo que fuimos… En la película se habla de una familia, pero parecería que se habla de Argentina o, ya puestos, de España.

R.- Lo fundamental es siempre cómo negociar con el rencor. El rencor es un ancla. No se puede olvidar nada, porque creo que eso es un engaño. Creemos que estamos olvidando y en realidad lo que hacemos es pasarlo al disco duro. No se borra nunca, simplemente se archiva y eso acaba por aflorar. Una vez Almodóvar dijo algo en una manifestación contra la guerra de Irak en la que estaba que me quedó grabado: «No olvidemos nunca que el odio es el único sentimiento que no prescribe». Podemos dejar de amar, pero no de odiar. No generemos odio. Eso es lo que cuenta.

P.- ¿Diría que la relación de Argentina con su pasado es mejor o peor que la de España con el suyo?

R.- No sé si alguien puede aprender de otro. Imagino que depende de la voluntad. Si el anclaje del rencor es demasiado grande… Por otro lado, ¿hasta qué punto tenemos derecho a pedir a alguien que renuncie a su dolor? Sólo se puede perdonar cuando cobras consciencia de que el punto en el que estás te inutiliza, te embalsama…

P.- ¿Cómo se vive entre España y Argentina?

R.- Normalizado. El otro día mi mujer me decía si era consciente de cuántas veces hemos viajado entre un país y otro. Ha llegado un momento en el que me resulta trivial coger el avión. Por otro lado, todo lo que atente contra las fronteras, bienvenido sea. Vivimos un tiempo en que ya no es una cuestión de fronteras, sino de muros. Es muy triste.

P.- Y ya que estamos, ¿cómo ve la, inminente o no tanto, ruptura de España?

R.- Se ve complicado. Conozco poco la historia de España, pero no se terminan de comprender los móviles. Todas las naciones acaban por encontrarse en algo. Si se logra en cuestiones deportivas, ¿por qué no en todo lo demás? He intentado comprender a las dos posiciones. He escuchado, he dicho poco y, la verdad, cuesta. Sobre todo, cuando hablamos de naciones que necesitan salir adelante, que no tienen tiempo que perder. ¿Por qué pararse en esto cuando hay tanto por hacer? No lo entiendo. Siempre hay razones para cualquier motivo. Imagino que en algún momento habrá que parar.

Origen: Ricardo Darín: “¿La independencia de Cataluña? No lo entiendo. Con todo lo que hay que hacer…” | Cultura Home | EL MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s