Beg-packers: mochileros blancos que mendigan en Asia… para pagarse las vacaciones

el

Este vergonzoso fenómeno es cada vez más habitual en el sudeste asiático

Sobre una manta extendida el medio de la calle, una pareja vende postales; en otra esquina, un joven toca la guitarra -o el violín, o el ukelele- sentado en un bordillo; los hay que, simplemente, yacen en el suelo, al lado de un cartel.

Porque todos ellos llevan un cartel, y en todos los carteles, expresado de una u otra forma, aparece el mismo mensaje.

“Estoy viajando por Asia sin dinero; por favor, una ayuda para mi viaje”.

Aunque los puedes encontrar en las calles de Malasia, Hong Kong, Tailandia o Singapur, estos ‘mendigos’ no parecen ser locales. De hecho, son tan caucásico; tan blancos, que bien podrían estar sacados de un póster nazi.

¿Turistas europeos y americanos mendigando en el sudeste asiático para financiar su viaje? Ya tienen incluso nombre propio: beg-packers —deformación entre ‘backpackers’, mochileros, y ‘beg’, mendigar en inglés. El término se acuñaba el año pasado, cuando Maisarah Abu Samah, de Singapur, subía a Twitter dos fotografías de estos turistas pedigüeños.

“Es la primera vez que veo algo así y me he quedado a cuadros”, escribía la singapuresa.

“Para empezar”, añadirá más tarde Maisarah, “no es muy frecuente ver a vendedores ambulantes o a músicos callejeros en Singapur, porque nuestro gobierno es muy estricto en lo que respecta a este tipo de actividades”.

“Los vendedores y músicos ambulantes, de haberlos, los encuentras en el centro; pero nunca cerca de una parada de buses, en un barrio de clase media, como éste”, dice, sobre la zona de actuación de los beg-packers. “Sea como sea, jamás había visto a gente blanca hacer esto”.

“Para nosotros, es extremadamente extraño que nos pidan dinero para pagar un viaje”.

Que la gente del primer mundo vaya a mendigar al tercero no solo está shockeando a la población local en Asia, sino que nos revela las vergüenzas de una clase media occidental que ha optado por el aquí-vale-todo cuando se trata de hacer turismo. Incluso convertirse en desclasados estacionales.

Plataformas como Fund My Travel, en este sentido, no están haciendo más que alimentar al monstruo: desde este portal, el usuario puede crear un crowfunding para financiar su viaje, llegando a pedir, como hicieron David y Sebastian, la bochornosa cifra de 5.000 dólares para “comer bichos, hacer escalada, buceo y trekking en la jungla”.

Imágenes de @ImSoloTraveller

Origen: Beg-packers: mochileros blancos que mendigan en Asia… para pagarse las vacaciones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s