Así funciona la línea 144 | Tribuna de Periodistas

el

HACIENDO LO QUE HAY QUE HACER POR LAS MUJERES (*)

Fabiana Tuñez

Así funciona la línea 144

Hoy te quiero contar como trabajamos desde la línea 144 el único recurso gratuito, de alcance nacional y disponible las 24hs, especializado en brindar información, contención y asesoramiento sobre situaciones de violencia contra las mujeres. Creado en virtud del art. 9 inc. O de la Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales —ley 26.485—, depende del Consejo Nacional de las Mujeres, el organismo rector para la igualdad de género y la prevención de la violencia de nuestro país.

La Línea es única en muchos sentidos. En particular, porque es atendida por profesionales —mujeres y varones— especialmente capacitados con perspectiva de género y, en la gran mayoría de los casos, militancia en distintas organizaciones del movimiento de mujeres. ¿Qué implica este dato? Que la información, contención y asesoramiento que se brinda no solo se origina con una sólida formación académica, sino que se realiza a partir de la convicción de que cada mujer de Argentina tiene derecho a una vida libre de violencia y el Estado —sus tres poderes—, la responsabilidad primaria de garantizarlo.

Te voy a contar tres casos recientes abordados por la Línea que ejemplifican el trabajo diario que hacemos para, por y con las mujeres de nuestro país.

1) Una vida entera, en 18 minutos y 16 segundos…

Ana tiene 42 años, tres hijos y un matrimonio de más de diez. Se comunica con la Línea un martes a la tarde. Los chicos en el colegio, su marido en el trabajo. Vio el número en un programa de televisión. No sabe bien que va a decir, ni cómo. Pero llama. Primero pregunta si aun viviendo fuera de Buenos Aires la pueden atender. Está convencida que esto sólo funciona para Capital. Cuando la operadora que la atiende le confirma que la Línea es nacional y que la llamada no le consume crédito del celular, se escucha alivio en su voz. No sabe por dónde empezar. Su marido no le pega, eso no. Le grita sí, a veces. No la deja trabajar afuera de su casa porque ¿Quién va a cuidar a los chicos? Ana habla poco. Y así, de a poco, va relatando su situación.

Se quiere separar, no sabe cómo hacer. Unos días atrás, después de una discusión, su marido la agarró del brazo, fuerte “la próxima vas a ver”, le dijo. Su hijo menor estaba presente, se asustó mucho. Ana se quiebra. Una vecina le sugirió ir a la policía, pero no se animó. La operadora le explica cómo y dónde buscar ayuda en su localidad y le explica, pausada y claramente, que lo vive es una situación de violencia de género. Le dice que no está sola, que la van a poder ayudar y le reafirma que siempre puede volver a contactar a la línea y que cualquier operador/a que la atienda va a estar al tanto de su caso.

El 98% de los llamados que recibe la línea 144 son por la modalidad de violencia doméstica, es decir, dentro del hogar. El 90% de las consultas se ocasionan por violencia psicológica y el 70% por violencia física. Ana corta, pasaron 18 minutos y 16 segundos.

2) Sí, también para extranjeras.

Miriam no nació en Argentina. Se vino cuando se casó, hace 5 años. Las cosas no funcionaron. Su marido la agredió varias veces. Lo denuncio, obtuvo una restricción perimetral por parte de la justicia — una disposición que ordena el alejamiento del agresor y que se otorga en aquellos casos que la Justicia interpreta como de riesgo alto —. La orden esta por vencer. Miriam no tiene familia en Argentina, ni medios para volver a su país. Llama entre escéptica y desesperanzada un domingo por la mañana convencida de que la Línea 144 no atiende a extranjeros/as. Se equivoca, cerca del 7% de las mujeres que se comunican con la línea son extranjeras y ese número está creciendo, de la mano de la difusión del número porque consagrar el derecho a una vida libre de violencia es una política de Estado para “todas las personas que habiten el suelo argentino”.

Consulta que hacer. El Consejo Nacional de las Mujeres, en virtud del mandato establecido en el decreto 1426/92 que lo crea, no cuenta en la actualidad con programas, ni competencia, para brindar ayuda financiera a Miriam. Pero eso no es un impedimento para dar una respuesta a su caso.

Desde la Línea se articula una acción conjunta con la Organización Internacional de las Migraciones, organismo internacional con oficinas en el país que cuenta con programa de “asistencia al traslado”. Hoy, gracias a esa articulación, Miriam se reencontró con su familia.

3) “No sé si este es el número correcto, pero estoy desesperado”.

Madrugada del sábado, un horario en el que generalmente hay pocas llamadas a la Línea. Suena el teléfono y del otro lado Juan, papá de Martina se quiebra. Su hija de 14 años no aparece por ningún lado y en la comisaria de su localidad no le quieren tomar la denuncia porque “no pasaron 48 horas”. Juan y Manuela, su esposa, saben que Martina no es de escaparse. No sabían a quién llamar. Su caso no es “violencia de género”, dicen, pero necesitan ayuda. Un año y medio atrás, probablemente, no hubiesen encontrado respuesta en la Línea dada la limitación de sus funciones a informar y derivar. No esta vez, no este sábado. El operador inicia el procedimiento. Registra los datos de Juan y sintetiza el caso. Llama en primer lugar a la comisaria. La llamada es registrada, se comprometen a iniciar la búsqueda. Las intervenciones de la línea se suceden durante todo el fin de semana. Fiscalía de Turno, área mujer local, municipalidad. No hay organismo del entramado Estatal que no sea contactado.

Las acciones de la Línea rinden frutos. Las autoridades locales motorizan la búsqueda, inmediatamente. A Martina la encuentran, bien en una provincia distinta a la suya. Se detiene a un familiar directo de la niña. Ahora se inicia un capitulo judicial. Los/as operadores/as de la Línea quedan a disposición de la familia para acompañarlos en este proceso también.

Estos son algunas de las cerca de 650 historias que recibe la Línea todos los días. Cifra que incluso llega a duplicarse en ocasión de manifestaciones y/o conmemoraciones como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el 25 de noviembre, o el 8 de marzo Día Mundial de la Mujer.

Cada persona que llama encuentra en los y las profesionales de la Línea una persona dispuesta a escuchar activamente, contener e informar. No hay discursos mecanizados, respuestas estándar o libreto premeditado. A cada caso, a cada llamada, se le brinda la asistencia que necesita. Aun cuando ello implique demorar la atención.

Desde el Consejo Nacional de las Mujeres estamos fortaleciendo a la Línea, mejorando su capacidad de atención, incorporando tecnología para disminuir los tiempos de espera y generando instancias de cuidado para los/as trabajadores/as. Sabemos que falta, pero estamos haciendo lo que hay que hacer para que todas las personas que lo necesiten, reciban la atención de calidad que merecen.

Afirmar que la Línea no funciona, sin conocerla, es decirle a las mujeres que lo necesitan que no hay salida, y sabemos que no es así. De la violencia, se puede salir. Pedir ayuda es el primer paso. Llamá, estamos para atenderte.

 

(*) Titular del Consejo Nacional de la Mujeres.

Origen: Así funciona la línea 144 | Tribuna de Periodistas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s