¿Es en realidad Messi superdotado? 

el

Varios estudios y expertos han observado las habilidades motoras del delantero y estas son sus conclusiones sobre la excepcionalidad de su cerebro

Messi

507 goles en 581 partidos. Con el pie izquierdo, 408; con el derecho, 75. El resto, de cabeza, con el pecho y hasta uno con la mano. Cinco veces Balón de Oro. Y demasiados títulos: 30 solo con el Barça, entre ellos, ocho títulos de Liga, cuatro Champions League y cinco Copas del Rey.

Los resultados, y, sobre todo, su forma de jugar tan exclusiva, han hecho que el futbolista Leo Messi sea objeto de estudios científicos. Entre ellos, el realizado por el equipo de investigadores españoles coordinado por la profesora Marta Castañer, del Laboratorio de Observación de la Motricidad del Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña (INEFC), de la Universidad de Lleida, que analizó, junto con expertos de la Universidad de Porto (Portugal) y la Universidad de Barcelona, más de un centenar de goles que Messi realizó entre la década de 2004 a 2014.

¿La finalidad? Saber algo más acerca de las peculiaridades que convierten en único al astro argentino. “Más allá de aspectos técnico-tácticos y contextuales de juego”, explica la coordinadora, “hemos comprobado su singularidad en ser un artífice de las propias habilidades motoras que usa. Con todas las jugadas analizadas, vimos justamente algo que suelen decir los expertos: que Messi se basta a sí mismo, independientemente de la cantidad de oponentes que tenga a su alrededor”. Si bien ningún futbolista sabe qué configuración de juego le depara cada nueva situación, parece como si el argentino sí supiera cómo actuar, crear y recrear continuamente la mejor combinación de sus habilidades motrices de una manera única. ¿Por qué?

Rapidez mental

Una de las investigaciones internacionales al respecto, codirigida por el ingeniero biomédico Sajad Jafari, de la Universidad de Tecnología de Teherán (Irán) y por el experto en Inteligencia Artificial Leslie Smith, de la Universidad de Stirling, en Escocia, apunta que el cerebro de Messi parece tener un donpara adelantarse a los acontecimientos.

“Él tiene muy bien desarrolladas las capacidades para ver dónde va a ir el balón, y adelantarse a lo que sus oponentes van a hacer a continuación (lo cual es más difícil todavía). Esto hace que a sus rivales les pueda dar la sensación de que para él el tiempo transcurre más despacio”, explica Smith.

“[Messi] tiene muy bien desarrolladas las capacidades para ver dónde va a ir el balón, y lo que sus oponentes van a hacer a continuación” (Leslie Smith, experto en Inteligencia Artificial)

¿Razones para estas aptitudes? Los expertos argumentan que tal vez se deba a una comunicación muy veloz entre sus neuronas, lo que hace que el instante de percepción de algo sea rapidísimo, y eso permite intuir, ver y procesar más detalles dentro de una situación durante el tiempo que está ocurriendo.

O puede que, como indica Smith, “sea fruto de su larga trayectoria como jugador y toda esa experiencia vaya modelando el cerebro”. Es decir, que el delantero del Barça puede tener automatizadas tantas destrezas físicas y motoras que, ante una jugada de peligro delante de oponentes, él necesita menos tiempo para pensar qué debe hacer, puesto que su mente ya tiene archivados los recursos que debe ejecutar para resolver la situación con éxito.

“Automatizar respuestas es básico, es lo que nos permite justamente ser más autónomos. Los profesionales en un deporte tienen que realizar unas combinaciones de habilidades motrices altamente especializadas. La diferencia está en que muchos las estereotipan, a veces hasta puntos en que son poco capaces de readaptarlas en situaciones muy cambiantes, y otros las automatizan para adaptarlas y modificarlas según cada nueva situación”, comenta la profesora Castañer.

Talento natural

¿Esta peculiaridad para adelantarse a la jugada significa que estamos ante alguien con una mente excepcional? Sí y no, digamos que con matices, según explica el psicólogo Miguel Ángel Funes, experto en superdotación y altas capacidades. “La causa por la que algunas personas destacan de forma excepcional en un deporte se debe tanto a una predisposición genética como a una adecuada estimulación del entorno. Si alguien cuenta con ciertas habilidades naturales para destacar en un deporte, el uso repetido y prolongado en el tiempo de estos recursos específicos es lo que va a permitir el desarrollo y la manifestación de ese talento excepcional”.

Los expertos argumentan que la velocidad del futbolista para adelantarse a las jugadas puede deberse a una comunicación muy veloz entre sus neuronas

En cambio, “de nada serviría poseer esas aptitudes naturales si no se propicia su desarrollo y mantenimiento gracias al aprendizaje sistemático, el entrenamiento y la práctica. Las habilidades naturales solo son un proyecto de futuro, un talento en potencia; son los factores del entorno (junto a variables de personalidad) los que van a facilitar el desarrollo de ese potencial para que el talento pueda manifestarse en toda su plenitud”, matiza Funes.

En el caso que nos da pie al tema, reconoceremos que las predisposiciones genéticas del delantero también manifiestan que su motricidad, por ejemplo, presenta niveles extraordinarios. De muestra, los resultados del equipo de investigadores de Lleida.

Altas capacidades motoras

“Cuando nosotros abordamos el estudio de las habilidades motoras lo hacemos desde un Enfoque Dinámico e Integrado de la Motricidad (EDIM), que hemos desarrollado en diversas publicaciones. Se refiere a analizar cada una de estas capacidades pero, a su vez, analizándolas en su funcionamiento integrado como sistema motriz”, explica Castañer.

“El uso repetido de las habilidades naturales es lo que permite el desarrollo y la manifestación de ese talento excepcional” (Miguel Ángel Fune, psicólogo)

“Esto nos revela que la motricidad no es sinónimo solo de condición física, sino que implica inteligencia, y casos singulares como los de Messi nos ofrecen un ejemplo de una inteligencia motriz especializada, en este caso, en consecución de gol dentro del sistema de juego del fútbol”.

Para ilustrar el ejemplo, la profesora enfatiza una de las cualidades motrices más destacadas de Messi. “Cuando él está de espaldas a la portería y conduce el balón con el pie izquierdo, su peso recae en el derecho, el cual ha de utilizar para pivotar, para ponerse de frente a portería, y ese pivote suele ser hacia la derecha para favorecer la acción de la pierna y pie izquierdo, pero él es tan versátil que, según el número de oponentes que tenga, puede pivotar hacia el otro lado, a la izquierda”, relata la experta.

¿Un superdotado?

“¡Quién sabe!”, exclama el profesor Smith. “Nadie conoce cómo es exactamente el cerebro de un genio”, dice. Sin embargo, lo que sí se sabe, o al menos se sospecha, es que los futbolistas desarrollan con mayor frecuencia ciertas funciones cerebrales.

Los psicólogos del Departamento de Neurociencias del Instituto Karolinska, en Suecia, por ejemplo, afirmaron que los futbolistas conseguían mejores resultados que la población normal en tests que valoraban las funciones ejecutivas del cerebro. La diferencia continuaba a medida que el deportista subía de categoría profesional, ya que los de primera división eran aún más hábiles en esas funciones que sus colegas de divisiones inferiores.

Esto nos lleva a pensar que, quizás, los deportistas en general, y las superestrellas en particular, han desarrollado ciertas aptitudes neuronales que el resto de los mortales mantenemos dormidas. Pero seamos cautos: ni siquiera admirando todas las genialidades del mejor jugador del mundo podemos garantizar que estemos ante un superdotado.

“No se trata solo de condición física, sino de motricidad inteligente; y en casos singulares como los de Messi, de inteligencia motora especializada”, (Marta Castañer, coordinadora del estudio sobre el delantero)

Según detalla Funes, “alguien puede ser muy brillante en su área de talento –fútbol, por ejemplo–, pero no necesariamente en otros contextos como el académico, ya que la aplicación de los recursos intelectuales de la persona en una dirección específica puede propiciar una gran competencia en ese tipo de tareas, pero también puede limitar su progreso en otros ámbitos a los que no presta la misma dedicación”.

“Para evitar confusiones conceptuales”, añade, “prefiero circunscribir el término superdotado al ámbito cognitivo –entendido como aquella persona con un elevado nivel de recursos básicos en todas las áreas–, y reservar el término talento para el que presenta una competencia excepcional en un ámbito más específico de la actividad humana (musical, motriz, matemático, social, emocional, lógico, etc.)”.

Que cada uno, por tanto, saque su propia conclusión. Pero, eso sí, como futbolista y delantero Lionel Messi parece tener pocos rivales.

Origen: ¿Es en realidad Messi superdotado? | BuenaVida | EL PAÍS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s