El corredor de la voluntad | el TOQUE

Para él no existen cosas imposibles, sino hombres incapaces, pues desde que nació, está desafiando el tiempo y la muerte. “Le he dado a la vida innumerables galletas sin mano, y cada vez que alguien me dice que no puedo hacer algo por mi discapacidad, simplemente lo hago”, expresa con satisfacción.

Samuell fue el primero en venir al mundo de un embarazo gemelar, a inicios de la década del 70’. Al nacer, luego de ocho meses de gestación, solo pesaba dos libras y tenía el cordón umbilical enredado en la pierna derecha, la cual, luego de muchos exámenes médicos, le amputaron en su tercer día de vida.

“Como cualquier otro niño, asistí al círculo infantil a los dos años de edad. Mi madre le enseñó a la maestra cómo ponerme la prótesis en caso de que se me cayera”, explica.

Me cuenta Samuell que en la adolescencia fue un muchacho muy inquieto: “Iba a las discotecas, montaba chivichana, bicicleta, trepaba en los árboles, jugaba fútbol, a los escondidos… de todo, menos pelota, porque no me gusta. Yo no soy un tipo de estar sentado en la casa. Reconozco mis limitaciones, pero no me pongo barreras”.

En 1997 le cambió la vida cuando decidió participar en todos los maratones celebrados en su ciudad. Desde entonces compite junto a su hermano gemelo en los eventos Marabana, Maracuba y en la carrera por la esperanza Terry Fox, a la cual confiesa que nuca faltará, aunque los brazos y la pierna no le respondan.

El corredor de la voluntad, como le llaman sus amigos, tiene numerosos récords: es el único cubano que en la categoría de muletas ha competido en la media maratón de 21kilómetros (km), en el evento Retro running, (carrera de 1km de espaldas), y en el Biatle (corren 1km, nadan 300m y corren nuevamente 1km).

Pero hay algo que Samuell aún no ha podido vencer a pesar de su fuerza y carácter. No lo ha hecho, ni pretende hacerlo por miedo a la reacción de su padre, quien padece de problemas cardiovasculares. Por tal razón, desde su adolescencia vive encerrado en su propia sombra, callado.

De los gemelos, él es el más delicado, de gustos más refinados. Nunca le han visto con una novia. Con los ojos llorosos, me comenta que su padre lo ha cuestionado en ocasiones. “Pero le escondo mis sentimientos y mi verdadera orientación sexual, por miedo a aquellas palabras que me dijo cuando era niño: ‘mis hijos pueden ser todo lo que quieran en la vida, menos ladrones u homosexuales’.”

“Hasta hace unos meses convivía junto a mis padres y mi hermano. En esa casa, tenía como hobbie cuidar pájaros, porque adoro su trinar. Y más que un hobbie, para mí era un refugio. Aunque a mis familiares les llamaba la atención, ninguno imaginaba siquiera qué pasaba por mi mente en esos momentos”.

En la actualidad, Samuell vive solo con sus pájaros. La casa la compró su papá, pensando quizá que a él le apenaba tener una mujer dentro del hogar familiar, y por lo tanto, se privaba de ellas.

Cuando regresa del trabajo (labora como técnico de laboratorio en un policlínico), pasa largas horas meditando sobre cómo es posible que tenga la fuerza de carácter y voluntad para encarar su discapacidad, pero no para asumir su identidad sexual ante su familia y la sociedad.

“A veces reflexiono también cómo es posible que mi padre, en pleno siglo XXI, luego de tantas transformaciones ocurridas en la sociedad cubana, sea capaz de despreciar a un hijo por ser homosexual”, me cuenta Samuell con los dedos entre las manos cruzadas, y me pide que oculte su nombre.

Entonces llora en silencio. De repente, me dice algo que interpreto como su sentencia de vida, la cruz con la que ha cargado desde su adolescencia: “Sé que el corazón machista de mi padre no aguantará semejante noticia. Mi amor por mi padre, créelo, es más importante que mi propia felicidad”.

Origen: El corredor de la voluntad | el TOQUE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s