“Se han inventado que el hermano del rey Juan Carlos murió aquí” 

el
Castillo Montemayor Alfonso Juan Carlos

Desde hace meses, el Castillo Ducal de Montemayor está siendo objeto de una polémica que enfrenta al ayuntamiendo de esta localidad al sur de Córdoba con la titularidad de la que fue morada de los Duques de Frías. Una petición en Change.org promovida por vecinos del pueblo y apoyada por el alcalde Antonio García (IU) cuenta ya con más de 700 firmas –Montemayor tiene menos de 4 mil habitantes– solicitando a la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, la apertura al público de un castillo declarado bien de interés cultural en 1985. Entre los motivos que se esgrimen está el atractivo turístico que añadiría a Montemayor la organización de visitas guiadas a esta fortaleza militar del S XIV.

Su penúltimo inquilino, el anterior Duque de Frías, José María Fernández de Velasco, fue mentor de Juan Carlos I en su infancia, algo que llevó al rey emérito a visitar Montemayor y su castillo. “Muchos vecinos le vieron aquí durante los años de la dictadura franquista”, explica Enrique López Sillero, vecino del pueblo y uno de los promotores de la petición. “También en los primeros años de la democracia. Venía aquí a pasear a caballo por las fincas que tenía el Duque”.

De hecho, López Sillero se hace eco de un rumor que se ha repetido insistentemente en la zona, que relaciona un episodio trágico de la familia real con el castillo que hoy protagoniza la disputa. La historia se supo cuando alrededor del año 2000 los estudiantes del instituto del pueblo, el IES Francisco de los Ríos, entrevistaron a un vecino ya mayor, José, para recoger testimonios sobre la historia de Montemayor.

“Él les contó que siendo un niño, cuando tenía unos 12 años le mandaron llamar de noche del castillo. Su padre era uno de los arrendatarios de las casas que había alrededor. Le dijeron que fueran con otros chicos a recoger una alfombra y que la metieran en el maletero de un coche. Notaron que había algo enrollado dentro y descubrieron el cuerpo de un chaval de su edad”. Era marzo de 1956 y días después se enteraron de que había muerto a los 14 años Alfonso de Borbón, hermano pequeño del rey emérito, en la residencia de la familia real en Estoril, Portugal, producto de un accidente mientras él y Juan Carlos, entonces un cadete militar de 19, jugaban con un arma de su padre. “José y sus amigos ataron cabos entonces, pero nunca dijeron nada. En aquella época había miedo y no querían problemas con los señores ni con las autoridades”.

Según López Sillero, Alfonso de Borbón habría fallecido en un accidente similar al informado pero no en el lugar que entonces se dijo. “No era lo mismo que sucediera en su casa familiar en el exilio que en España y en la residencia de un noble que mantenía buenas relaciones con Franco: el Duque fue el enviado a Madrid para certificar la rendición de la capital en la Guerra Civil”.

No es la primera vez que alguien pone en duda la historia oficial sobre la muerte del infante Alfonso. El coronel Amadeo Martínez Inglés esgrime una teoría similar, aunque sitúa el trágico episodio en otro lugar, en Casatejadas, Cáceres y lo revestía de un carácter conspiratorio que en este caso no existe.

“ME IMPORTA UN PEPINO LO QUE DIGA EL ALCALDE”

“Estoy cansada de hablar con periodistas, no puedo estar respondiendo todos los días a preguntas”, explica al otro lado de la línea telefónica María Concepción Silva de Azlor y Aragón. Ella es la propietaria del Castillo de Montemayor desde 2010, cuando lo heredó de su tía María de Silva, viuda del Duque de Frías tras la muerte de éste en 1986. Al no tener descendencia, la pareja adoptó a su sobrina y la convirtió en heredera única de un lugar que ha ocupado páginas en la Historia de España.

Según los que han promovido la iniciativa, dado su carácter de Bien de Interés Cultural, el Castillo de Montemayor debería abrir al público cuatro días al mes. “Me importa un pepino lo que diga el alcalde”, responde María Concepción. “El castillo es mi casa y no se enseña. Me ampara la ley y no tengo que dar explicaciones a nadie. Desde el ayuntamiento no se están diciendo más que mentiras. La más grande, que recibo una subvención de la Junta de Andalucía. Es falso”.

“También están diciendo que yo no estoy nunca allí, que no es una de mis residencias”, continúa la titular de la fortaleza. “¿Qué sabe el alcalde? ¿Tengo que llamarle cada vez que me presente en Montemayor? ¿Quiere que le invite a tomar el té de las cinco? Que se limite a cumplir la ley y deje de engañar a los vecinos, que he hablado con muchos y este tema a ellos no les importa. No existe esa presión por abrir el castillo que se quiere transmitir. No es algo viable”.

¿Qué tiene que decir la heredera única de los antiguos Duques de Frías sobre ese insistente rumor que situaría la muerte del infante Alfonso en su actual propiedad? “Es lamentable. En vida de mis tíos nunca se habló de algo así. Ha surgido ahora para darle un poco de fantasmada [sic] al castillo, generar una leyenda que realmente no tiene nada de cierto. Por favor, todo el mundo sabe que el hermano del rey murió en Estoril”.

Origen: “Se han inventado que el hermano del rey Juan Carlos murió aquí” | Vanity Fair

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s