El Mariel que no podemos olvidar

 

El barco camaronero El Dorado arriba a Cayo Hueso cargado de “marielitos”, en abril de 1980 (Florida Memory)

Hace 38 años alguien vino a recogerme para escapar hacia la libertad

LA HABANA.- Han transcurrido 38 años desde aquel día de abril de 1980, cuando alguien vino a recogerme en su auto para escapar hacia la libertad y nunca lo he podido olvidar.

Aquel “alguien” era el hombre que yo amaba. Tal vez por una palabra, una sola palabra suya, no accedí a su súplica.

―Vámonos al Mariel, esta es una buena oportunidad.

Aquella palabra, “oportunidad”, no me convenció. ¿Había sido mi vida, hasta ese momento, una vida en pos de oportunidades? Creo que no.

Aquella noche ―ahí comienzan los grandes recuerdos―, claro que no dormí. Había tomado una decisión contra mis sentimientos, contra mi corazón. ¿Valía la pena?, me pregunté hasta el amanecer.

Tal vez hasta me asustaba pensar en la libertad. Porque, ¿qué era la libertad sino una cosa del pasado, proyectos de  juventud, algo  parecido a un sueño en colores?

Aun así, les confieso que a lo largo de los años transcurridos, casi cuarenta, siempre me sentí arrepentida de no haber formado parte de aquel drama migratorio, uno de los más trágicos de América, conocido en el mundo entero como el “éxodo del Mariel”.

Dicen que ese mismo año cambió Miami y, para mis adentros, ese año también cambió mi vida.

Hoy, a salvo mis tres hijos en el exilio, me siento casi salvada y partida en mil pedazos. Como pez fuera del agua, una mujer solitaria esperando siempre lo mismo, una anciana que se empeña en cumplir con una extraña y sagrada misión: reír de última, para reír mejor.

A Cayo Hueso llegaron en cinco meses más de 125 mil cubanos, el 1,3% de la población de ese año. Fidel Castro los llamó “indeseables y escoria”. Fue siempre su estilo calificar así a todo aquel que no pensara como él. Igual que Gadafi, que llamó “cucarachas” a los disidentes, y como Stalin, “enemigos de la Patria”.

Origen: El Mariel que no podemos olvidar Cubanet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .