El constante avance de la soledad 

 

Por

José Antonio Gabelas

Muchos deciden vivir en soledad porque, caso contrario, saben que deben ahorrar, comprar una casa, un automovil y mantener un hijo

Me da vergüenza admitir que mi hija me ha echado de casa, me ha robado la cartilla y ha falsificado mi firma. Cómo voy a decir que la persona a la que le di la vida me ha abandonado en la calle como a un perro“. Se trata de un testimonio anónimo que visibiliza una realidad que apenas aparece en las portadas, pero que existe.

La presencia y el ruido de los mayores pensionistas manifestándose en las calles y plazas de España, ocupando portadas y titulares,  contrasta con el silencio de otras  muchas situaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que un seis por ciento de los ancianos sufren malos tratos, de los que el 80 por ciento se registran en países desarrollados. Los tipos de maltrato más frecuentes son el físico, abuso sexual, abuso económico, desatención, y el maltrato psicológico basado en el miedo al abandono. “En España, el 7% de los ancianos sufren maltrato, pero pocos denuncian

Entiendo que la soledad no es patrimonio de la edad, ni del género,  o nacionalidad, sea cual sea. No encuentro datos, ni fuentes contrastadas que determinen cuánta soledad hay en los jóvenes, hombres, mujeres, solteros, casados, divorciados, separados, blancos, negros, occidentales, orientales, cristianos, budistas, judíos, agnósticos o ateos.  Ni tampoco elijo ningún adjetivo que califique la soledad, porque su naturaleza es contradictoria y compleja, como lo es la  propia naturaleza humana. Hay estudios recientes como el del King´s College de Londres  en el que seis de cada diez adolescentes entre 12 y 17 años declaran que se sienten solos. Aun tomando con precaución estos datos, la posible sintomatología que suscitan estas cifras merece cierta atención.

La adolescencia es un tránsito, una edad que exige cambios (físicos, hormonales, neuronales, psicológicos, emocionales, sociales). Por otro lado, son unos años de construcción, una edad que cruza esa tierra de nadie que con frecuencia dura demasiado. Abre un escenario en el que crece la identidad de cada cual, amparada por la presión de los pares, la apariencia social, y el despotismo del “ser es ser visto”. Un territorio inhóspito, lleno de incertidumbres, que necesita acompañamientos, de los pares y de los adultos. La soledad no sustituye esas presencias y sí agravar conflictos, que pueden derivar en soledades crónicas y negación de vínculos.

Una vez más el papel de la familia es imprescindible, el tiempo y el diálogo no son reemplazables, porque serán el fundamento de la autoestima. Un aprecio de sí mismo que crece desde el interior, con el firme apoyo de los progenitores, en el conocimiento y la aplicación de unos límites. Una autoestima que está en las antípodas del narcisismo imperante, que crece como grotesca protuberancia, al abrigo y el empuje de una eterna autocomplacencia y el aplauso fácil y falso de los likes de las redes sociales. El cóctel posmoderno contiene una infancia sin límites, una adolescencia sin diálogo, unos padres que prefieren ser colegas que progenitores de sus hijos, o unos padres que nunca están porque siempre hay otras prioridades. Un estupendo caldo de cultivo para la profusión de redes de soledad.

Leer más…

Origen: El constante avance de la soledad – Disidentia

Los jovenes nunca creen que un dia llegaran a ser ancianos ,es muy importante reflexionar en un tema tan complejo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .