Diseño, persecución nazi y un estilo vigente: 100 años de la Bauhaus

Un siglo de la Bauhaus

Por 

La escuela, fundada en 1919 por Walter Gropius, fue un original espacio de vanguardia y creatividad. Con la llegada del nazismo, muchos de sus artistas eligieron el exilio, mientras que otros, el colaboracionismo. Hoy, sus desarrollos estéticos y funcionales pueden encontrarse en todos los hogares

En 1919, todavía asfixiada por el eco sangriento de la Primera Gran Guerra, Charlotte Ida Anna Beese (Lotte), nacida en Reisitch, Alemania –luego Rokitiki, Polonia–, tiene 16 años y un padre de rigidez moral rayana en la tiranía.

Una mañana, no lejos de su casa y paseando por el bosque junto al lago con una amiga, ve una escena asombrosa: chicas y muchachos desnudos y alborozados, que se arrojan al lago, juegan, cantan, chapotean: un instante de libertad total. Quiere saber quiénes son. “Alumnos de una escuela de arte, creo”, le dice su amiga. “¡Quiero estar allí!”, grita, iluminada.

La decisión tiene alto precio. Su padre le prohíbe acercarse a “ese grupo de degenerados y comunistas”, Lotte se empeña, y herr Beese la echa de su casa.

Lotte Beese, la primera mujer en estudiar arquitectura en la Bauhaus

Lotte Beese, la primera mujer en estudiar arquitectura en la Bauhaus

Primer paso: acercarse a esa escuela. A la Bauhaus, unión de dos palabras alemanas: Bau (construcción), y Haus (casa), fundada en Weimar por Walter Adolph Georg Gropius –1883-1969–, arquitecto y urbanista nacido en Berlín.

La inscripción no es fácil. El examen de ingreso consiste en varias clases (algunas, hasta de relajamiento y respiración) en las que se pone a prueba la creatividad de los aspirantes.
A Lotte le dan una gran hoja de papel en blanco y la desafían:
–Dibuje la guerra.

Velozmente, urde una especie de ojo en el centro, y lo rodea con furiosos trazos de carbonilla: rayas gruesas desordenadas que se cruzan como hechas por un loco. La entrega sin fe, pero la aprueban. Ya es una más entre los estudiantes, aunque en los primeros meses vive y duerme en la calle o en la casa de algún compañero…

Walter Gropius (Wikipedia)

Walter Gropius (Wikipedia)

Antes del primer curso, Gropius les explica que es la Bauhaus. “Una revolución estética y una nueva forma de vivir y de pensar. Los arquitectos, los escultores, los pintores, los diseñadores, debemos regresar al trabajo manual. Establecer una nueva cofradía de artesanos, libres de esa arrogancia que divide a las clases sociales y que busca erigir una barrera infranqueable entre los artesanos y los artistas. La potencia artesana debe elevarse hasta el mismo nivel de las Bellas Artes, y crear objetos de consumo asequibles para el gran público”.

A las intensas clases de arquitectura, dibujo analítico, caligrafía, diseño gráfico, geometría descriptiva, física, química y hasta tejidos…, se sucedían fiestas temáticas: blanca, del metal, de los cometas, de disfraces, o una por el nacimiento de un niño. En definitiva, nuevas formas de convivencia, y “una nueva estética que abarcará todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde la silla en la que usted se sienta hasta la página que está leyendo”, definió Heinrich von Eckardt, embajador del imperio alemán en México, un entusiasta del sueño de Gropius.

Mies van der Rohe. Linea Barcelona (sillón, banqueta, diván, mesa)

Mies van der Rohe. Linea Barcelona (sillón, banqueta, diván, mesa)
Sigue…

Origen: Infobae

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .