MARLEY 75, la huella del reggae 

 

Se cumplen 75 años del nacimiento de Bob Marley, icono de la música reggae, profeta de los rastafarian y reclamo de Jamaica.

Este año 2020 también coincide con el 40 aniversario de Redemption Song, una canción  convertida en testamento vital, una plegaria intimista, compuesta poco antes de morir cuando Marley apenas había cumplido 36 años de edad. En ella muestra su fidelidad a las creencias rastafarian, a la necesidad de la liberación social, pero también a la emancipación de nuestra propia esclavitud mental.

Para rememorar esta canción se ha editado un espectacular vídeo, con un total de 2747 dibujos de línea en negro sobre blanco, realizado por Octave Marsal y Theo De Gueltzi.

Un ritmo llamado Reggae

El reggae surgió de una amalgama de antiguos ritmos jamaicanos y de otros orígenes caribeños, latinoamericanos y norteamericanos. Desde sus comienzos ha sido siempre expresión musical de comunidades jamaicanas marginadas, básicamente instrumental y pensada para bailar.

Este tipo de música se desarrolló en los años sesenta a partir del ska y del rocksteady, combinado con influencias del rithm&blues y el soul norteamericano que ya se podían escuchar en aquellos años por la radio.

El ritmo se popularizó rápidamente en Inglaterra y Estados Unidos, en buena medida, debido a los inmigrantes jamaicanos. Hay que recordar que Jamaica no se independizó de Gran Bretaña hasta 1962. 

También influyó en esta fiebre musical jamaicana el papel de “prescriptores” que jugaron algunos músicos de la escena pop británica, fascinados por la magia cadenciosa de esta música. 

Rastas

El reggae siempre se ha asociado al movimiento rastafari, conocido, entre otras cosas, por el uso de la marihuana, como “elemento liberador de la mente”, seguidores del “emperador” etíope Haile Selassie, y defensores de los oprimidos y los marginados. 

Los rastafarian estaban claramente fascinados por las ideas de Marcus Garvey, un predicador que en los años veinte del pasado siglo aseguraba a los negros de Harlem que un rey de su color sería coronado en África y conseguiría unificar a todas las tribus para devolverlos a su tierra de origen. Aportaba así una curiosa y exótica mezcla política, social, espiritual y hedonista.

Patrimonio Inmaterial de la humanidad

La música reggae jamaicana, forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. En 2018 se sumó a una lista en la que también figuran el flamenco español, el fado portugués o el tango argentino. Entre sus méritos figura “su aportación a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor, y la condición humana, que pone de relieve su fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual.”

Robert Nesta Marley era hijo del gueto de Kingston, la violenta capital de Jamaica. Desde muy joven se sintió atraído por aquellas músicas que flotaban en el ambiente. Formó parte de los Wailers entre 1964 y 1974, para convertirse a partir de ese año en Bob Marley and the Wailers. Inicialmente se hacían llamar los Bunny Wailer (literalmente, “gritos de protesta”).

El éxito planetario del reggae

Tras un efímero contrato con CBS, los Wailers fueron fichados por Island Records, joven sello británico que invirtió y confió en el reggae desde el primer momento.

Bob Marley tuvo éxitos universalmente conocidos como No Woman, No Cry; I shot the Sheriff, versionada más tarde por Eric Clapton, o Redemption Song, reinterpretada magistralmente por Johny Cash. Álbumes como Legend, un recopilatorio póstumo editado por Island Récords, es el disco de reggae más vendido de la historia, con 28 millones de copias en todo el mundo.

Es injusto olvidar que hubo otros músicos de reggae contemporáneos a Marley, como Peter Tosh, miembro fundador de los Wailers, y muy especialmente, Jimmy Cliff, que además de dejar algunas emblemáticas canciones, como Wonderful Word, Beautiful People, protagonizó la película They Harder They Come, titulada en castellano “Más dura será la caída”, donde se mostraba de forma descarnada la dureza de la vida en los guetos de Jamaica.

Marley el pacificador

Exodus es uno de los discos clave en la carrera de Bob Marley y en la consagración universal del ritmo llamado reggae. Lo grabó en 1977, tras abandonar Jamaica con su mujer e instalarse en Inglaterra. Meses antes habían sido tiroteados en su casa de Kingston, por haber apoyado la celebración de un gran festival por la reconciliación política y social en Jamaica, que había sido promovida por el dirigente socialista Michael Manley.

En 1978 Marley y los Wailers volvieron a Jamaica para participar en el One Love Peace Concert, donde consiguió, esta vez sí, que los dos políticos en liza se dieran la mano en el escenario.

Desde 1977 Marley sabía que había aparecido un melanoma cancerígeno en su pie derecho, pero decidió continuar con sus giras y no seguir tratamiento alguno.

Su último disco, Uprising, que contenía la canción Redemption Song se editó en la primavera de 1980. Para apoyar este último trabajo, se organizó una gran gira por Europa, y dos últimos conciertos en el Madison Square Garden de Nueva York, a modo de despedida.

En mayo de 1981 fallecía Bob Marley tras haberse extendido el cáncer por los pulmones y el cerebro. “Ya ves Ziggy -le dijo a su hijo como despedida- el dinero no puede comprar la vida”. 

En la actualidad uno de los principales atracciones turísticas de Jamaica es el museo dedicado a Bob Marley

Origen:  Periodistas en Español

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .