Derrumbe familiar: gente sola, agotada y vida química

video
video Información
comentarios
  • Por

    Juan Alberto Yaria 

    El otro costado de las adicciones

    “Hay mas hogares estadounidenses con mascotas que con hijos”. David Brooks –N. York Times-2020

    La sala de guardia de situaciones críticas en adicciones es una pintura del contexto social que nos rodea. El otro día le decía a un abogado que defiende los Derechos de los pacientes lo que le sucedía a un representado; nadie lo veía, estaba solo. Pasa lo mismo en todo el mundo ya que los viejos parecen sobrar. Él se quedó perplejo ya que el único sostén válido era un centro como Gradiva (comunidad terapéutica) y un carnet de una obra social que lo sostiene. La bondad de lo que queda de la familia es que le pagan el servicio de apoyo social. De lo contrario ejecutarían la eutanasia de alguna manera buscada.

    Jorge en sus 18 años denuncia a sus padres (consumidores de drogas) y él aún embebido en sus delirios y alucinaciones con marihuana y otras drogas va a un Juzgado de Familias y pide ayuda. El Juez asiste atónito ante la debacle social y le pide un familiar que se haga cargo. Esta no puede, solo lo aloja porque necesita trabajar. El barrio, los “pungas” y los “dealers” se transforman en la familia faltante hasta que un “Ángel Humano” lo contiene (una vecina) y con el Juez le hacen cambiar de familia y hoy se educa en una comunidad terapéutica. Cambió drásticamente, llora sus penas, celebra los encuentros afectivos. Crece en salud.

     

    Fractura de la familia nuclear

    Tengo cientos de historias así. Caída la familia ampliada (la gran familia de abuelos, tíos, etc.) quedó la familia nuclear (padre-madre-hijos). Esta se hundió y fracturo.

    Las causas son muchas: cambio en los sistemas productivos (la industrialización, urbanización y tecnologización de todo), cambios en los valores sociales con el hiperindividualismo como eje de la existencia y la Tecnología a la mano. Antes disfrutábamos de las tertulias en la sobremesa, luego ante un televisor y ahora cada uno tiene su portátil en la mano (celular) desvinculándonos del resto.

    Aumenta la gente sola en donde los viejos y los niños son los más perjudicados. Anteriormente el grupo ampliado (la familia extensa) era cuidadora, contenedora, apoyo escolar, control de conducta, etc. Ahora solo los más pudientes compran compañía desde terapias, juegos, clubes, etc. Muchos quedan solos a la intemperie de la incertidumbre de la calle y los barrios.

    El hiperindividualismo está ligado a la “Agonía del Amor” en las sociedades actuales (crisis de las fidelidades y el desasimiento de si por el otro). Byun ChulHan lo muestra con claridad ya que es la sociedad del rendimiento lo que se impone y ahí aumentan las adicciones, el “Burnout” (agotamiento), la depresión y la hiperactividad inútil y estéril que parecen ser las compañeras psiquiátricas de este modo de vivir.

    Asistimos al fin de los vínculos con los hombres entregados al multi-tasking (multitarea) improductivo y maníaco en el medio de ruidos incesantes como es la vida actual sin meditación y ensimismamiento como ejes de la Libertad interior.

    Todos buscamos “combustibles” adicionales, ya no está más la Sociedad de la Vigilancia que denuncio Foucault ahora estamos en la sociedad donde todo se puede basada en el Poder hacer lo que quieras. La fatiga y la eutanasia están ahí.

    Abandonar a otro más débil es un ejercicio de eutanasia. Viejos y niños asisten impávidos a esta situación. La familia nuclear se ha ido desmoronando desde mediados de la década del 60 y ya lo había hecho la familia ampliada pero también es cierto que esto trajo severos problemas en la educación de los más vulnerables, abandonos, perdida de calidad de la fuerza laboral y un aumento importante de las enfermedades mentales y las adicciones. A veces la Pandilla es la familia patológica encontrada. Es hora de recuperar las “grandes mesas”.

    Pero hay un “hambre” de vivir en familias extensas y esto se observa en todo el mundo en organizaciones de ayuda social y terapéutica. Los agrupamientos sociales amplios son un factor de resiliencia (apuntalan ante la adversidad y ayudan a superarla).

    Se cayó el Hogar Victoriano en donde todos reposaban ante el fuego de los Dioses de la casa; se criticó ese enfoque, pero el fuego no solo sofocaba, sino que contenía y daba calor humano. Cae la natalidad en los países desarrollados salvo en el mundo musulmán que en poco tiempo gobernará parte de Europa (Francia está cerca).

    Se acabaron los tiempos dorados del “50 al 65” en la Historia del Mundo en donde la sindicalización, la asistencia a la Iglesia, la confianza social y la prosperidad masiva triunfaba (nuestro país asistió a eso). El trabajo era fácil de conseguir. Otro mundo. Desde ahí cambian las formas familiares y también aumentan los problemas de salud mental.

     

    “Apagones” emocionales en los niños

    Apareció, luego, la familia stressada y los niños, mundialmente en un gran porcentaje, observa en sus primeros quince años tres asociaciones de padres ensamblados. Hay menos parientes válidos para superar adversidades. En muchos casos los chicos no pueden soportar los “apagones emocionales” que suponen estos cambios tan bruscos.

    Hoy todos tenemos menos familia que nunca. El 30 % de los hogares de todo el mundo es de una sola persona (monoparental). Solo el 10 % de las familias tiene más de 3 hijos. Tener familia hoy es un factor menos para caer en la pobreza no solo por factores emocionales sino por la red de contactos que permite la inserción social (Generation Unbound-Isabel Swahili economista de la Brookings Instit.).

    En 1960, aproximadamente el 5 por ciento de los niños nacieron de mujeres solteras. Ahora alrededor del 40 por ciento lo son. Muchos de ellos no tienen contacto con el padre biológico. Conozco muchas situaciones a las que narró el New York Times en 2015 y que fue tema mediático: “la muerte solitaria de George Bell”, hombre de 72 años, sin familia y que se pudrió en un apartamento de Queens. Su cuerpo era irreconocible. Hoy se considera que el 35 % de los mayores de 45 años se sienten crónicamente solitarios.

    Mientras tanto sorprende Vladimir Putin en la Nueva Constitución que se va a hacer diciendo: “Mientras sea presidente debemos promover familia de padre y madre”.

    Origen: Periódico Tribuna de Periodistas

  • Responder

    Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .