Palacios y castillos a los que entrar en pijama

Galería
Información
comentarios
  • No hace falta que te cambies. Ahora puedes moverte por estos castillos y palacios como Pedro por su casa.

    Gema Monroy

    Explanada de los jardines del Palacio Schönbrunn, en Viena.© © WienTourismus/Peter Rigaud

    Es lo bueno que tiene el confinamiento: no hace falta pensar en arreglarse para ir a ningún sitio. Ni para ir a una exposición, ni a la biblioteca, ni a la ópera… Ni siquiera para entrar en palacio. Y es que, igual que la mayoría de los grandes museos y centros de arte del mundo, ya son varios los castillos y palacios que están abriendo sus puertas virtuales, a través de Google Arts & Culture o de sus propias páginas web, para que los visites a tu ritmo, sin colas ni peajes, y te muevas por sus dependencias, alcobas y jardines como Pedro por su casa.

    Interior del palacio de Versalles.

    PALACIO DE VERSALLES, FRANCIA

    El escritorio donde se firmó el tratado de paz con el que se puso fin a la I Guerra Mundial, el joyero de María Antonieta, la cama en la que dormía Louis XIV o el órgano de la capilla real son solo algunos de los objetos a los que te podrás acercar y casi creer que estás tocando gracias a esta completísima y envolvente visita virtual, con gran parte de contenido en 3-D, que te llevará a recorrer la Galería de los Espejos, observando los detalles de los frescos del techo, a sentarte en los palcos de la Opera –de nuevo, mira hacia arriba– y, por supuesto, a pasear por los jardines más famosos del mundo, entre fuentes, bosques de columnas y arboledas reales. Si te pones, caerá el atardecer y seguirás en Versalles.

    Interior de la catedral de San VIto, castillo de Praga.

    CASTILLO DE PRAGA

    Construido en el siglo IX y formado por diferentes palacios y edificios conectados por pintorescas callejuelas, el de Praga está considerado el castillo más grande del mundo. A través de su página web podremos caminar por sus numerosos patios, entrar en la preciosa catedral gótica de San Vito, donde se custodian las Joyas de la Corona, ver que esconden los vericuetos empedrados de la ciudad vieja, entrar a la casa del adivino de la fortuna y asomarnos a las terrazas de los jardines.

    Vista aérea del palacio de Buckingham, Londres.

    PALACIO DE BUCKINGHAM, LONDRES

    Como sabes, Buckingham es la residencia oficial de los monarcas británicos. Lo lleva siendo desde que la reina Victoria lo decidió así en 1837. Tiene 775 habitaciones, incluidos 19 salones, 52 dormitorios, 188 habitaciones para el personal, 92 oficinas y 78 baños; y, como buena casa privada, la mayoría de sus dependencias no están abiertas a miradas indiscretas. Tampoco en esta visita virtual que se ciñe a las salas de estado que abren al público cada verano.

    En esta ocasión, además de parte de la Royal Collection, una de las colecciones de arte y objetos decorativos más importantes del mundo, podremos ver la exposición que tuvo lugar durante la Semana de la Moda de Londres de 2018 y en la que se reunían las creaciones más notorias de diseñadores de los 53 países de la Commonwealth. Desde Bibi Russell (Bangladesh) o Rizwan Beyg (Pakistán) hasta Theodore Elyett (Bahamas), Catherine Rocheford (Barbados), Charles & Ron (Malta) y, por supuesto, Burberry y Stella McCartney (Gran Bretaña).

    Exterior del castillo de Hambach, Alemania.

    CASTILLO DE HAMBACH, ALEMANIA

    Nos vamos ahora al Alto Rin, a la ruta del vino del Palatinado, donde aupado sobre un cerro en el bosque se encuentra este antiquísimo castillo fortificado, importante parada y fonda en las antiguas rutas de peregrinación hacia Santiago de Compostela y considerado el lugar de nacimiento de la Alemania moderna. Y es que aquí es donde ondeó por primera vez en la historia, en mayo de 1832, la bandera negro, rojo y oro. Escenario de un activo calendario de actividades culturales y eventos, la visita de Google Arts & Culture se completa con varias exposiciones online e interesantes vídeos.

    PALACIO REAL DE CASERTA, CAMPANIA (ITALIA)

    Presume de ser el palacio real más grande del mundo –¡tiene 1.200 habitaciones y 143 ventanas solo en la fachada principal!– y de reunir en un mismo enclave historia, vanguardia, naturaleza, urbanismo, arte contemporáneo y muchas curiosidades. ¿Sabías, por ejemplo, que su construcción, obra de Luigi Vanvitelli marcó en la historia de la arquitectura el final del Barroco y el comienzo del Neoclasicismo? ¿O que las bases ideológicas del socialismo y de la igualdad de género se escribieron aquí, en el Belvedere de San Lucrecio?

    Este impresionante conjunto monumental, diseñado por Carlos III, entonces rey de Nápoles, para ser el centro de una nueva y ambiciosa ciudad y rivalizar con Versalles y el Palacio Real de Madrid, incluye además una fábrica de seda, pabellones de caza, bellísimos parques y jardines con fuentes, estanques, canales y hasta un acueducto y un bosque, el de San Silvestre. Sí, recorrerlo todo a pie habría sido supuesto una buena paliza, pero en esta visita no te vas a cansar nada

    Fachada del palacio de Catalina, San Petersburgo.

    PALACIO DE CATALAINA, PUSHKIN (SAN PETERSBURGO)

    Aquí, a 25 kilómetros de San Petersburgo, antigua capital del Imperio ruso, veraneaban los zares. Curiosamente, Catalina II la Grande, a quien debe el nombre, fue la que paró las costosísimas y extravagantes obras que había iniciado la zarina Isabel, sucesora de Catalina I, responsable de la construcción original del palacio.

    Rococó a más no poder y con una inconfundible fachada azul, blanca y dorada –se utilizaron más de 100 kilos de oro entre la fachada y las estatuas del tejado–, el palacio fue saqueado por las tropas nazis durante la II Guerra Mundial y reconstruido a tiempo para el tricentenario de San Petersburgo en 2003.

    En esta ocasión, la visita virtual no nos permite acceder al interior del palacio, por lo que no podremos asomarnos a la famosa Cámara de Ámbar, compuesta por un conjunto de paneles, zócalos y muebles formados por miles de astillas de ámbar, pero sí “pasear” por el maravilloso parque. Y contemplar los detalles de la fachada, claro.

    Exterior del palacio Schöbrunn, en Viena.

    PALACIO SCHÖNBRUNN, VIENA

    Ahora nos vamos a colar en los aposentos privados de Sisi Emperatriz (sorprendentemente sencillos). También en el Salón Chino Azul donde abdicó Carlos I en 1918 y en la gran galería en la que se celebraban aquellos banquetes imperiales.

    Construido en el siglo XVII, el palacio Schöbrunn, escenario de los veraneos de los Hasburgo, también quiso parecerse a Versalles, ¡y vaya lo consiguió! Además de los suntuosos interiores de estilo rococó y de su impresionante colección de arte y antigüedades, merece la pena aventurarse por el laberinto que hay en los jardines.

    Entrada al castillo de Edimburgo, Escocia.

    CASTILLO DE EDIMBURGO, ESCOCIA

    Las iniciales MAH, de María Estuardo, reina de Escocia, dan la bienvenida a la entrada de esta fortaleza medieval, erigida en lo alto de Castlehill, el peñón vigía de la ciudad. El castillo, formado por 27 edificios, recibe más de dos millones de visitantes al año, así que te alegrarás de poder acercarte hasta aquí arriba sin esperar colas –¡y sin tener que subir la empinada colina!–. Sin embargo, te quedarás con ganas de asomarte al interior, pues la visita solo recorre los exteriores. A cambio, aprenderás algún que otro dato interesante, como que la capilla de Santa Catalina es el edificio más antiguo de Escocia, y disfrutarás de las mejores vistas panorámicas que puedes tener desde tu sofá.

    Origen: traveler.es

  • Responder

    Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .