Los tribunales de Reino Unido: los matrimonios de la sharia no son válidos bajo la ley inglesa

por Soeren Kern

El Tribunal de Apelaciones, la segunda corte más alta en Inglaterra y Gales después del Tribunal Supremo, ha dictaminado que el contrato de matrimonio islámico, conocido como nikah en árabe, no es válido según la ley inglesa. En la imagen: Los Tribunales Reales de Justicia de Londres, sede del Tribunale de Apelaciones. (Fuente de la imagen: Anthony M/Wikimedia Commons)

El Tribunal de Apelaciones, la segunda corte más alta en Inglaterra y Gales, ha dictaminado que el contrato de matrimonio islámico, conocido como nikah en árabe, no es válido según la ley inglesa.

Este histórico fallo tiene implicaciones de largo alcance. Por un lado, la decisión asesta un golpe a los esfuerzos por consagrar este aspecto de la ley de la sharia en el sistema jurídico británico. Por el otro, deja potencialmente a miles de musulmanas en Gran Bretaña sin recurso legal en caso de divorcio.

El caso afecta a una pareja separada, Nasrín Ajter y Mohamed Shabaz Jan, ambos de ascendencia paquistaní, que participaron en una ceremonia oficiada por un imán ante 150 invitados en un restaurante en Londres en diciembre de 1988.

En noviembre de 2016, Ajter, abogada de 48 años, solicitó el divorcio, supuestamente porque Jan quería tener una segunda esposa. Jan, promotor inmobiliario de 48 años, intentó bloquear la solicitud de divorcio de Ajter basándose en que no estaban casados legalmente según la ley inglesa. Jan dijo que estaban casados “sólo según la ley de la sharia”, y presentó una demanda para impedir que Ajter le reclamara dinero o propiedades como podría hacerlo una esposa casada legalmente.

Ajter dijo que la pareja, que tenía cuatro hijos, tenía la intención de celebrar, después de la nikah, una ceremonia civil que cumpliera la ley inglesa. Pero nunca tuvo lugar ninguna ceremonia civil porque, según Ajter, Jan se negó.

El 31 de julio de 2018, la División de Familia del Tribunal Supremo, con sede en Londres, dictaminó que la nikah quedaba cubierta por la Ley de Causas Matrimoniales de 1973, que establece tres categorías de matrimonio: válido, nulo y no matrimonio. Los matrimonios válidos pueden terminar por un decreto de divorcio; los nulos, por un decreto de nulidad; y los no matrimonios no se pueden terminar legalmente porque, legalmente, el matrimonio nunca existió.

El Tribunal Supremo determinó que el matrimonio Ajter-Jan era un “matrimonio nulo” porque se había “celebrado sin tener en cuenta ciertos requisitos para la formación de un matrimonio”. Dictaminó que Ajter tenía derecho, por lo tanto, a un “decreto de nulidad del matrimonio”.

El fiscal general, en nombre del Gobierno británico, presentó una apelación sobre la base de que era un error reconocer el matrimonio como “nulo” en vez de como un “no matrimonio”.

El 14 de febrero, el Tribunal de Apelaciones, en Londres, revocó el fallo del Tribunal Supremo y dictaminó que los matrimonios nikah son “no matrimonios” dentro del ámbito de la ley inglesa. En su fallo, el tribunal explicó:

El Tribunal de Apelaciones considera que la ceremonia nikah de diciembre de 1998 no creó un matrimonio nulo porque no fue una ceremonia “cualificada”. Las partes no se estaban casando “de acuerdo con las disposiciones” de la ley inglesa (Parte II de la Ley de Matrimonio de 1949). La ceremonia no se llevó a cabo en un edificio registrado. Además, no se había dado ningún aviso al superintendente del registro, no se había emitido ningún certificado y no había presente ningún agente del registro o persona autorizada en la ceremonia. Además, las partes sabían que la ceremonia no tenía ningún efecto jurídico y que tendrían que celebrar otra ceremonia que sí cumpliera con los requisitos pertinentes para casarse de manera válida. La determinación de si un matrimonio es nulo o no puede, a juicio de la Corte, depender de futuros acontecimientos, como la intención de celebrar otra ceremonia o que haya hijos.

No hay ninguna justificación para tratarlo como si la ceremonia civil, que las partes tenían la intención de celebrar, hubiese tenido lugar, cuando nunca lo hizo. Esto podría resultar en que una parte esté casada, aunque haya cambiado de opinión en mitad del proceso de formalización del matrimonio. Eso sería incompatible con la abolición del derecho a demandar por incumplimiento del acuerdo de casarse según la Sección 1 de la reforma de la ley (Disposiciones diversas) de 1970. Las intenciones de las partes no pueden convertir una ceremonia no cualificada en una que está amparada por la Ley de Matrimonio de 1949.

El Tribunal de Apelaciones añadió: “No es difícil para las partes que quieran estar legalmente casadas alcanzar ese estatus”.

La sentencia, que presumiblemente Ajter apelará en el Tribunal Supremo, ha sido recibida con indignación por los activistas que sostienen que miles de musulmanas de Gran Bretaña no tienen ahora derechos jurídicos en lo que respecta al divorcio.

En un comunicado de prensa, Southall Black Sisters, una organización de defensa de las mujeres del sur de Asia, dijo:

Intentamos informar al Tribunal de Apelaciones de que muchas mujeres de las minorías, en especial las musulmanas, son engañadas o coaccionadas por sus abusivos maridos para celebrar únicamente una boda religiosa, lo que les priva de sus derechos económicos cuando el matrimonio se rompe (…).

El Tribunal consideró que “no es difícil para las partes que quieran estar legalmente casadas alcanzar ese estatus”, pero esto ignora los relatos de muchas mujeres de las minorías, que tienen grandes dificultades para obtener ese estatus en un contexto de maltrato doméstico, dinámicas de familias patriarcales e importantes desequilibrios de poder (…).

El juicio de hoy obligará a las musulmanas y a otras mujeres a recurrir a los “tribunales” de la sharia —que ya han causado un importante perjuicio a las mujeres y las niñas— en busca de remedios porque ahora han sido excluidas del sistema de justicia civil.

En noviembre de 2017, una encuesta realizada para un documental de Channel 4, The Truth About Muslim Marriage (La verdad sobre el matrimonio musulmán), reveló que casi todas las musulmanas casadas de Gran Bretaña tuvieron una nikah, pero más del 60% no había pasado por una ceremonia civil, lo que habría hecho legal el matrimonio según la ley británica.

Sigue…

Origen: gatestoninstitute.org

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .