100 años de la radio argentina: La Colifata y las historias de la terraza

Según la Organización Panamericana de la Salud en 1995, fue la primera emisora del mundo en transmitir desde un neuropsiquiátrico

Por Alfredo Mariano Olivera

LT22 Radio La Colifata nació el 3 de agosto de 1991.

LT22 Radio La Colifata nació el 3 de agosto de 1991.

LT22 Radio La Colifata nació el 3 de agosto de 1991. Fue la primera radio del mundo en transmitir desde un neuropsiquiátrico, según reconoció la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 1995. Fue en los jardines del Hospital J T. Borda, con un grabador de periodista que circulaba entre los presentes. Su primera modalidad de difusión fue a través de la retransmisión de micro programas de una duración 2 minutos en radios FM y AM. Entre las primeras: SOS de San Andrés (la primera); Rock & Pop, con Lalo Mir; FM La Boca; FM La Tribu; Radio del Plata, con Nelson Castro, Edgardo Esteban, Liliana Manna y los Pablos, Schnaider y De León; Radio Mitre, con Pedro Saborido y Omar Quiroga; La Red, junto a Adrian Noriega; la UPB, con Guillermo Saldomando; y la CX44 radio Panamericana de Montevideo, Uruguay, entre otras.

Un año más tarde, obtuvimos el primer Transmisor FM construido manualmente por el Señor Américo, oyente de La Colifata y director de la FM Barrial de San Miguel. Parecía de esos aparatos de comunicación usados en la segunda Guerra Mundial, de los que se ven en las películas. El equipo, de fabricación casera, transmitía con potencia de 1 watt y su alcance no superaba los 200 metros a la redonda. Su antena “paragüita” era colocada -en cada emisión- arriba de un árbol para captar señal.

Hasta que, gracias a la ayuda de Páez, un interno del tercer piso y, por pedido insistente mío y de otro paciente, decidió él finalmente abrir la puerta de la terraza del pabellón 25A para que instalemos y desinstalemos la antena cada sábado de transmisión. Este señor, el recordado Páez -de larga data en el Hospital- poseía la llave de la azotea y se ocupaba de tareas básicas de mantenimiento y cuidado los fines de semana. Silencioso él, cada vez lo encontrábamos listo y muy tranquilo para realizar el acto. Abría y cerraba discretamente de modo tal que pasara inadvertida nuestra acción. En ese entonces yo tenía 24 años.

Fue gracias a su complicidad que el alcance de la radio logró extenderse a cientos de metros. A partir de allí, varios de sus integrantes asumieron roles fundamentales. Por ejemplo, Mario “Galletita” fue nombrado responsable oficial de testear el alcance de las ondas colifatas, mientras León Salvador Gaviota, locutor y musicalizador de esa época, junto a Miguel Angel Boezzio, ex combatiente de Malvinas, le decían: “Mario, Mario, ¿me escuchás?”. Y Mario, quien portaba una de las radios FM donada por oyentes y sintonizada en nuestra frecuencia, levantaba la mano afirmando. Su tarea contemplaba también la función de avisar, ahora moviendo sus dos brazos, cuando el sonido comenzaba a perderse o mezclarse.

Esta anécdota no sólo cuenta la historia de estos otros locos de la azotea, sino que muestra cabalmente como la participación de los oyentes resulta constitutiva de la experiencia y puede incidir en procesos de humanización y recuperación de personas que de otra manera quedan reducidas a la categoría de despojo.

Si Américo no hubiera donado ese equipo de transmisión, Mario hubiera, tal vez, continuado pidiendo galletitas y su apodo se hubiera cristalizado cual mote que captura. Así fue como, si bien no dejó de pedirlas, pasó a ser el testeador oficial del alcance de La Colifata, tarea considerada esencial y valorizada por todos.

Fue la primera radio del mundo en transmitir desde un neuropsiquiátrico, según reconoció la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 1995.

Fue la primera radio del mundo en transmitir desde un neuropsiquiátrico, según reconoció la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 1995.

Hoy, casi 30 años después, La Colifata transmite en el 100.3 FM, con potencia de 10.000 watts, y logró su licencia definitiva otorgada por el ENACOM. Con nuestro equipo hemos asistido con cursos de formación el nacimiento de experiencias en Francia, Italia, España, Colombia, Chile, México y Argentina, como la FM Desate del Hospital Moyano. Hemos organizado el primer Encuentro Mundial de radios « curativas » en Buenos Aires en 2007 y lo hacemos cada dos años en Moscú. Cientos de pacientes lograron torcer y burlar destinos grises y hoy realizan sus vidas con proyectos y en comunidad, afectados siempre por el fantasma de la pobreza. Hoy La Colifata ya no solo transmite desde el hospital, sino que sumó su nuevo estudio profesional « externado » en el barrio de Villa Ortúzar. Desde allí, se realizan programas “mixtos”, que son resultado del encuentro entre personas de la comunidad que portan proyectos radiofónicos y personas que han vivido experiencias psiquiátricas. Es una radio de confluencia, el río se mezcla con el mar y las ondas evaporan el éter en aire nuevo. Estas producciones se emiten en directo durante la semana y la FM Colifata 100.3 está abierta a la participación de todo aquel que quiera realizar un programa de radio en una emisora de verdad que, aún en pandemia y a propósito de esto, logramos llevar nuestro modelo a Francia y sostener el trabajo de un servicio público de salud Mental (Centre d’Accueil Thérapeutique à Temps Partiel de Asnières sur Seine), creando el CATTP radiofónico a distancia y sosteniendo todas las actividades en vivo y transmitidas en directo por la plataforma Colifata Francia, lugar donde resido desde 2012.

La Colifata fue la primera radio -y experiencia- en pensar los medios de comunicación como potenciales productores de espacios en salud. Es un dispositivo terapéutico y social que aborda los medios de comunicación para generar espacios de encuentro y desde allí acompañar procesos clínicos en los pacientes y desestigmatizantes en la comunidad.

En estos días regresan los sonidos, se presentan las imágenes, la de cientos de protagonistas y oyentes creadores de La Colifata. Entonces pienso: la radio es eso, la comunidad que, de un lado del micrófono o del otro lado del parlante, rompe muros para tender puentes.

¡Feliz cumple querida radio!

* El autor es psicólogo y fundador de Radio La Colifata

Origen: Infobae

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .