El millonario negocio de la reventa de zapatillas usadas

Hasta 435.000 dólares pueden llegar a pagar por un par de sneakers exclusivas usadas en un mercado de segunda mano que no deja de crecer

El negocio de las sneakers no deja de crecer en todo el mundo

El negocio de las sneakers no deja de crecer en todo el mundo – © Instagram @stockx
Por María AguirreMaría AguirreColaboradorNo hace falta que nosotros te contemos lo que ya puedes ver con tus propios ojos: las tiendas especializadas en calzado deportivo se han multiplicado en los últimos años. Las firmas de lujo lo saben, captaron, como no podía ser de otro modo el auge de la cultura urbana, y por eso en este tiempo se han ido sumando marcas de primer nivel que apuestan por las sneakers. Quizá no hayas reparado en ello, pero ya no es tan extraño ver a tu futbolista favorito, por ejemplo, lucir unas deportivas Balenciaga en vez de unas Nike.

Para completar la ecuación a esto hay que sumar las posibilidades que ha ofrecido al comercio internet, una herramienta magnífica para tejer redes amplias, algo que ha resultado clave para el mercado de segunda mano. La conjunción de estos tres factores es la que explica que hace cosa de un lustro asomara un nuevo mercado secundario de deportivas reutilizadas que ahora está tomando una importancia sobresaliente, especialmente en Estados Unidos.Un auténtico mercado de valores

Lo que empezó como una serie de empresas intermediarias que vendían zapatillas de particulares, se ha convertido a la velocidad de la luz en todo un nicho hiperprofesionalizado. La prueba es que se ha convertido, al menos una parte de él, en un auténtico mercado de valores, con agentes que operan con la compra venta de zapatillas deportivas como si fueran acciones de bolsa -tomando como referencia la fuente especializada StockX-. No es de extrañar, atendiendo tanto al volumen actual como a las perspectivas de futuro que tiene, que hayan invertido con fuerza en él potencias del sector textil como Foot Locker, que ha invertido 100 millones de dólares en la app especializada en reventa GOAT, o Farfecht, que adquirió una de las empresas de compra venta de deportivas de segunda mano del mundo, Stadium Goods.

Precisamente, su CEO, John McPheters, es uno de los dos testimonios expertos que nos va a ayudar a conocer más acerca de este negocio millonario en las próximas líneas. “El hilo conductor que une a todos los compradores, los vendedores y nuestro personal es una apreciación por el diseño y la cultura detrás de las zapatillas y el valor inherente que existe dentro de ese ecosistem”, explica el máximo responsable de la compañía justo después de aclarar que Stadium Goods tiene la particularidad de ser un negocio de segunda mano pero de deportivas que no hayan sido utilizadas nunca antes.

Sophie Hersan, cofundadora y directora creativa de Vestiaire Collective, otra de las voces expertas consultadas, prefiere ir al grano a la hora de explicar las claves del enorme crecimiento del sector en tan solo un lustro: aceptación y asimilación de la cultura urbana por parte de las firmas de lujo y el impacto de las celebrities. “Actualmente, las zapatillas de deporte han invadido la calle. Especialmente, en los últimos 5 años con el auge de la moda urbana, donde las casas de lujo tomaron el mercado como se vio con la llegada de Virgil Abloh a Louis Vuitton y Demna Gvasalia en Balenciaga”, comienza argumentando Hersan, que cita como gran punto de inflexión el lanzamiento en 2017 de las Balenciaga Triple S, “un acelerador del auge de este fenómeno” en opinión de la máxima responsable creativa del comercio multimarca de lujo.

La exclusividad manda

Seguramente tengas curiosidad por saber qué tipo de zapatillas son las más demandadas y cómo es el perfil medio del usuario de este tipo de comercios online. Sobre lo primero, Sophie Hersan explica lo siguiente: “Nuestros clientes buscan 2 tipos de zapatillas de deporte, las de lujo por un precio más accesible -alrededor de un 40% menos en segunda mano, también porque todavía puedes encontrarlas en el mercado de primera mano-, y las zapatillas de deporte populares y de edición limitada”, Acerca del perfil de clientes, John McPheters habla de de un público muy variado: “Contamos con conocedores de zapatillas que compran con nosotros porque saben que nuestros productos son auténticos y aprecian nuestro nivel de servicio al cliente. Y luego tenemos muchas, muchas personas que están haciendo su primera compra de zapatillas premium. Incluso tenemos abuelas comprando para sus nietos”. Como se aprecia en las palabras del CEO de Stadium Goods, tener un target más amplio y variado se antoja difícil, lo cual es un motivo para el optimismo del sector de las deportivas de lujo de segunda mano.

No creas, eso sí, que todas las zapatillas tienen precios prohibitivos. Para que una deportiva aumente su valor, se tiene que dar una confluencia de factores de distinta naturaleza que inciden en el precioo. Lo explica muy bien, de forma gráfica y concisa, la directora creativa de Vestiaire Collective: “Para las zapatillas de deporte es lo mismo que los bolsos de mano, realmente depende de la exageración, la producción y la historia detrás de la deportiva. Hemos visto que las zapatillas de deporte que se han creado para un evento específico, conservan su precio de reventa con el tiempo y, por lo tanto, son grandes inversiones. La manera perfecta para que un par de zapatillas vea su aumento de precio de reventa es tener una producción muy limitada mezclada con un evento”.

Si a esto se añade el hecho de que algún icono mediático las lleve a menudo o en un día señalado, ese modelo en cuestión dispararía su precio. ¿Hasta cuánto? El récord alcanzado por un para de segunda mano en Vestiaire Collectiva, según Hersan, son los 6 250 euros que se pagaron por un par de Adidas x Chanel x Pharrell Williams. Esta cifra, siendo muy elevada para la media del mercado, es inferior a la barbaridad que pagó un coleccionista canadiense por un par de deportivas en Stadium Goods. “El año pasado colaboramos con Shoteby’s en una subasta donde vendimos 100 pares de nuestras sneakers a un coleccionista de arte y coches de Canadá por 1.25 millones de dólares, incluido un par por el que pagó 435.000 dólares“, confiesa John McPheters.

El hecho de que haya tanto variedad de diseños, cada uno con sus circunstancias y la fiebre por ellas extendida entre un espectro de la población cada vez mayor, hace que el cielo sea el límite para el negocio de las zapatillas deportivas de lujo de segunda mano, que ha llegado para quedarse y hacer ruido durante mucho tiempo.

Origen: abc.es

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .