South Park: su secreto para burlar la censura durante 23 años

El humor excesivo e irreverente de South Park ha generado muchas polémicas, pero estas no han impedido que Comedy Central haya renovado la serie hasta la temporada 26

South Park es una famosa serie de televisión americana que acumula 23 temporadas en emisión desde su debut en agosto de 1997. Creada por Trey Parker y Matt Stone, quienes se autodenominan libertarios, es una serie de animación en stop motion dirigida al público adulto y caracterizada por su humor negro y lenguaje soez.

Sus personajes principales son cuatro chicos del ficticio pueblo de South Park, en Colorado. Stan, Kyle, Cartman y Kenny viven surrealistas aventuras con las que los creadores critican ácidamente la sociedad y cultura americana e internacional.

South Park
Fotograma del vídeo musical “Social Distancing” de South Park, en YouTube

Su humor excesivo e irreverente, plagado de insultos y palabrotas, ha generado muchas polémicas, pero estas no han impedido que Comedy Central haya renovado la serie hasta la temporada 26, que se emitirá en 2022. En un mundo caracterizado por la corrección política, ¿cómo es posible que una serie de estas características se haya mantenido en emisión sin censura?

Podría pensarse que esto se debe a que la serie se mofa tanto de conservadores como de progresistas. Si bien la serie comenzó sus andanzas burlándose especialmente de las religiones, granjeándose las críticas de los más conservadores, a medida que avanzaba ha ido riéndose cada vez más de las posturas progresistas, llegándose a convertir en serie de culto para muchos republicanos.

Aunque otras series similares como The Simpsons o Family Guy tienen alto contenido político y critican ambos bandos, están claramente inclinadas hacia la crítica a los republicanos. South Park, por el contrario, se ceba en las críticas hacia los progresistas, sobre todo a cuenta de la corrección política, la “cultura woke” y los “social justice warriors”.

En 2001, Andrew Sullivan, ex editor de The New Republic y colaborador de Time, The Atlantic y The Daily Beast, acuñó el término “South Park Republican”, que hace referencia a personas con opiniones de centro-derecha influenciadas por esta serie.

Sus creadores, en cambio, no están de acuerdo con esta asociación e insisten en que su obra es no partidista. Pero lo cierto es que Trey Parker es afiliado al Partido Libertario, y Matt Stone declaró que “I hate conservatives, but I fucking hate liberals” (odio a los conservadores, pero realmente odio a los progresistas).

Con una izquierda entregada a la cultura de la cancelación y con poca tolerancia a la crítica, debe haber alguna otra explicación para la inmunidad a la censura que ha demostrado esta serie, más allá de que también se burle de los conservadores.

El secreto de South Park para eludir la censura

Probablemente esta capacidad de resistencia de South Park se deba a su estilo de producción. A diferencia de la mayoría de series de televisión, que planifican sus temporadas y capítulos con bastante tiempo de antelación, South Park se autoimpone un estricto calendario de producción de apenas una semana por capítulo.

Aunque la animación está generada por computadora, su estilo es muy básico y sencillo, a modo de simples muñecos recortables, a modo de stop motion. Esta simplicidad les permite animar los guiones en muy poco tiempo. Algunos capítulos han sido totalmente re-escritos a falta de 24 horas para su emisión.

Por ejemplo, el episodio de la semana de las elecciones presidenciales de 2016 en las que, contra todo pronóstico, ganó Donald Trump, fue cambiado 24 horas antes de su emisión para reflejar su imprevisible triunfo.

A los ejecutivos de Comedy Central, literalmente no les da tiempo a censurar ningún capítulo. La más mínima injerencia supondría no poder estrenar el episodio en la fecha prevista, y esto provocaría la pérdida de audiencia, reputación e ingresos. Además, este exigente calendario de producción permite a los creadores tratar temas de rabiosa actualidad, antes incluso de que la izquierda mediática pueda convertirlo en un tema tabú de facto.

El ejemplo más claro lo encontramos en el cuarto capítulo de la novena temporada, emitido el 30 de marzo de 2005. El capítulo trató sobre la polémica de la eutanasia en paralelo al desenlace del caso real de Terri Schiavo, quien llevaba 15 años en estado vegetativo. Aunque no había dejado nada por escrito, su marido había tomado la decisión de desconectarla, mientras que los padres de Terri fueron a juicio para mantenerla con vida.

El caso automáticamente se convirtió en un debate internacional sobre la eutanasia, llegando a intervenir el Vaticano y el presidente George W. Bush. En la última semana de esta batalla legal, cuando los tribunales acabaron dándole el visto bueno a la desconexión, y solo 12 horas después de su muerte por inanición, se estrenó el capítulo de South Park en el que Kenny quedaba en estado vegetativo y el pueblo se dividía entre los que apoyaban su eutanasia y quienes no la aprobaban.

La flexibilidad y rapidez en la producción les permitió abordar un tema que, tras la muerte de Terri Schiavo, nadie más se atrevió a abordar. Este capítulo ganó el Premio Emmy del 2005 en la categoría “Mejor Programa Animado (de menos de una hora)”, siendo la primera vez que South Park derrotaba a series como The Simpsons Futurama.

En sus últimas temporadas se han centrado en criticar duramente la corrección política y la justicia social, encarnada en el personaje del nuevo director de la escuela, el absurdo Principal P.C. (Political Correctness). Y actualmente han podido integrar en la serie la cuestión de la crisis del coronavirus antes que nadie, con un episodio especial sobre la pandemia.

Tras 23 años en antena, es una de las pocas producciones en las que el espectador puede reírse con temas como la ideología de género y el feminismo, teoría crítica de la raza, transexualidad y demás fetiches de la izquierda. Parece que por lo menos hasta 2022 podremos disfrutar de esta serie, que se ha convertido en un auténtico bastión de defensa de la libertad de expresión en tiempos caracterizados por la censura.

Origen: elamerican.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.