Cómo evitar el rastreo de usuarios en internet 

Image source: https://pixabay.com/photos/startup-business-people-students-849804/ License: Pixabay License. Free for commercial use. No attribution required

¿No te ha extrañado nunca que no te cobren por muchos de los grandes servicios que consumes a través de la red? Si entrarás en una tienda cualquier y pudieras llevarte todo lo que quisieras sin que nadie te parase en la puerta para rendir cuentas contigo, ¿qué pensarías? Que hay gato encerrado, ¿verdad? Pues algo parecido sucede cuando utilizas plataformas como Google, Facebook o Twitter, aunque en estos casos, al ser compañías que operan por internet, no nos parece tan raro que nos impongan un precio. Pero eso no quiere decir que no lo tengan. Estos gigantes, al fin y al cabo, no son tan diferentes a cualquier tienda que encontremos a pie de calle. La diferencia es la contraprestación que piden a cambio de lo que ofrecen. En vez de dinero, en estos casos, el precio eres tú: tus datos.

Así es, la información que proporcionas al utilizar estos servicios, al acceder a esos servidores, al navegar por esas plataformas, es algo así como el oro de nuestro tiempo. ¿Cómo se explica si no el poder y la influencia que tienen compañías como las mencionadas? Estas empresas lo saben casi todo sobre ti. Y eso es un activo muy valioso. Es una pieza clave para el nuevo modelo de marketing que lleva ya algunos años fraguándose, el People-Based Marketing. Con esos datos que incorporamos, las empresas y agencias que quieren publicitarse tienen acceso a información de primera mano y fiable sobre los comportamientos y los intereses de sus potenciales clientes. Esto les permite segmentar mucho mejor el mercado y dirigir sus anuncios y sus campañas publicitarias de manera mucho más directa, precisa y eficaz.

Dónde estás, qué webs visitas y cuánto tiempo pasas en ellas, en qué estás interesado o por qué tipo de cosas tienes curiosidad, qué servicios consumes, qué productos compras, cuál es tu música favorita, con quién te relacionas… La lista podría seguir casi hasta el infinito. El caso es que a través de varias herramientas (cookies, datos aportados, búsquedas en el buscador, etc.), estas plataformas pueden hacerse una idea bastante ajustada a la realidad de quién eres y en qué momento te encuentras.

Claro que no a todo el mundo le gusta tener a esta versión del Gran Hermano moderno encima todo el día. Pero, ¿podemos realmente hacer algo para sacudirnos esa vigilancia? Hay que ser claros, si utilizamos estos servicios, de una forma o de otra, van a registrar nuestros movimientos y tener acceso a nuestros datos; al fin y al cabo, ese es el precio que estamos pagando por poder tener acceso a ellos.

Sin embargo, sí que hay algunas opciones para mitigar los efectos de ese control y mantener a ese gran ojo omnipresente algo más apartado. Lo primero que podemos hacer es acceder a nuestros historiales de cuenta y navegación y reajustar la configuración de los datos para que el buscador no los almacene o los borre. Además, cada vez tenemos más opciones relacionadas con la gestión del uso de las cookies y más maneras de personalizar su uso. Otras medidas, como el uso de herramientas del estilo de AdBlock, la navegación en modo “incógnito”, el uso de un proxy para ocultar nuestra IP, o la utilización de una VPN, son alternativas que pueden ser más o menos eficaces en este sentido.

Sin embargo, si lo que queremos es atajar el problema de raíz, lo que debemos hacer es exigir mayor privacidad en nuestra navegación. Existen alternativas al respecto diseñadas teniendo en cuenta estos criterios y basadas en estos principios. Algunos ejemplos son el navegador TOR, el buscador Duck Duck Go, redes sociales como Mastodon, otras herramientas de comunicación como Telegram, Viber, Line…, o aplicaciones como Jumbo, (entre muchas otras). Estas plataformas y herramientas nacen para brindarnos la posibilidad de retomar el control de nuestros datos. Si ese es un tema que nos preocupa, hay una solución sencilla: dejar de lado a aquellos que no tienen en cuenta esa faceta y decantarse por los que sí lo hacen.

Origen:  El Diestro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .