Micropigmentación capilar para hombre – Cómo tatuarse pelo

La industria de los productos para frenar la pérdida de pelo masculina sigue creciendo. Investigamos una de las alternativas más populares al injerto capilar.

  • ¿Estás considerando volar a Turquía para hacerte un injerto capilar? Te contamos nuestra experiencia.
  • El champú crecepelo hecho en España que arrasa en Amazon.
  • Si no te convencen ninguna de las dos anteriores, ¿por qué no pruebas a raparte el pelo?

Es una fría mañana en polígono comercial de Accrington (Inglaterra), Joseph Lanzante coloca una regla flexible sobre la cabeza de un hombre calvo y, con un lápiz blanco, marca cuidadosamente donde solía estar la línea del cabello de su cliente. Reino Unido está a dos semanas del confinamiento y lo más parecido a un traje EPI que vemos son las batas desechables que llevan los aprendices. “Tienes que hacer las líneas bien”, advierte, sumergiendo su pistola de tatuar vendada en un bote de tinta negra mientras perfora con esa cierta tensión que se palpa en el ambiente. “Fíjate, el resto es solo rellenar”, le explica frente al espejo.

Durante más de tres años, barberos y esteticistas de todo el país han viajado a la Joseph Lanzante Training School para aprender la técnica de la micropigmentación capilar: el proceso de tatuar pequeños puntos en la cabeza para crear la ilusión de que esa zona tiene pelo. Hoy, tres hombres –uno completamente calvo, otro con alopecia galopante y otro que ha pasado por tres implantes de pelo– se han prestado para convertirse en modelos de carne y hueso durante las clases de este profesor.

La micropigmentación del cuero cabelludo ha ganado fuerza como parte pujante de esa industria que ha nacido con el fin de acabar con la alopecia masculina. Las cifras dan que pensar. Se estima que en 2025 esta nueva área recaude más de 37 millones de euros. Según la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello, una asociación médica sin ánimo de lucro a la que pertenecen más 800 dermatólogos expertos en tricología, el número de hombres que pagan por trasplantes de cabello (el más caro e invasivo de los tratamientos para la calvicie), aumentó un 60% entre 2014 y 2016. También los hay que han acudido a startups de pérdida de cabello como Hims y Keeps, que han eliminado la sensación de frialdad de los suplementos crecepelo gracias a sus campañas de Instagram con frases del tipo: “Ser guapo ya no es solo una cuestión genética”. Al mismo tiempo, las microfibras 3D, que se peinan a lo largo del cabello para crear densidad, siguen ganando popularidad. Y luego está el sorprendente resurgimiento de las pelucas para hombre.

Seguramente estés pensando, ¿por qué ahora? Es la micropigmentación capilar la respuesta definitiva a la calvicie masculina? Y, ¿por qué debemos considerarla como paso previo al implante capilar?

Lanzante: “Deja que te de un consejo: no vayas al psicólogo, ve al barbero. Es más barato”

Lanzante nos guía a través de su estudio de paredes blancas, pasando por sillones de peluquero de cuero negro y retratos cenitales de cueros cabelludos. “El sábado, mis primeros tres clientes se separaron de sus esposas”, continúa. “Uno de ellos había llevado gorra toda su vida. Debería cobrar más”. Como barbero veterano y calvo de larga duración, este hombre de 61 años tiene un amplio conocimiento de cómo la pérdida de cabello puede debilitar la confianza y cuán potencialmente lucrativa es su cura.

Lanzante siempre está al acecho de nuevas oportunidades de negocio. Afirma haber popularizado los salones sin reserva y las barberías en el Reino Unido, cuyo éxito financiero le llevó a amasar una gran fortuna. Cinco años atrás, durante un viaje de investigación a Estados Unidos, descubrió que los peluqueros de Nueva York practicaban la micropigmentación del cuero cabelludo. En ese momento supo que necesitaba aprender esta técnica de tatuaje y exportarla. El problema era que los únicos profesores disponibles eran las esteticistas, cuya experiencia se basaba en el microblading de cejas y delineación de labios para lucir más llenos. No conocían en profundidad las líneas de cabello masculinas ni las técnicas de difuminación. Al detectar una oportunidad única, Lanzante creó su propio curso y servicio de micropigmentación en 2017. “Nadie en el mundo de la barbería (británico) o en Facebook conocía la micropigmentación hasta que lo compartí”, dice.

Cómo es el proceso de micropigmentación capilar

Un procedimiento completo del cuero cabelludo se desarrolla así: el esteticista mezcla tinta negra y agua para crear uno de los 32 tonos de folículos, escogiendo el que más se adapta al cliente. Luego se traza la línea del pelo (“Si lo haces mal, la has piciado”, dice Lanzante) y se tatúan líneas de puntos con la tinta y una aguja ultradelgada, para dar la apariencia de folículos recién afeitados. Durante las sesiones de dos a tres horas continuadas, se va añadiendo densidad y soluciona cualquier problema. En total, el precio es de 3,000 libras (unos 3.400 euros) y debería durar alrededor de dos años antes de que comience a desvanecerse. El procedimiento es particularmente popular entre las personas con cicatrices visibles, así como entre las que sufren de alopecia y las que se someten a quimioterapia. Lanzante nos habla de un cliente reciente con cáncer que rompió a llorar después de ver los resultados.

joseph lanzante
JOSEPH LANZANTE

Al cabo de una hora, nos damos cuenta de que Lanzante se ha metido él mismo bajo la aguja. “Mi esposa no quería que me lo hiciera”, dice, mientras mide la frente de otro cliente. “Pero le dije: ‘Tengo que hacerlo si lo voy a vender’. Después admitió que era la mejor decisión que había tomado en mi vida. Cambió el aspecto de mi rostro por completo”. Se ríe y le da una palmada en el hombro a su cliente. Colin *, un hombre corpulento de 62 años, tiene una media luna tenue de cabello rizado que se va desvaneciendo a medida que escala su cabeza. “Incluso podrías pillar cacho”.

La pérdida de cabello entre los jóvenes está siendo considerada como “epidémica”

Colin se ríe tímidamente y se mueve inquieto en su silla. “Mi esposa está preocupada, pero lo he considerado largo y distendido”, dice. Es bueno que lo haya hecho, ya que Joseph no pierde el tiempo en raparle el pelo restante de la cabeza a Colin y ponerse a trabajar, inyectando rítmicamente puntos de tinta en las capas poco profundas de su cuero cabelludo. ¿Duele? No mucho, pero es incómodo; un poco como llevar un jersey barato. ¿Saben sus amigos que está recibiendo el tratamiento? No, pero se enterarán más tarde cuando él llegue para su cena de curry semanal. Había considerado otros métodos, pero optó por la micropigmentación después de que su hermano se sometiera al mismo procedimiento. “He visto a algunas personas a las que se les han realizado trasplantes de cabello y no queda muy bien. Es un pelo demasiado delgado “.

Si bien Colin tomó la ruta menos invasiva, un creciente número de hombres está gastando hasta 34,000 euros en injertos de cabello quirúrgicos en un intento de combatir la calvicie, sin garantía de éxito a corto o largo plazo. Un estudio del año pasado sugería que los hombres están perdiendo el cabello a un ritmo más rápido que nunca (la emisora ​​estatal china CGTN describió la pérdida de cabello entre los jóvenes como una “epidemia”), mientras que el interés por los trasplantes ha crecido junto con los avances en las técnicas quirúrgicas.

El respaldo de celebridades como Wayne Rooney ha normalizado lo que era un tratamiento marginal: en septiembre de 2020, el Manchester City anunció una asociación con la Clínica HWT de Estambul como el partner oficial del club en “clínica capilar”, pero pocas personas que buscan tratamiento cobran el salario del futbolista. Inevitablemente, esto ha dado pie a un mercado de alternativas más baratas y, en ocasiones peligrosas mayormente en Turquía, donde su estatus de líderes en la industria a favorecido un aumento de practicantes de injertos no regulados. Lanzante dice que a menudo le toca la tarea de disimular las cicatrices posteriores. Las palabras “tatuaje en la cabeza” y “sensato” rara vez aparecen en la misma oración, pero en una industria acosada por malas prácticas y falsas promesas, la micropigmentación podría ser una de las opciones menos extremas.

joseph lanzante
JOSEPH LANZANTE

Pero, ¿por qué hemos de considerarlo como una opción en primer lugar? La American Hair Loss Association describe la calvicie como una “enfermedad devastadora del espíritu” que afecta ” a casi todos los aspectos de la vida”. El fundador de la organización, Spencer Kobren, quien además presenta el programa de radio The Bald Truth, cree que la pérdida de cabello masculina es el último bastión de la cultura políticamente incorrecta. “Por alguna razón, la gente todavía puede burlarse de los chicos que se enfrentan a la pérdida de pelo”, nos dice. “Aproximadamente, dos tercios de los hombres la padecen a la edad de 35 años. Es una edad que nos hace extremadamente vulnerables a todos los timos y malas prácticas que tienen lugar en esta industria”.

A lo largo del 2020, su programa de radio fue colapsado por llamadas de hombres que se quejaban de sus trasplantes de cabello fallidos, realizados por practicantes sin licencia en Turquía e India. “Siempre han existido los casos fallidos de la industria del trasplante de cabello, pero ahora está alcanzando proporciones que nunca había visto en mis 22 años de experiencia”, dice. “Cada vez más jóvenes quedan desfigurados por una mala cirugía y, lamentablemente, en muchos casos sus vidas pueden quedar arruinadas”. Quizás no sea coincidencia que los profesionales del mercado negro apunten al Reino Unido; el año pasado, una encuesta a 10,000 hombres británicos concluyó que la mayoría preferiría tener un pene pequeño que perder el cabello. Otros estudios han descubierto fuertes vínculos entre la caída del cabello y la depresión, así como el consumo problemático de drogas y el bajo deseo sexual.

Irónicamente, el estrés que genera la posibilidad de quedarse calvo es en parte responsable de la pérdida de pelo entre los millennials.

Respecto a esto, Kobren cree que el auge de las redes sociales desempeña un papel importante. En parte se debe a que estamos comparándonos constantemente con otras personas, pero también a los infinitos anuncios programados para aparecer en los perfiles de hombres jóvenes. “Mi mantra es que el aceptarlo es la mejor cura para la caída del cabello”, dice. “Desafortunadamente, la mayor parte de hombres con los que trato no están equipados para afrontar la caída del cabello. La gente dice que los hombres no deberían preocuparse por eso, pero esa no es la realidad “.

Según Kobren, quien es un gran defensor de los postizos, no la industria del trasplante de pelo está afectada por las malas prácticas. “Quizás no guste mucho lo que voy a decir, pero la mayoría del trabajo de micropigmentación del cuero cabelludo que vemos aquí en Los Ángeles es realmente malo”, dice. “Es una técnica extendida en los Estados Unidos. Hoy en día puedes pasar por casi cualquier peluquería y seguramente cuenten con este servicio, mientras que los clientes salen con un tatuaje bastante cutre”. Kobren cree que la “tricopigmentación”, una variación del procedimiento que utiliza tintas menos duraderas, es una mejor opción, pero tiene serias dudas sobre la técnica en su conjunto. “¿Puede quedar natural? Sí. ¿Se puede hacer correctamente? Sí. Si alguien está bien informado, puede tener una experiencia decentemente buena, pero no es lo normal”.

This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Origen: esquire.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: