Miami es diversa, pero es exitosa por la competencia 

Miami no ha sido exitosa por la diversidad en sí. Miami es exitosa por la competencia y por negarse al estancamiento.

Fue publicado en el Miami Herald un artículo que rechaza la migración de compañías de Silicon Valley a Miami. El texto, resentido y con desconocimiento sobre lo que en verdad son los inmigrantes, filtra una histeria sobre lo que puede significar la migración de grandes compañías a una región cuyos líderes no son crony capitalists, ni tibios demócratas.

miami, florida, desantis, emprendimiento,
La mayoría de los hispanos son competitivos y emprendedores, realidad que dista mucho de la categoría de “desvalido” que los autores del Herald usan. (Flickr)

“Miami no quiere ser Silicon Valley”… ¿seguro?

El artículo busca hacer ver que la mayoría de habitantes de Miami no quiere que este fenómeno siga ocurriendo. Para intentar legitimarse, se sirve de una página llamada “We are Miami Tech” que tiene como objetivo construir “una comunidad equitativa, colaborativa, inclusiva y próspera para los creadores, tecnólogos y defensores de la 305”. Sin embargo, la iniciativa solo tiene 406 simpatizantes, de 470,914 habitantes en Miami-Dade y en el área metropolitana 6,353,584.

La realidad es que la cifra 406 no parece una mayoría por ningún lado. Entonces, ni esa cifra ni la iniciativa como tal hablan por los ciudadanos.

Estos afirman que aspiran “a ser un ecosistema diseñado y encarnado por la inclusión, el acceso, la equidad racial, la diversidad, la movilidad económica ascendente y la conectividad perfecta”. En ese sentido, dicen que buscan “garantizar que personas negras, indígenas, otras personas de color y LGBTQ + estén plenamente representadas en todas las medidas de oportunidad”.

Con esto, ya entendemos que su “igualdad”, en realidad, no se trata de la competencia sino de una agenda bastante distinta.

miami, emprendimiento, desantis, florida
Miami es una ciudad de emprendimiento, cuya mayoría hispana ha creado una tradición competitiva (Flickr)

La diversidad no crea vanguardias empresariales

“Creemos que Miami puede ser un centro de innovación global conocido no por su tamaño, sino por su impacto y por la calidad que Miami siempre ha representado: diversidad”, se lee en la columna del Herald. Aunque, en realidad, la condición natural de un individuo o de un grupo no lo predispone al éxito o al fracaso. Es la competencia lo que determina el éxito de una iniciativa.

“Miami es una ciudad de inmigrantes. Sabemos lo que es tener la espalda contra la pared, ser los desvalidos, pero aún tener la certeza de que perseveraremos en nuestros esfuerzos”.

¿Cuándo el inmigrante es un desvalido? La mayoría poblacional de la Greater Miami es hispana, con un 70 % y apoyándonos en las cifras que Forbes reveló en 2019, “desvalidos” es un término bastante dramático.

“El sur de Florida”, señala la revista, “ocupó el primer lugar en actividad de startups en los Estados Unidos en 2017, según el índice Kauffman”. “En la escala de inicio de software, es probable que sea más pequeño: en 2018, Miami ocupó el puesto 11 en términos de dólares de inversión, $ 1.4 mil millones”, de acuerdo con un reporte de la eMerge Americas y Florida International University. Además, “Un estudio realizado por el Martin Prosperity Institute en 2016 la ubicó en el puesto 15 en términos de dólares de capital de riesgo”. Ahora bien, ¿fue la diversidad en sí la que logró esto?

Pues, la diversidad no es automáticamente positiva o negativa. Además, la diversidad en el caso de Miami, no es tan diversa como la pintan. Los hispanos, que constituyen la comunidad inmigrante más grande comparten una idiosincrasia común basada en el trabajo, en el emprendimiento y valores conservadores como la fe y la familia.

Lo que contrasta radicalmente con lo que el artículo del Herald propone. Lamondin y Cassel, autores de las líneas, afirman que “las políticas fiscales y la calidad de vida no deberían ser la razón principal por la que los inversores acuden aquí” ¿Entonces qué debería ser? ¿No debería existir un primer incentivo para que estas compañías se establezcan y así volverse “Miami-based”? ¿Acaso deberían volverse hispanos? ¿Cambiar su genética? ¿Hablar español con acento cubano?

La migración de las empresas a un estado que combate a las Big Tech protegerá de abusos corporativos a los emprendedores (Flickr).

¿Cuál es el criterio que determina qué incentivo es bueno o malo para el desarrollo empresarial de un lugar? Esto no lo dejan claro los autores.

Ambos olvidan que Miami, ultra-diversa como la pintan, está compuesta por inmigrantes que abandonaron inicialmente sus países porque en Miami (y USA en general) existe una calidad de vida increíble, comparada con Cuba, Colombia, Puerto Rico, Nicaragua y Venezuela ¡Es una contradicción!

“Ahora, más que nunca, necesitamos una visión clara de nuestros líderes que beneficie a todo Miami”, dice el artículo. Desde aquí nos preguntamos: ¿cómo la migración empresarial y el desarrollo industrial no beneficiaría a Miami? Ello significa mayor oferta de empleos y mayor competencia. No obstante, los autores evitan argumentar y siguen: esto “comienza con nuestros líderes pasando más tiempo en nuestro propio patio trasero, involucrando a las empresas y fundadores que ya están aquí y siempre lo estarán”.

En realidad, la duración de una empresa no la deben asegurar artículos, intenciones o la acción gubernamental directa, sino su primacía en la competencia ¿El temor es por las Big Tech? El gobernador DeSantis está haciendo su trabajo al respecto, y el alcalde Suárez debería estar en esa misma línea; si no lo está, entonces queda del ciudadano presionar para cambiar el panorama.

Al hispano no le gusta quedarse callado cuando la injusticia es ley; eso lo sabemos. Pero tampoco le gusta quedarse quieto, y le encanta emprender. Entonces, ¿cuál es el miedo? Miami no ha sido exitosa por la diversidad en sí. Miami es exitosa por la competencia y por negarse al estancamiento ¿Por qué cambiar la fórmula o temerle a la competencia? ¿No dice el himno de Florida: “Siempre protegiendo a los tuyos, pero dando la bienvenida”?

Origen:  El American

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .