Twitch: riesgos y particularidades del streaming en vivo

Guia para padresTwitch: riesgos y particularidades del streaming en vivo | ACIS

Con los grandes avances tecnológicos de las últimas décadas, la industria del
entretenimiento se ha visto ampliamente beneficiada. Bajo la idea de ofrecer
experiencias cada vez más reales para los usuarios, las nuevas tendencias digitales
invitan a las audiencias a dar vuelo a la creatividad y generar su propio contenido.
¿El objetivo? Llegar a públicos cada vez más grandes y crear comunidades que
compartan una misma pasión en línea. Las plataformas que lo permiten, cada vez
son más. En este nuevo artículo de Digipadres, hablaremos acerca de Twitch, el sitio
que tanto se ha popularizado durante estos meses dentro de casa.

¿Qué es Twitch?

Twitch es una plataforma de streaming de video
en vivo. En otras palabras, permite que los usuarios vean o transmitan el desarrollo de alguna actividad mientras interactúan con otros usuarios
en tiempo real. Fundada en 2011 y adquirida por
Amazon en 2014, Twitch ha alcanzado sorprendentes números de visitas durante los primeros
meses de 2020: únicamente entre enero y julio,
se ha contabilizado un total de 639 billones de
minutos de visualización, de acuerdo con el sitio
TwitchTracker. Además, tiene un promedio que
supera los 2 millones de espectadores diarios
y hay más de 6 millones de streamers (quienes
transmiten) por mes.
Además de ser un sitio al que puede ingresarse desde cualquier computadora, Twitch tiene aplicaciones para iOS y Android, y permite el acceso desde
consolas como Xbox y PlayStation. Se trata de un
servicio gratuito (con publicidad) que no requiere
de una suscripción para ingresar, y una vez dentro
ofrece la posibilidad de interactuar, transmitir o
simplemente ver lo que otro/as transmiten. Ocho
son las categorías de contenido disponibles: música; talk shows y podcasts; deportes; aire libre y
viajes; comida y bebida; charlando; eventos especiales; y sin duda la más popular de todas, juegos.
El streaming de videojuegos domina la plataforma con un aproximado de 15.000 transmisiones
semanales hacia mediados de abril de 2020.

Twitch: riesgos y particularidades del streaming en vivo

Seguridad y aspectos a tener
en cuenta
En caso de querer hacerlo, 13 años es la edad mínima requerida para crear una cuenta en el sitio
(con supervisión de adultos recomendada hasta
las 18), lo que puede alterarse con solo ingresar
una fecha de nacimiento falsa. Aún así, como
hemos mencionado, no es necesario crear una
cuenta para acceder al contenido, pero hacerlo le
permitirá al usuario realizar sus propias transmisiones y recibir alertas cuando algún streamer de
su interés haya iniciado su transmisión. A pesar
de las condiciones establecidas, en julio de 2020
la revista estadounidense Wired publicó una investigación que demuestra que muchos de los
streamers de la plataforma no alcanzaban siquiera los 13 años de edad.
Cada una de las transmisiones de Twitch
incluye la función de
chat, que, si bien puede ocultarse, no es
posible eliminarla. En
ocasiones este espacio solo está habilitado a ciertos usuarios,
como los seguidores
o suscriptores del streamer, pero aun así es posible
ver lo que otros publican. Existe además la opción
de que un usuario se contacte de forma directa
con otro mediante mensajes directos, conocidos
como Whispers. Cabe mencionar que la plataforma ofrece la opción de limitar quién puede contactarnos, configurable desde el menú de Ajustes, y
permite bloquear o denunciar usuarios directamente desde el chat.
De acuerdo con la mencionada investigación de
Wired, varios de los/as niño/as menores de 13 años
que realizaban transmisiones recibían por estos
medios mensajes inapropiados de participantes anónimos, en ocasiones solicitando datos de
contacto como el número de WhatsApp o perfil de
redes sociales. Estar atentos al uso que los niño/as
hacen del sitio, y de Internet en general, será crucial para evitar que experimenten situaciones incómodas en línea, como puede ocurrir si se encuentran ante una hecho de ciberbullying o intentos de
grooming o sexting.
Por otro lado, es importante saber que, si bien el
acceso al servicio es gratuito, Twitch incluye gastos dentro de la plataforma. ¿Cómo? Puede ser a
través de la compra de Bits, la moneda de Twitch,
que los usuarios pueden adquirir para apoyar a
sus streamers favoritos; por medio de donaciones
a dichos streamers; o mediante suscripciones pagas para acceder a contenido exclusivo. Una vez
más, conocer el uso que los niño/as hacen de la
plataforma será clave para evitar estafas, en ocasiones incitadas por otros usuarios a través del
chat, o gastos indeseados, a veces promovidos
incluso por los propios streamers, aprovechando
el fanatismo que despiertan.
Quizá ya te hayas preguntado si existe en Twitch
una configuración específica de control parental, y la respuesta es no. Tampoco es posible
bloquear transmisiones ni limitar el tiempo de
uso desde la plataforma, aunque siempre estará
la posibilidad de hacerlo en forma directa con tus
hijo/as, o aprovechar otras herramientas de control parental, como ESET Parental Control. Llevar
un registro del tiempo que pasan en línea será la
única manera de evitar que un pasatiempo se
convierta en adicción. Por ello, también es importante mantenerse alerta ante ciertos indicios,
como reacciones violentas si no se les permite ingresar el sitio; problemas para conciliar el sueño;
bajo rendimiento académico; entre otros.
Si bien la plataforma tiene normas rígidas respecto de, por ejemplo, la publicación de contenido
sexual, no ofrece filtros por edad para los videojuegos, que muchas veces incluyen desnudos o contenido violento. Lo que sí existen son etiquetas,
que pueden actuar como filtro, aunque son los
propios streamers quienes deben agregarlas a su
contenido. Lo mismo ocurre con los mensajes enviados en el chat público; algunos streamers establecen reglas, que aparecen solo como un pequeño cuadro de diálogo al querer escribir un mensaje,
pero no evita que el usuario escriba lo que desee.
También son ellos quienes tienen la posibilidad de
determinar que un contenido es únicamente para
adultos, aunque basta con seleccionar “Ver contenido” para ingresar a la transmisión.
Como madre o padre, es importante mantenerte
actualizada/o acerca de las tendencias del mundo digital, aún más si son tus niños/as quienes se
ven involucrados. Sí, existen formas de mantenerlos protegidos en la plataforma Twitch, pero no
debe perderse de vista la esencia del streaming en
vivo: no hay filtros ni ediciones al contenido que se
transmite en tiempo real, y eso lo vuelve impredecible. También es importante recordar que, más
allá de los videojuegos, hay múltiples transmisiones disponibles en las otras categorías mencionadas que ofrecen material educativo y/o artístico,
para aprender o disfrutar de la música, la cocina,
las artes plásticas y más.
Los riesgos existen, y ser conscientes de ello es el primer paso para mantenerse seguros
en el mundo digital. Desde ESET queremos facilitarte la tarea y acompañarte en el
camino, para que tanto tus niños/as como tú disfruten de la tecnología de forma segura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .