La banalidad del mal y la obediencia ciega

El Monumento de los Zapatos en Budapes, al borde del Danubio. La obra pretende recordar la barbarie que tuvo lugar en la ciudad durante la segunda guerra mundial. Shutterstock

Autor

Presidente IE University, IE University

Con frecuencia, los directivos de las empresas reciben órdenes o indicaciones de arriba con consecuencias perjudiciales para otras personas. La historia nos proporciona ejemplos de los que aprender, para evitar los efectos indeseados de la obediencia ciega, sin ejercitar un espíritu crítico.

Continua…

Origen:theconversation.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .