El lado oscuro de las redes de tráfico de personas que llevan venezolanos a EEUU

Conozca la experiencia de un joven que fue entregado a un cartel de la droga por redes de tráfico de personas que operan desde Maracaibo, Venezuela.

Coyotes venezolanos venden por 1.000 ó 2.000 dólares a migrantes captados por redes sociales para llevarlos hasta los Estados Unidos.

Redacción | Primer Informe 

Redes de tráfico de personas integradas por venezolanos estarían trabajando con poderosos grupos del narcotráfico mexicano.

Esa peligrosa asociación la denunció un migrante del país suramericano secuestrado mientras intentaba llegar a Estados Unidos de forma irregular.

El diario español El País recogió el testimonio del venezolano. Con el nombre ficticio de Alejandro, el medio reconstruyó su odisea.

Durante una entrevista para el medio español , el joven de 22 años relató los días de terror que vivió. Asegura que un grupo relacionado con el Cártel Jalisco Nueva Generación lo retuvo contra su voluntad.

Afortunadamente, fue rescatado unos días después por la policía tras una denuncia por trata de personas en la terminal internacional mexicana.

LEA TAMBIÉN: Coyotes venezolanos: redes sociales desnudan el negocio de la inmigración ilegal a EEUU

Secuestro en el aeropuerto

Alejandro llegó a Ciudad de México como tantos otros migrantes, huyendo de la crisis humanitaria en Venezuela. Su familia contrató de un grupo de traficantes de personas ubicado en la ciudad venezolana de Maracaibo.

Le habían prometido llevarlo hasta Colombia y subirlo a un avión rumbo a México. Hasta este último destino todo corría según habían dispuesto los traficantes.

Alejandro buscaba llegar ilegalmente a Estados Unidos, como cientos de venezolanos en los últimos meses.

El joven estuvo retenido por las autoridades migratorias durante varias horas. Alejandro especula que la demora era una estrategia para darle tiempo a sus secuestradores de llegar al aeropuerto.

Cuando por fin lo liberaron las autoridades, un policía le pidió 100 dólares para dejarlo salir del aeropuerto. Alejandro pensaba que todo era parte del servicio que había pagado su familia a los coyotes.

En la puerta de la Terminal 2 del aeropuerto le esperaba un vehículo. Un exagente de la Policía Federal, hoy investigado en la causa judicial, le indicó que subiera. Una vez dentro del vehículo le indicaron que había sido secuestrado.

El relato de su pesadilla

Alejandro contó que fue llevado a una casa por dos sujetos.  Le quitaron su teléfono móvil, el dinero en efectivo que llevaba consigo y los documentos de identidad.

“Allí todo estaba cerrado, las ventanas pintadas para que nadie pueda ver hacia dentro, el jefe de la organización me esperaba, me sentó en un sillón y me mostró todo el armamento que tienen”, relata el joven.

Para intimidarlo, los secuestradores le mostraron videos de decapitaciones efectuadas por el cartel. Le decían que eso le sucedería si no cooperaba.

Venezolanos  en la trata

En esa casa pasó la mayor parte del tiempo y siempre estuvo encerrado en una habitación donde solo hay un colchón en el piso y un baño.

El lugar, según recuerda, es precario. Logró identificar que tiene tres pisos, un garage y muchas habitaciones donde encierran a las nuevas víctimas de cada día.

“Tenían su armamento, su droga y a las personas secuestradas. El consumo de cocaína era constante”, cuenta. Nadie llega ahí por azar: fueron vendidos al cartel por las redes de trata de personas.

“En este caso, el grupo de venezolanos se encargaba de contactar a la persona por medio de las redes sociales y luego entregarla [en México]. Recibían entre 1.000 y 2.000 dólares por cada uno que entregaban”, señala el joven de 22 años.

Luego de 3 días sin saber nada de su hijo los familiares de Alejandro en Venezuela recibieron un mensaje por Whatsapp. Los secuestradores intentaron negociar un rescate. Demandaban 14.000 dólares, una cifra inalcanzable para los parientes de la víctima.

Apenas reunieron 1.500 dólares, pero los secuestradores esperaban obtener más dinero del tío de Alejandro que lo esperaba en EEUU.

El rescate de las autoridades mexicanas

Aunque no era la cifra acordada, los secuestradores aceptaron el pago y cortaron la comunicación por 24 horas. Luego, la Fiscalía informó a los familiares que Alejandro había sido rescatado.

Junto con él fueron rescatados otros seis migrantes que se encontraban en la casa de seguridad del cartel. Dos venezolanos y cinco ecuatorianos. Tres hombres y cuatro mujeres. Tres de las víctimas eran menores de edad.

Alejandro tiene la sensación de que los secuestradores sabían que la policía llegaría ese miércoles.

En la mañana habían sacado de la casa todo el armamento y la droga. También se habían retirado del escondite. Solo quedaban 4 personas.

Complicidad con los secuestradores

En la carpeta de investigación, cuenta el joven, hay fotografías de cada uno de los miembros de la banda, imágenes en el aeropuerto o en los cajeros a los que acudían a retirar el dinero de los rescates.

Detalles de los coches y la vestimenta que usaban. “La Fiscalía ya sabe quiénes son”. Pero la mayoría de ellos sigue en libertad, asegura.

Aunque fue rescatado, Alejandro todavía seguirá atado al episodio. En poco tiempo tendrá que estar frente a frente a sus captores en un proceso judicial.

Lea el reporte completo en El País.

Origen: primerinforme.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.