Legado y testimonio de la Belle Époque, a cuánto se vende un Petit Hotel en el barrio de San Nicolás

Tiene 4 niveles y 929 metros cuadrados, tamaño ideal para una familia grande, una embajada o una institución educativa y fue edificado con materiales traídos de varias partes de Europa. Imágenes de su majestuosa fachada y de su deslumbrante interiorPor

Un hall de época, ideal para quienes gustan residir en viviendas que tienen esa impronta de principios del siglo XX

En el abanico del Real Estate hay opciones para todos los gustos. Entre ellas, las viviendas que se comercializan y que transportan a los interesados y la mente a cómo era vivir en la Belle Époque porteña. Estilo que puede apreciarse a simple vista en las construcciones que perduran en el presente y se mantienen intactas cómo cuando se levantaron en los primeros años del siglo XX.

En el barrio de San Nicolás, sobre Montevideo 696, entre Tucumán y Viamonte, se vende un Petit Hotel distribuido en 4 niveles, donde el toque francés está presente desde el frente hasta cuando se ingresa a la propiedad en el hall de acceso, en el cual una escalera de hierro ondulante y un vitraux en el techo son parte de una escenografía sorprendente.

El hierro ondulante y un vitraux en el techo sorprenden al ingresar a la residencia

“En un tiempo donde parte de la demanda privilegia los edificios inteligentes o tech, este tipo de inmuebles siguen captando la atención. Está en muy buen estado, tratándose de una de esas residencias que se asemejaban a las que existían en las grandes capitales de Europa como París (principalmente), Londres, Madrid, Roma o Berlín”, dijo a Infobae el CEO de Auge Propiedades, la comercializadora del inmueble, Hernán Iradi.

“En un tiempo donde parte de la demanda privilegia los edificios inteligentes, este tipo de inmuebles siguen captando la atención. Está en muy buen estado” (Iradi)

Al abrir la gran puerta de hierros reforzados y punteados con un estilo bien parisino, se aprecian los pisos de mármol de Carrara y al subir hacia los niveles superiores, aparecen los pisos de roble de Eslavonia, característicos de ese tiempo, materiales traídos desde distintos rincones del Viejo Mundo, aunque costaban una fortuna.

Parte de la fachada

Actualmente, para su venta se piden un poco más de USD 1.500.000, y la construcción es obra del arquitecto Alberto Meincke, quien diseñó varias obras ubicadas en el centro porteño donde el Art Déco tuvo su auge hasta mediados de la década del treinta.

Hecha por artesanos herreros con finos hierros, la puerta de ingreso a la propiedad

El Petit Hotel tiene 929,51 metros cuadrados, conserva la señorial fachada original, también los balcones y salas originales. “Convertida en un mix entre la magnificencia de la arquitectura europea y el minimalismo impuesto por los estilos contemporáneos de reciclaje, atrapa como los paisajes de un cuadro impresionista”, comentó Iradi.

Posee sala de lectura con hogar, el diseño traslada a quien la recorra a otros tiempos

Por su distribución es ideal para una familia grande, una embajada, una empresa que lo ocupe en su totalidad o alguna entidad educativa. Está cerca del Palacio de Justicia de la Nación y en parte fue remodelado para aprovechar la generosidad de su espacio y crear oficinas de usos diversos adaptando parte de sus salas a las necesidades de modernas. Dotado con tecnología, posee una luminosidad precisa para trabajar confortablemente.

Fachada de la construcción

Qué es un Petit Hotel

Así se conocía, especialmente, a un tipo de residencia urbana no permanente de la aristocracia de principios del siglo XX.

“En la Argentina hablamos de su presencia a partir del 1900. Los propietarios, que mayormente eran del ámbito agro ganadero, las utilizaban cuando venían por alguna de sus obligaciones laborales o sociales. Durante el resto del año, residían en sus haciendas o estancias”, explicó Iradi, quien recordó que los Petit-hoteles, cuando están desarrollados sobre un lote propio, no pagan expensas.

El baño con mármol de carrara en cada rincón y grifería en bronce

Características

El edificio también tiene terraza y subsuelo, dos ascensores, uno antiguo y otro automático, con amplio espacio, dispone de dos cocinas y la particularidad de tener baños en todos los pisos, incluido uno para personas con limitaciones de movilidad en la planta baja. Varias de las puertas son de roble con vitraux.

Continuar leyendo…

Origen: Infobae

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.