La abandonada ciudad rusa de Pyramiden en el Ártico noruego: prioridad estratégica para el Kremlin

 

A medida que retroceden los hielos, Rusia ha hecho del desarrollo del Ártico una prioridad estratégica, cifrando sus esperanzas de supremacía en la región en una flota de gigantescos rompehielos de propulsión nuclear.

Edificios en la ciudad abandonada de Pyramiden.

Con su busto de Lenin, su palacio de la cultura y sus oficinas de la KGB, Pyramiden es un vestigio de utopía de la Unión Soviética, aunque Rusia se aferra a este sitio minero abandonado en el Ártico, que se ha convertido en prioridad estratégica para el Kremlin.

Rusia espera transformarse en la primera potencia militar y económica de esa región, a partir de los ingresos financieros del pasaje noroeste, ruta marítima entre Europa y Asia que se abre con el retroceso de los hielos.

El pequeño asentamiento minero de Pyramiden, por su parte, ayuda a Moscú a mantener su presencia en el archipiélago noruego de Svalbard, por encima del Círculo Polar Ártico.El pequeño asentamiento minero de Pyramiden, por su parte, ayuda a Moscú a mantener su presencia en el archipiélago noruego de Svalbard, por encima del Círculo Polar Ártico.

Al mismo tiempo que en las aguas heladas del norte los rusos tienen una flota de rompehielos nucleares, Moscú mantiene un pie en el archipiélago noruego de Svalbard (Spitzberg), zona desmilitarizada bien adentro del círculo polar.

Libertad para desempeñar actividades económicas en la zona

Si la soberanía de Svalvard fue atribuida a Noruega –actualmente miembro de la OTAN–, el Tratado de París de 1920 prevé que todos los Estados signatarios –entre ellos la URSS en aquella época– puedan dedicarse a actividades económicas en la zona.

A primera vista, Pyramiden parece ahora una ciudad fantasma.A primera vista, Pyramiden parece ahora una ciudad fantasma.

Desde 1931, en el pueblo de Barentsburgo, una comunidad rusa extraía carbón de las minas de la compañía Arktikugol. En Pyramiden, la actividad cesó en 1998 por la falta de rendimiento y los mineros partieron.

A primera vista, se trata de un pueblo fantasma. No hay habitantes salvo un puñado de rusos que tienen un hotel de estilo muy soviético y osos polares con los cuales uno puede encontrarse cara a cara.

Pero si todo es obsoleto, nada está destruido, constató un fotógrafo de la AFP. Los edificios, erigidos para durar, solo están agrietados por décadas de rudos inviernos. Los rieles del funicular, que bajaba los vagones de la mina, siguen en la montaña en forma de pirámide que domina el pueblo.

79 grados norte, detalle de la señal topográfica simbólica en la gran plaza del asentamiento minero ruso abandonado Pyramiden.79 grados norte, detalle de la señal topográfica simbólica en la gran plaza del asentamiento minero ruso abandonado Pyramiden.

En los edificios es como si los ocupantes hubiesen partido de manera subrepticia, listos para volver en cualquier momento.

El pueblo minero fantasma

En las oficinas de la administración, los frascos con minerales están alineados en las vitrinas y los calendarios pegados a los muros. En los de la KGB, de puertas blindadas, las fichas de los mineros están desplegadas en las mesas. En las salas de clases, hay dibujos de niños clavados con chinchetas y la taza del maestro se encuentran en su tarima.

Nadie vive allí, salvo un puñado de rusos que regentan un hotel, y los osos polares con los que los visitantes corren el riesgo de encontrarse cara a cara.Nadie vive allí, salvo un puñado de rusos que regentan un hotel, y los osos polares con los que los visitantes corren el riesgo de encontrarse cara a cara.

«Pyramiden es tan importante como (el pueblo minero fantasma de) Grumant y Barentsburgo. No es solo un lugar de memoria histórica. Ese pueblo no está abandonado, ha sido colocado en suspenso de manera temporaria», afirma a la AFP el vicedirector del Instituto ruso de Investigaciones Científicas del Ártico y la Antártida en San Petersburgo Yuri Ugryumov.

En los años 1960-1980, Pyramiden llegó a contar con hasta 1.200 rusos. Ser enviado allí era considerado un premio para un minero, explica un guía a la AFP.

Este pueblo no está abandonado, sino que ha quedado temporalmente en pausa.«Este pueblo no está abandonado, sino que ha quedado temporalmente en pausa».

Ubicado del lado occidental de la Cortina de Hierro, el pueblo era considerado una ciudad soviética ideal, autosuficiente con sus criaderos de cerdos e importante con su palacio de la cultura, un cine con 300 butacas, piscina, gimnasio y hospital.

Hoy en día, Rusia desarrolla el turismo y la investigación. Arktikugol lanzó su compañía turística, y glaciólogos, hidrólogos y oceanógrafos llevan a cabo estudios científicos.

«Aquí hay esperanza de un futuro interesante», afirma Ugryumov, también jefe de la expedición ártica rusa en el archipiélago.

FEW (AFP)

DW

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.