NOVAK DJOKOVIC ROMPIÓ EL SILENCIO LUEGO DEL ESCÁNDALO EN EL AUSTRALIAN OPEN

En una entrevista para la BBC, el serbio reafirmó su postura respecto de las vacunas

Después de haber vivido un enero turbulento en Australia, con un escándalo extratenístico, Novak Djokovic rompió el silencio y decidió hablar para la BBC sobre su postura con respecto a las vacunas contra el coronavirus y acerca de los episodios jurídicos en el Australian Open, cuando fue deportado después de entrar al país sin estar vacunado. En el adelanto emitido por el medio británico, se mostró por primera vez auténtico alrededor de esta espinosa cuestión sanitaria, que se metió de lleno en el devenir de su carrera en el tenis.

Por lo pronto, Djokovic no varió su pensamiento y no contempla vacunarse, cueste lo que cueste, aunque se trate de torneos de Grand Slam como Roland Garros o Wimbledon. “Podría renunciar a torneos que me obliguen a cambiar mi postura sobre la vacuna, es el precio que estoy dispuesto a pagar”, reconoció el N° 1 del mundo, más allá de las complicaciones que se le pueden generar en el calendario. Igual, guarda una esperanza: intuye que los requisitos cambien en varios certámenes y sueña en que pueda “seguir jugando muchos años más”.

Descartada la presencia del serbio, Rafal Nadal triunfó en Australia y alcanzó su 21° título de Grand Slam, con lo que se convirtió en el mejor de la historia en este rubro, por encima de Nole y Roger Federer, ambos con 20. Más allá de que la estadística ya le juega en contra, Djokovic estaría dispuesto a renunciar a la oportunidad de convertirse en el jugador con más conquistas de todos los tiempos. “Los principios de mi decisión se basan en que mi cuerpo es más importante que cualquier título. Intento estar en sintonía con mi cuerpo tanto como puedo”, aseguró.

Con respecto a su posición ante la vacuna, Djokovic sorprendió: “Nunca he estado en contra de la vacunación, de niño recibí varias vacunas. Pero siempre he defendido la libertad de decidir sobre qué te metes en tu cuerpo”, aseguró. Además, se considera “un gran estudioso del bienestar, la salud, la nutrición”. De hecho, en noviembre de 2013 publicó un libro titulado “El secreto de un ganador: 14 días sin gluten para la excelencia física y mental”, en el que compartió por primera vez el método que lo ayudó a llegar a lo más alto y a “transformar” por completo su cuerpo.

Pese a su actual postura, Djokovic sostiene que “mantiene la mente abierta” con respecto a vacunarse en el futuro “porque todos estamos tratando de encontrar la mejor solución para acabar con el COVID”. Y repitió una vez más: “Nunca he estado en contra de la vacunación”.

El serbio también habló sobre lo vivido aquellos días en los que estuvo bajo arresto en Australia. Aseguró que entendía las consecuencias de su decisión (de no vacunarse), y una de las consecuencias era no jugar en Australia, por las que se sentía preparado. “Estaba triste y decepcionado por cómo acabó todo en Melbourne, no fue fácil”, dijo Djokovic, quien aclaró que los errores en el papeleo de su visado “no fueron cometidos a propósito”. “Lo que la gente no sabe es que no fui deportado por no estar vacunado o por romper las reglas, todo eso fue aprobado por el Ministerio de Inmigración y un juzgado”, declara Djokovic, quien prosiguió. “La razón por la que fui deportado es porque el Ministerio de Inmigración canceló mi visado basándose en que podría crear un sentimiento antivacunas en el país o en la ciudad, con lo que no estoy de acuerdo para nada”, terminó diciendo.

En las primeras horas de este martes, Djokovic agradeció la oportunidad de responder las preguntas en la entrevista de la BBC efectuada por el periodista Amol Rajan y, al mismo tiempo, extendió su agradecimiento a sus fans por la “paciencia en estas últimas semanas”.

Las limitaciones en el calendario

Si mantiene su postura, Djokovic no podrá formar parte de los dos primeros Masters 1000 de Indian Wells y Miami que se disputarán a partir del 10 de marzo en Estados Unidos, un país que exige el esquema completo de vacunación. Su inactividad lo llevará a ceder, más temprano que tarde, su condición de N° 1 en el ranking mundial. Así, el ruso Daniil Medvedev tendrá la primera ocasión de superarlo la próxima semana, en caso de adjudicarse el título en Acapulco.

El primer torneo que Djokovic podría jugar es el ATP 500 de Dubai, desde el lunes 21 del mes actual. En la ciudad de los Emiratos Árabes Unidos no tendrá limitaciones sanitarias para poder entrar. En Dubai fue campeón en cinco oportunidades, la última en 2020 tras vencer en la final al griego Stefanos Tsitsipas.

Luego, autocondicionado, la idea del serbio es prepararse para la gira europea de polvo de ladrillo. Su idea es que la localidad de Marbella sea su base de entrenamientos. Según los protocolos del Gobierno francés, estaría habilitado para participar en Montecarlo, la primera cita del calendario de abril (desde el 10 hasta el 17), porque habrán pasados menos de cuatro meses de su positivo por coronavirus fechado el 16 de diciembre. Sin embargo, hoy no podría participar en Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada que se inicia el 22 de mayo en París y donde defiende la corona de campeón.

LA NACION

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.