Película cubanoamericana Borrowed se estrena en Festival de Cine de Miami

La cultura cubana se expande en otras geografías con cierta comodidad. Borrowed es un elogio de esa cualidad, el futuro parece estar garantizado

MIAMI, Estados Unidos.- Las primeras generaciones de cineastas cubanos que tomaron el camino del exilio luego de 1959 tuvieron que luchar a brazo partido para empezar desde cero sus respectivas carreras.

El dilema sigue siendo complejo y controversial, o eliges seguir tratando de hacer arte en la cerrazón de una dictadura que solo te respetará si entras en componenda con su aparato de propaganda, de manera inconsciente o no, o decides romper con la ignominia en busca de libertad aunque el cine se vuelva una quimera.

Muchos prefirieron la emancipación y no se han arrepentido. Desempañaron oficios diversos y siguieron haciendo cine, y hoy por hoy han contribuido con la existencia de toda una distinguida filmografía en el exilio.

Numerosos directores de generaciones posteriores, que ostentan películas de importancia realizadas en la isla, no lo pensaron mucho para optar por la libertad y se abren camino en las exigencias de las estructuras democráticas de producción, donde el mercado desempeña un papel esencial.

El Festival de Cine de Miami, en su trigésimo novena edición, ha programado el estreno del largometraje Borrowed (Prestado), dirigido por dos jóvenes directores cubanos: Oscar Ernesto Ortega, establecido en Miami, y Carlos Rafael Betancourt, con residencia en Los Ángeles.

En el año 2020 estos mismos artistas llegaron por primera vez al Festival de Miami con su exitoso largometraje El último balsero, que apenas tuvo exhibiciones presenciales debido a la pandemia, pero luego de un golpe de suerte y mucha perseverancia HBO se interesó en el filme. Actualmente se incluye en sus principales plataformas de streaming.

La historia de Borrowed pertenece a una obra de teatro escrita por Jim Kierstead, mostrada en dos importantes plataformas del género dramático. El autor tiene una casa productora, junto a William Fernández, con obras de éxito en Broadway.

Fernández estuvo en una de las funciones de El último balsero en el Teatro Tower, conoció a Ortega y le propuso llevar Borrowed al cine. El resto es historia en el empeño de estos directores cubanos, siempre listos para ampliar su diapasón creativo.

Entre ellos dos y el dramaturgo Kierstead trasladaron el argumento, que ocurre originalmente en páramos urbanos nevados del norte, al cálido esplendor de un bungalow en los cayos de la Florida.

No sólo el ambiente se hispanizó, sino también los personajes. David lo interpreta un actor uruguayo, Jonathan del Arco, conocido por su participación en la franquicia televisiva de Star Trek, y Justin corre a cargo del cubano Héctor Medina, quien ostenta una notable carrera en cine y teatro. Memorable es su personaje en el filme Plantados.

Ninguno de los dos revela su origen, aunque en la película se habla español e inglés, indistintamente.

El solitario David, quien es pintor, conoce a un joven online por quien siente atracción, y decide invitarlo a su casa.

En los primeros momentos parece que ambos entienden el protocolo de este tipo de encuentros, pero un giro dramático hace que la historia tome el camino del thriller psicológico, donde ambos se enredarán en un laberinto de traumas y frustraciones.

David pinta el retrato de Justin, donde se refleja la transformación del volátil encontronazo. Los cuadros que figuran en la historia fueron elaborados para la película por el conocido artista Yovani Bauta. Integran un auténtico tercer personaje en el drama de Borrowed.

Agazapado en diálogos que son circunloquios lánguidos y arrogantes sobre la vida y sus derivaciones intelectuales, hay una suerte de dolor personal intolerable que atormenta a David.

Justin, por su parte, se resiste a involucrarse en la maraña existencial de tal interlocutor y pronto entiende lo infructuoso de su presencia en aquella casa, y trata de encontrar escapatorias desesperadas.

Borrowed es una película de actores, pero también del pulso firme de sus directores, que no nos distraen con subtramas innecesarias. Van directo al meollo de los conflictos de ambos personajes. Intrigan con lo que sucederá en el minuto siguiente, tan caro al thriller.

La confrontación generacional, procedencia y entrenamiento son subterfugios casi subliminales de los actores que añaden un atractivo extra.

Aunque Borrowed procede del teatro y se expresa en cine, está contada y complejizada en imágenes.

Yovani Bauta tuvo la suerte de ver trabajar a los directores y me confió que parecen abejas en un panal, incansables. La película manifiesta ese esmero.

La cultura cubana se expande en otras geografías con cierta comodidad. Borrowed es un elogio de esa cualidad, el futuro parece estar garantizado.

*Nota del autor: Borrowed se exhibe en el Teatro Tower el 9 de marzo a las 7:00 p.m.

Origen: Película cubanoamericana Borrowed se estrena en Festival de Cine de Miami

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.