Empecemos a cultivar: suelo vivo para plantas vibrantes 

El suelo vivo admite una serie de relaciones complejas que brindan estructura, fertilidad, sustentabilidad y protección contra patógenos y depredadores.

Ila Bonczek

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.

La tierra viva está llena de vida, rica en materia orgánica y es el medio perfecto para el cultivo de todo tipo de plantas. (Imagen: Ila/Vision Times)

Un suelo saludable está lleno de vida; incluyendo bacterias, hongos, pequeños artrópodos, arácnidos e innumerables microorganismos que ayudan a descomponer la materia orgánica y hacer que los nutrientes estén disponibles para las plantas. El suelo vivo admite una serie de relaciones complejas que brindan estructura, fertilidad, sustentabilidad y protección contra patógenos y depredadores.

Muchas prácticas modernas agotan nuestro medio que da vida (el suelo), lo que dificulta el cultivo de plantas sanas y nutritivas sin fertilizantes químicos y otras sustancias nocivas. Al devolverle la vida a nuestros suelos, podemos revertir esta tendencia y avanzar hacia un planeta saludable, poblado de plantas y personas saludables.

Componentes de un suelo sano

La mayor parte de cualquier suelo es de naturaleza mineral (arena, arcilla y limo) compuesta de rocas erosionadas y sus diversas partículas pequeñas. Otras fuentes minerales incluyen conchas trituradas y elementos de metales traza.

La materia orgánica constituye aproximadamente el 5 por ciento de un suelo decente. La materia orgánica “activa” sostiene la vida, ya que alimenta a los organismos dentro del suelo. Estos organismos descomponen la materia orgánica para liberar nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio que luego pueden ser utilizados por las plantas. Cuanta más materia orgánica, más rico es el suelo y más vida puede sustentar.

La materia orgánica descompuesta se llama humus. Esta sustancia estable le da al suelo una apariencia rica y oscura y mejora la estructura del suelo y su capacidad para retener la humedad. Es un material rico en carbono y algo ácido, lo que le da la capacidad de disolver minerales en el suelo.

Los milpiés son detritívoros y se alimentan de materia orgánica muerta. Organismos mucho más pequeños, del orden de miles de millones, transforman activamente la materia orgánica en suelo rico en nutrientes. (Imagen: Ila/Vision Times)

La cantidad de microbios en una tercera taza de suelo excede la cantidad de humanos en el planeta. Estas bacterias, hongos y todo tipo de criaturas minúsculas se involucran en innumerables relaciones dinámicas que permiten que el suelo proporcione todo lo que las plantas necesitan además de la luz solar.

Un suelo saludable también necesita agua y aire, importantes para mantener sus microorganismos mientras trabajan duro para mejorar el suelo.

Relaciones importantes en el suelo vivo

El micelio es una red intrincada de filamentos microscópicos (hifas) que constituye la gran mayoría de cualquier cuerpo fúngico. Las hifas no solo se abren paso en la materia orgánica muerta, descomponiéndola en nutrientes utilizables; los hongos micorrízicos también forman relaciones con las raíces de las plantas vivas.

Las ectomicorrizas enredan las raíces de las plantas, mientras que las micorrizas arbusculares penetran en la raíz huésped. Ambos crean un intercambio directo con las raíces, les ayudan a absorber agua y nutrientes y mejoran la inmunidad de sus huéspedes.

A cambio de los exudados (azúcares) secretados por la raíz, los hongos proporcionan nutrientes esenciales como nitrógeno y fósforo a la planta, estimulan el crecimiento de la raíz e incluso protegen contra nematodos y patógenos subterráneos.

Infografía de la red alimentaria del suelo (Imagen: USDA vía Wikimedia Commons Dominio público)

Aparte de la red micelial, también hay una «red alimenticia» dentro del suelo. Como cualquier red trófica, está alimentada por productores primarios, es decir, aquellos que utilizan la energía del sol directamente en la fotosíntesis.

La mayoría de los organismos que viven en el suelo consumen materia vegetal, otros organismos o desechos para obtener energía. A medida que se descompone el material orgánico, los nutrientes se liberan y se convierten en formas utilizables por las plantas y otros organismos. Las plantas dependen naturalmente de la red alimentaria del suelo para su nutrición.

Cómo se daña o “muere” el suelo

A nivel mundial, nos hemos vuelto dependientes de prácticas agrícolas que destruyen nuestro suelo.

La labranza es una práctica generalizada que daña la estructura de un suelo sano. Cuando el micelio se rompe, muere, poniendo fin a relaciones importantes que son beneficiosas para las plantas. Cuando la labranza se realiza a gran escala, la maquinaria pesada compacta el suelo, eliminando la vida de su ecosistema vital.

Irónicamente, los fertilizantes químicos despojan al suelo de sus nutrientes naturales. El uso continuo de fertilizantes químicos reduce la materia orgánica, la actividad microbiana, la fertilidad y los nutrientes presentes en el suelo. El aire, el agua y el suelo están todos contaminados por los productos químicos, y el suelo se vuelve duro y sin vida.

Naturalmente, cuando agotamos el suelo, nuestras plantas sufren. Se vuelven más susceptibles a las infestaciones y enfermedades y menos capaces de competir con las malas hierbas agresivas. La respuesta común, pero incorrecta, es aplicar herbicidas químicos, insecticidas y fertilizantes adicionales, lo que solo exacerba el problema.

Según la microbióloga y fundadora de Soil Foodweb Inc, la Dra. Elaine Ingham, “los seres humanos han perturbado la red trófica del suelo en casi todos los suelos que manejamos, causando que se desequilibre. Todo esto debido al uso masivo de maquinaria moderna (labranza de la tierra) y al uso extremo de nutrientes químicos, fertilizantes y pesticidas que matan la vida microbiana (bacterias beneficiosas, hongos, protozoos y nematodos) en el suelo”.

Beneficios del suelo vivo

Dado que el suelo vivo proporciona naturalmente la nutrición adecuada para las plantas y ayuda a protegerlas de plagas y enfermedades; se deduce que las plantas saludables producen productos saludables que no dañarán a sus consumidores. Si buscamos convertirnos en seres humanos saludables, necesitamos devolverle la vida a nuestro suelo.

El suelo vivo sostiene y nutre las plantas, ayudándolas a resistir plagas y enfermedades. (Imagen: Judgefloro a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Hay beneficios adicionales para un suelo vivo. Las complejas relaciones microbianas dentro del suelo le dan integridad y estructura. Dicho suelo es capaz de retener y atraer la humedad y, por lo tanto, requiere menos riego.

Mantener un suelo vivo es infinitamente sostenible y no se introducen contaminantes químicos con este sistema

El simple hecho de estar en contacto con suelo vivo también puede mejorar el microbioma humano, lo que afecta la digestión, la inmunidad y la salud en general.

Cómo restaurar la vida en tu suelo

Compost

Si aún no está compostando, comience hoy. No es tan difícil. Si bien existen todo tipo de recomendaciones y pautas para obtener resultados rápidos e ideales; puede ser tan simple como dejar las hojas y los desechos del jardín juntos en una pila y permitir que los microbios hagan su trabajo, tal como lo hacen en la naturaleza.

Sabrá cuando su compost esté completo, ya que se convertirá en un «suelo» rico, oscuro, suave y quebradizo. Está bien si cosas como ramitas, cáscaras de huevo y cáscaras de aguacate no se han descompuesto por completo. Tamícelos si le molestan. Aplique su compost generosamente a su jardín y comience otra pila.

El estiércol de caballo y de otros animales es un excelente abono que ayudará a que cualquier suelo vuelva a la vida. (Imagen: Rickjpelleg vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Estiércol

Trate de conseguir algo de estiércol en sus manos. Si conoces a alguien con caballos, cabras o conejos, ofrécete a ayudar a limpiar sus viviendas a cambio de la invaluable deposición. El estiércol de caballo y vaca debe convertirse en abono, pero los gránulos como el estiércol de cabra y conejo se pueden aplicar directamente.

Si se le permite criar pollos en su municipio, intente criar un pequeño rebaño, no solo para huevos increíblemente frescos, sino también para su potente estiércol. ¿No hay espacio para pollos? Tal vez la cría de palomas le vendría bien. Su guano es extremadamente rico en nitrógeno y una gran fuente de fertilizante natural. El estiércol de aves debe convertirse en abono antes de su uso, tanto para destruir los patógenos como para diluir su fuerza.

Mantillo (mulching)

El mulching o mantillo sirve para múltiples propósitos. El uso de virutas de madera, corteza, paja u hojas trituradas para cubrir su medio de cultivo inhibe el crecimiento de malas hierbas, retiene la humedad y alimenta su suelo. La vida en su suelo descompondrá su mantillo con el tiempo, pero eso es algo grandioso, ya que agrega materia orgánica a su suelo. Reemplace el mantillo a medida que se agote.

Las hojas y los recortes de césped también alimentan la tierra, por lo que es bueno dejarlos tanto como sea posible. Una capa de hojas actuará como mantillo y evitará que las plantas reciban luz solar, por lo que querrá despejar las áreas de su jardín, pero asegúrese de incorporar esas hojas en el suelo en otro lugar.

Sea amable con el suelo

Evite labrar y compactar su suelo. Los fertilizantes, herbicidas y pesticidas químicos envenenarán a sus amigos microbianos; elija lo natural. Dejar que la naturaleza siga su curso suele ser la mejor y más eficaz forma de lograr la armonía en su jardín. Las plagas eventualmente atraerán a sus depredadores sin su intervención.

Una excelente manera de agregar miles de millones de microbios a su suelo es con té de compost. Esto se puede hacer tomando una cucharada de compost terminado, o un manojo de hojas frescas de consuelda u ortiga. Permita que la materia orgánica se asiente en un barril o balde de agua por hasta dos semanas. Sabrá cuándo esté listo, ya que estará un poco burbujeante y apestará mucho. Cuele el líquido y diluya mucho antes de aplicarlo a las plantas (puede causar quemaduras).

Receta para hacer tierra viva en macetas

Si no tiene un jardín pero quiere que sus plantas en macetas tengan lo mejor, mezcle un lote de tierra viva para ellas. Esto también funcionará para el cultivo en contenedores al aire libre y la mezcla inicial.

Para un lote pequeño, use una cubeta de 5 galones (20 litros) para medir. Utilice materiales orgánicos siempre que tenga la opción.

  • ⅓ cubo de turba de sphagnum
  • ⅓ balde de abono orgánico (estiércol, humus de lombriz, hojas compostadas, lo que pueda conseguir).
  • ⅓ balde de vermiculita u otro medio de aireación

Los nutrientes adicionales son opcionales y se pueden agregar en las siguientes cantidades para la receta anterior.

  • ½ taza de harina de algas marinas
  • ½ taza de torta de neem (pulpa rica en nutrientes que queda de la extracción del aceite de neem)
  • ½ taza de harina de crustáceos
  • 2 tazas de polvo de roca basáltica
  • 1 taza de harina de concha de ostra
  • 1 taza de yeso

Mezclar todos los ingredientes en una tina. El uso de una máscara facial lo ayudará a protegerse de las partículas, ya que esta puede ser una operación muy polvorienta. Mantenga el suelo húmedo para asegurar una comunidad microbiana saludable y agréguele materia orgánica cada año.

Origen:  Vision Times

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.