Archivo de la categoría: Actividad fisica

Así es como el deporte te ayuda a mejorar tu relación contigo mismo, tanto a nivel físico como mental

Si hay algo que repetimos en Vitónica una y otra vez son los beneficios que el deporte y la práctica de ejercicio tienen en nuestra salud física. Sabemos cómo beneficia a nuestra salud cardiovascular, a la neuroplasticidad cerebral, al mantenimiento de un peso saludable y a nuestra capacidad cardiorrespiratoria.

Lo que quizás no se repite tan a menudo es los beneficios que el deporte puede tener en nuestra relación con nosotros mismos, tanto a un nivel de salud y bienestar mental como a un nivel físico y de aceptación.

Reducción de los niveles de estrés

Istock 514419165

El estrés es, actualmente, uno de los grandes enemigos de nuestra salud mental y nuestro bienestar. Quienes hemos padecido estrés sabemos que cuando estamos en ese momento nos sentimos mal física y mentalmente: estamos más cansados, preocupados y nos cuesta disfrutar de todos los aspectos de nuestra vida.

Podemos imaginar, por tanto, cómo prevenir la aparición de este estrés así como deshacernos de él nos ayudará a sentirnos bien. Aquí es donde el deporte tiene un papel importante. Y es que la realización de ejercicio nos ayuda a reducir nuestros niveles de estrés, en gran parte debido a que nos ayuda a distraernos y centrar nuestra atención en el deporte alejándola de las causas estresantes.

Además, la liberación de serotonina que la práctica deportiva genera ayuda a la sensación de relajación y la reducción del estrés.

Sensación aumentado de bienestar

En este mismo sentido, la serotonina no es la única hormona liberada por la práctica de ejercicio físico. Y es que tanto el cerebro, como la hipófisis, liberan también endorfinas conocidas como hormonas de la felicidad.

Deportes como el running, por ejemplo, ayudan a aumentar la liberación de esta sustancia, lo que genera cierto subidón en nuestro organismo afectando a las áreas cerebrales relacionadas con el estado de ánimo. En definitiva, el ejercicio ayudaría a que nos sintamos mejor, mejore nuestro humor y aumente nuestra sensación de bienestar. Básico para mantener un estado mental saludable.

Mejora de trastornos como la ansiedad o la depresión

Img 0955

La ansiedad y la depresión son dos de los trastornos mentales que más afectan a nuestra salud mental y a nuestro bienestar para con nosotros mismos y los demás. La terapia y el uso farmacológico son el tratamiento adecuado para este tipo de trastornos, siempre recomendado por nuestro médico.

El deporte no puede sustituir a estos otros tratamientos. Sin embargo, sí que puede ayudar a llevar mejor los síntomas tanto de la ansiedad como de la depresión y aumentar nuestro bienestar. No solo eso, sino que, según las investigaciones, parece que puede ayudarnos a prevenir la aparición de estos trastornos.

Una gran ayuda para nuestro autoestima y nuestra autoimagen

El encontrarnos bien y a gusto con nosotros mismos, tanto a nivel mental como físico, depende en gran medida del estado de nuestro autoestima, nuestro autoconcepto y, por supuesto, de la imagen que tenemos de nosotros mismos y lo a gusto que estemos con nuestro cuerpo.

La realización de ejercicio puede ayudarnos enormemente en esto. No solo porque al hacer deporte nuestro cuerpo va cambiando, volviéndose más fuerte y mejorando su postura, sino porque nos hace sentir bien.  Esto se debe, de nuevo, en parte a la liberación de serotonina.

Otras teorías sugieren que la exposición habitual a nuestro cuerpo que el deporte tiende a generarnos – especialmente si entrenamos en gimnasio con espejos delante – puede ayudarnos a habituarnos a nuestra imagen, dejar de fijarnos en lo negativo y empezar a prestar atención a lo que nos gusta.

El deporte favorece la sensación de logro

Istock 469006050

Cuando hablamos de autoestima tendemos a pensar en la importancia que tiene la imagen física que tenemos de nosotros mismos. Sin embargo, es igualmente importante lo que pensamos de nosotros como personas, lo capaces, útiles y confiados en nosotros mismos que nos sentimos.

La realización de deporte aumenta nuestra sensación de logro de manera muy importante. Y es que nos permite ir cumpliendo metas y mejorando nuestro estado físico, nuestras capacidades y poner a prueba nuestra motivación. Sentirnos capaces de cumplir los retos que el deporte nos pone hará que tengamos una imagen más positiva de nosotros mismos.

Nos vamos superando a nosotros mismos y eso nos ayuda a sentirnos orgullosos y satisfechos. Por supuesto, si además nos divertimos, mejor que mejor.

Imágenes |iStock

Origen: vitonica.com

El ejercicio físico, un escudo contra el cáncer

La OMS aconseja realizar un mínimo de 150 minutos semanales de ejercicio moderado. EFE
INVESTIGACIÓN

 En 750.000 personas

El ejercicio físico reduce el riesgo de sufrir nada más y nada menos que siete tipos de tumores: el de mama, colon, endometrio, riñón, hígado, mieloma y linfoma no Hodgkin. Hasta un 27% menos de probabilidades de padecer cáncer en el hígado si la persona, por ejemplo, hace aeróbic cinco días a la semana durante 30 minutos. Así lo constata una investigación realizada sobre una población de más de 750.000 personas.

“Las pautas de actividad física se han centrado siempre en su impacto en enfermedades crónicas como las cardiovasculares y la diabetes”, afirma la principal autora de este trabajo epidemiológico, Alpa Patel, de la Sociedad Americana del Cáncer. “Nuestros datos aportan un fuerte respaldo a la idea de que los niveles recomendados de ejercicio también son importantes para la prevención del cáncer”.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja a los adultos (edades comprendidas entre los 18 y los 64 años) un mínimo de 150 minutos semanales de actividad aeróbica moderada (bailar, caminar a paso rápido o tareas domésticas) o 75 minutos si es intensa (running, aeróbic o desplazamientos rápidos en bicicleta).

La asociación entre el ejercicio y la prevención del cáncer está tomando cada vez más fuerza en los últimos años. De hecho, ya en 2017, la Asociación Americana de Oncología Médica (ASCO) declaraba la necesidad de prescribir en lugar de recomendar el ejercicio físico. Según sus indicaciones, entre los 30 y 60 minutos de movimiento moderado al día ayudan a reducir el riesgo de cáncer de mama, por ejemplo.

En este punto, cabe recordar un estudio español desarrollado por el Grupo GEICAM de investigación en cáncer de mama y publicado en la revista Gynecologic. Tal y como señalaban las conclusiones, las mujeres que no practicaban ningún tipo de actividad física tenían un 71% más de riesgo de padecer un cáncer de mama que aquellas que sí lo realizaban.

Un gran premio que requiere concienciación, vol untad y más estudio, ya que, según los autores de la investigación que acaba de publicarse en ‘Journal of Clinical Oncology‘, no se tiene tanta información sobre las ‘dosis’ necesarias para según qué tipos de respuesta en cada clase de tumor. Con esta intención, un equipo de expertos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, de la Sociedad Americana del Cáncer y de la Escuela de Salud Pública de Harvard ha analizado los datos de nueve estudios prospectivos que implican a más de 750.000 adultos.

Por un lado, se tuvo en cuenta la actividad física realizada por estas nueve cohortes en su tiempo libre y por otro, se efectuó un seguimiento de la incidencia de cáncer, observando así la relación entre el ejercicio practicado y los nuevos diagnósticos de 15 tumores diferentes.

A partir de esta información, los investigadores observaron claros beneficios, estadísticamente más o menos relevantes dependiendo de las horas semanales y de la intensidad del ejercicio realizado. Así, por ejemplo, un hombre que da un paseo a 5 km/h cuatro veces a la semana durante 37 minutos (lo que equivale a 7,5 MET horas semanales) tiene un 8% menos de riesgo de padecer cáncer de colon y un 11% menos de probabilidades de sufrir un tumor en el riñón. También se reducen sus posibilidades de presentar mieloma (en un 14%) y cáncer de hígado (en un 18%). En el caso de una mujer, disminuyen sus papeletas en el cáncer de mama en un 6%, de endometrio en un 10% y en linfoma de Hodgkin en un 11%.

Cuando el gasto energético semanal era mayor, los beneficios se multiplicaban. Patel y su equipo comprobaron que si un individuo realizaba una actividad de mayor intensidad, como aeróbic o running, durante 30 minutos cinco veces a la semana (lo que equivale a 15 MET horas semanales), por ejemplo, tenía un riesgo 14% menor de sufrir cáncer de colon, 17% menor de tener tumor en el riñón, 27% menor de cáncer de hígado y 19% de padecer mieloma. En el caso de una mujer, se reducen las probabilidades de presentar cáncer de mama en un 10%, de endometrio en un 18% y linfoma de Hodgkin en otro 18%.

El hándicap de este trabajo se centraba en algunos tumores donde el número de pacientes era muy pequeño. No obstante, “nuestros hallazgos brindan apoyo cuantitativo para la recomendación de actividad física en la prevención del cáncer”. No hay que olvidar que el número de tumores en el mundo continúa creciendo, pasando de los 14 millones de casos estimados en el año 2012 a los 18,1 millones en 2018.

En España, el cáncer también es una de las principales causas de morbilidad. Aunque aún no ha terminado 2019, se calculan unos 277.234 diagnósticos, según datos del informe ‘Las cifras del cáncer en España 2019’ de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Entre los más frecuentes, el de colon, mama, pulmón y vejiga urinaria.

“Los resultados de este trabajo son muy interesantes porque muestran evidencia de cómo el ejercicio físico repercute en la prevención del cáncer”, señala María Alonso, coordinadora del programa de ejercicio físico en oncología de Geicam. “Se necesitan más profesionales que se centren en esta área y también es necesario reforzar las guías sobre el ejercicio físico en oncología”.

Para los especialistas, lo ideal sería diseñar un plan individual que se adaptara a las circunstancias y características de cada individuo, tanto para prevenir como para superar. Se sabe que la actividad física tiene los principios activos necesarios para contrarrestar la fatiga y la debilidad muscular que van aparejadas al tratamiento oncológico basado en la quimio, la cirugía y la radio.

El ejercicio no sólo mejora estos síntomas, también el estado de ánimo, la motivación, ayuda a mitigar el insomnio, la ansiedad, el miedo, a recuperar un peso saludable, potencia el funcionamiento cardiaco y pulmonar, reduce el estrés oxidativo y, además, tiene un efecto positivo en el sistema inmune.

Origen: ELMUNDO

Cuántas calorías tengo que restar de mi dieta cada día para perder peso de forma saludable

Hay ya mucho escrito sobre las bases necesarias para perder grasa. Si tuviéramos que elegir los pilares principales que sustentan este proceso hablaríamos de cuatro puntos:

De esta manera, necesitamos combinar entrenamiento de fuerza y cardiovascular en el contexto de una dieta hipocalórica. El punto del flujo energético elevado hace referencia a la relevancia que tiene mantener unos niveles altos de gasto energético no asociados al ejercicio durante la pérdida de grasa para no reducir drásticamente las calorías ingeridas. Además, mantener este flujo energético tras la pérdida de peso nos ayudará a mantenerlo a largo plazo.

Dicho esto puede surgir una pregunta: ¿cuántas calorías debo recortar en mi dieta para lograr el objetivo de pérdida de grasa de forma saludable? Daremos respuesta a esa pregunta a continuación.

¿Cómo calcular mis calorías de mantenimiento?

Lo que no se mide no se puede mejorar y es que no podemos ir a ciegas a la hora de ingerir calorías, es decir, no nos vale con afirmaciones del estilo “yo como bien y sano pero no pierdo grasa”. Debemos estimar cuales son nuestras calorías de mantenimiento y tras conocerlas aplicar un déficit. Qué decir tiene que también deberemos llevar un registro de lo que ingerimos para saber si estamos manteniendo el déficit propuesto. Una buena forma de realizar el seguimiento de tu dieta es con aplicaciones tales como Fatsecret o MyFitnessPal. 

Calcular nuestras necesidades calóricas de mantenimiento es sencillo, simplemente debemos conocer nuestro metabolismo basal y multiplicarlo por un factor de actividad. El metabolismo basal no es más que el gasto energético que producimos por el simple hecho de vivir y la magnitud de este gasto energético depende de variables como el peso, la altura, la edad, el porcentaje de grasa y el género. El metabolismo basal lo podemos calcular de forma sencilla mediante la fórmula de Harris-Benedict.

Por último, el factor de actividad no es más que una media aproximada de los diferentes niveles de actividad que una persona puede tenerSi trabajas en una oficina y no practicas nada de deporte, lo cual no te recomendamos, tu factor de actividad sería 1.2, sedentario. Por otra parte si tienes un trabajo físico como un cartero o albañil y practicas deporte más de cinco días a la semana, tu factor de actividad se acercaría más al 1.725, muy activo.

¿Cuántas calorías resto para generar un déficit calórico razonable?

Un déficit calórico razonable y coherente supone aproximadamente un recorte de entre el 15 y el 20% de tus calorías de mantenimiento. De esta manera si eres un hombre y tienes un gasto calórico de mantenimiento de 2500 kcal., puedes apuntar a un déficit de entre 375 y 500 kcal, es decir, 2000-2125 kcal.

Por otra parte, si eres una mujer con un gasto calórico de mantenimiento de 2050 kcal. estaríamos hablando de unas calorías objetivo de entre 1640 y 1740 kcal.

Con estas cifras podemos esperar una pérdida de peso semanal de entre el 0.5 y el 1% aproximadamente. Para una persona de 70 kilos estaríamos hablando de una pérdida semanal de entre 350 y 700 gramos, algo más que razonable a corto, medio y largo plazo.

Origen:Vitonica.com

Gastar más calorías es más efectivo para no engordar que restringir lo que comemos, según el último estudio

Aunque hay estudios que señalan que la dieta resulta clave al momento de adelgazar, cuando se trata de mantenerse en el peso y no engordar gastar más calorías es más efectivo que restringir lo que comemos, según el último estudio.

Un bajo flujo de energía predice el aumento de grasa corporal

Para quemar grasas es imprescindible ocasionar un déficit calórico, es decir, ingresar menos calorías de las que gastamos. Sin embargo, un reciente estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition evaluó a adolescentes y mujeres en edad universitaria de forma independiente, por tres y dos años, respectivamente.

Se midió la grasa corporal de forma anual además de la tasa metabólica y los resultados revelaron que un flujo de energía bajo, es decir, ingresar pocas calorías y quemar también pocas calorías, predice el aumento de grasa corporal en el tiempo.

Al contrario de lo que se podría esperar, el exceso de energía no se asoció con aumento de grasa y peso corporal, sino que se observó mayor tasa metabólica en estos casos y por eso, podría tener un efecto protector del incremento de grasa.

A modo de conclusión podemos decir que a diferencia de lo que muchos hacen para evitar aumentar de peso, restringir las calorías en la dieta no ayuda sino que puede empeorar la situación. Entonces, para no engordar y mantener el peso la clave está en movernos más, es decir, gastar más calorías sin limitar severamente lo que comemos.

Imagen | iStock

Origen: vitonica.com

El ejercicio ayuda a reducir síntomas de trastornos psiquiátricos, pero no reemplaza la medicación

Un cuerpo activo no sólo se encuentra saludable físicamente sino que la evidencia señala muchos beneficios del ejercicio sobre la salud mental y emocional. Tal es así que podemos afirmar que el ejercicio ayuda a reducir los síntomas de trastornos psiquiátricos, pero no reemplaza la medicación, por supuesto.

El ejercicio cómo complemento del tratamiento psiquiátrico

Un estudio recientemente publicado la revista Global Advance in Health and Medicine evaluó personas hospitalizadas con trastornos psiquiátricos antes y después de sesiones de ejercicio, con la finalidad de conocer el efecto sobre los síntomas de depresión, comportamiento disruptivo generalizado, ansiedad, manía y ataques de ira.

Los datos se recabaron mediante cuestionarios autoinformados antes y después de las sesiones de ejercicio, encontrándose que el ejercicio mejora la salud física de pacientes hospitalizados de psiquiatría y además, contribuye a reducir síntomas de diferentes patologías.

Entre otras cosas, disminuye síntomas depresivos y niveles de ansiedad así como también, mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar general.

No podemos dejar de recordar que los datos son derivados de cuestionarios autoinformados, lo cual podría sesgar los resultados debido a un efecto placebo. No obstante, el ejercicio siempre es beneficioso y sin duda no sólo incide en la salud física sino también, en la salud mental y emocional.

Por último, vale aclarar que la actividad física representa un buen complemento de trastornos psiquiátricos, pero nunca reemplaza fármacos ni ningún otro tipo de tratamiento clínico sino que podría potenciar los efectos positivos del mismo.

Imagen | Unsplash

Origen: Vitonica.com

1600 participantes, 35 nacionalidades y 113 km: los detalles del Ironman 70.3 que llega a Buenos Aires

 

La exigente competencia tendrá lugar este domingo desde las 7 AM en Nordelta

La exigente competencia tendrá lugar este domingo desde las 7 AM en Nordelta. Los triatlonistas se enfrentarán a tres disciplinas distintas: natación, ciclismo y running. Una trivia interactiva para saber cuánto sabes de triatlón

Nacida a fines de la década de los ’70, Ironman se convirtió con el correr de los años en la prueba más exigente, antigua y prestigiosa de triatlón en el mundo. Es una competencia deportiva que consta de tres disciplinas: natación, ciclismo y running. Se lo considera uno de los deportes más duros que existen en el panorama competitivo internacional.

Sigue…

Origen: Infobae

Los dolores más frecuentes en los novatos del gimnasio: cómo hacerles frente de forma efectiva

El dolor es una señal de alerta que crea nuestro cerebro para modificar una conducta en función de los estímulos que recibe por parte de los nervios.

No es nada raro que durante o tras un esfuerzo muy intenso o muy continuado hayamos sufrido dolor alguna vez. Lo importante en este caso será saber cómo hacerle frente.

Dolor agudo: intenso e incapacitante

La sensación de dolor agudo durante el ejercicio (o en cualquier otro momento), es en realidad una señal de alerta de que algo no está yendo como debería.

El dolor agudo puede deberse a una gran cantidad de factores, pero a nivel osteoarticular encontramos el pinzamiento de un tendón (algo relativamente común en el hombro, tras la reducción progresiva del espacio subacromial), el choque de varios huesos, una degeneración de las estructuras óseas como el menisco o de las estructuras esponjosas, como los discos intervertebrales…

En este caso, lo recomendable es abandonar el ejercicio que está provocando ese dolor cuanto antes. No consiste en sencillamente dejar de ejercitarte, sino que deberías modificar la técnica del movimiento o deberías cambiar el ejercicio que estás llevando a cabo.

Dolor Muneca

Si el dolor persiste tras esto, la idea es que abandones el entrenamiento del grupo muscular que está causándote problemas al menos durante ese día, y si el dolor persiste y te incapacita a entrenar otros grupos musculares, da tu entrenamiento por terminado.

Si durante los entrenamientos posteriores el dolor persiste, valora consultar tu caso con un profesional de la salud como un fisioterapeuta o un médico deportivo, porque lo mejor que puedes hacer será tratarlo de raíz.

Dolor con inflamación: continuo y molesto

La inflamación no suele producirse de manera instantánea ni ocurre tan rápido como el dolor agudo. A diferencia del primero, este es un proceso por el que el cuerpo envía lo que se conoce como factores pro-inflamatorios (citoquinas como la Interleucina-8, Interleucina-12, TNF-alfa…).

El motivo por el que el cuerpo produce una inflamación en cierta zona es por la necesidad de enviar más sangre de lo normal (y, con ella, más oxígeno y nutrientes de lo habitual).

Dolor Lumbar Inflamacion

Cuando ocurre una lesión, por ejemplo, el cuerpo no diferencia específicamente y milímetro a milímetro qué zona se ha lesionado, sino que provoca una inflamación sobre una gran superficie de la articulación.

Por lo general, si el problema viene por parte de una lesión, deberíamos prescindir de entrenar esta articulación al menos hasta que empiece el periodo de rehabilitación, y posteriormente lo haremos de manera progresiva y supevisada por un profesional

Sigue…

Origen: Vitonica

Ejercicio físico: por dónde tengo que empezar si no lo he practicado nunca

Ejercicio físico: por dónde tengo que empezar si no lo he practicado nunca

El otoño suele ser una fecha en la que muchas personas se plantean comenzar a practicar deporte. A la hora de lanzarnos a la piscina, muchas veces dudamos qué hacer, en qué tipo de actividad nos debemos enfocar. Nosotros en este post queremos ayudaros a introduciros en el mundo del ejercicio físico, y para ello queremos recomendaros la mejor manera de hacerlo posible.

Ante todo, es necesario que nos hagamos a la idea de que la casa no se puede empezar por el tejado. Partamos de la base de que nunca hemos practicado deporte, y por ello es necesario que aclimatemos nuestro cuerpo al ejercicio. Sobre todo, es necesario que adoptemos, no solo la costumbre, si no que los músculos, las articulaciones y los tendones se acostumbren a la movilidad que vamos a desarrollar a partir de ahora.

Beneficios que obtendremos al hacer ejercicio

Bruce Mars Hhxdpg Etiq Unsplash

Antes de nada, es necesario que hagamos un rápido repaso por los beneficios que vamos a conseguir a la hora de hacer ejercicio. Ya que hemos tomado esta decisión, es importante que nos concienciemos del camino que vamos a empezar de mejoras para nuestra salud y organismo:

  • El deporte nos ayudará a mejorar la circulación sanguínea, reforzando el corazón y mejorando el sistema respiratorio.
  • Nos ayudará a fortalecer el organismo de manera general a la hora de hacer frente a afecciones y dolencias.
  • Mejorará la salud cerebral y disminuirá el riesgo de padecer enfermedades crónicas.
Hacer deporte nos ayudará a estar mejor de salud, tanto a nivel físico como psicológico. Por ello es una de las mejores decisiones que podemos tomar
  • Los niveles de energía serán mucho mejores y estables a lo largo de la      jornada, además de ayudarnos a conciliar mucho mejor el sueño.
  • A nivel psicológico, el deporte nos ayudará a mejorar el humor, además de hacernos sentir mucho mejor y más conscientes de nosotros mismos y nuestro cuerpo.
  • No olvidemos que nos hará estás más fuertes, tonificados y mejorar el peso y la masa muscular y grasa del organismo.

Por estas razones, y por muchas más, es necesario que nos pongamos manos a la obra cuanto antes con rutinas que nos ayudarán a trabajar la movilidad y sobre todo, la adaptación corporal a esta nueva actividad o estilo de vida. Para ello, lo que vamos a recomendar son rutinas de acondicionamiento general.

El ejercicio aeróbico es fundamental cuando comencemos a hacer deporte

Tom Wheatley 8gfitimzenm Unsplash

Como decíamos antes, no podemos empezar por lo más avanzado. Hay que asentar las bases. Para ello es necesario a priori, que adquiramos conciencia de las partes del cuerpo que estamos trabajando en cada momento. Realizar ejercicios que involucren varias partes del cuerpo y que nos obliguen a ejecutar ejercicios aeróbicos, serán esenciales para empezar a trabajar.

El entrenamiento funcional en el que vamos a trabajar con nuestro propio cuerpo es una buena alternativa para empezar. Pero nosotros no nos queremos detener en una sola disciplina, si no que lo que vamos a hacer a continuación es dar algunas pautas para lanzarnos a trabajar nuestro cuerpo de la mejor manera posible.

La idea es que adquiramos algo de base aeróbica para empezar a trabajar poco a poco a mayor intensidad. Para ello es necesario que trabajemos la resistencia. En principio, dentro del campo aeróbico, lo que recomendamos es la realización de rutinas de baja o media intensidad para poco a poco ir evolucionando.

Comenzar con una base aeróbica es fundamental, mediante actividades sencillas, como caminar, que nos ayudarán a acelerar el metabolismo y comenzar a movernos

En este punto es importante que para comenzar nos decantemos por actividades cardiacas moderadas como la caminata a paso ligero, bailar, hacer jogging, algo de ciclismo o incluso natación. Lo ideal es realizar unos quince minutos al principio, e incluso menos tiempo. Poco a poco iremos ganando resistencia y soltura.

Esta actividad nos puede servir a modo de calentamiento, y nunca debemos llegar al máximo o llevar nuestro cuerpo al límite. Es importante que nos sintamos cómodos en el desempeño de esta actividad. Sobre todo, lo que buscaremos será aumentar la velocidad metabólica, aprender a controlar la respiración y escuchar a nuestro cuerpo. Estos pilares serán importantes para poco a poco poder ir aumentando, tanto la intensidad como el tiempo y así poder realizar actividades aeróbicas más exigentes.

El entrenamiento muscular es esencial también cuando vamos a comenzar a practicar ejercicio

Sergio Pedemonte Bmy4kug4n3m Unsplash

No olvidemos que el entrenamiento muscular es esencial a la hora de lanzarnos a hacer deporte. Con el entrenamiento muscular conseguiremos más fortaleza y resistencia, a la vez que vamos a ganar destreza poco a poco y un mejor conocimiento del cuerpo y de su funcionamiento.

Para comenzar, lo que nosotros queremos recomendar, son ejercicios con el propio cuerpo que nos obliguen a movernos y a empezar a activar poco a poco cada grupo muscular. No nos vamos a detener en grupos concretos al principio, si no que vamos a ejercitar el cuerpo como un todo.

Comenzar con ejercicios sencillos que involucren todos los grupos musculares y que solo utilicen nuestro cuerpo, son fundamentales para conseguir mejores resultados

Por ello es importante que a la hora de fijarnos rutinasincluyamos todas las partes del cuerpo. Para conseguirlo, lo que recomendamos es fijar un circuito de ejercicios que vamos a repetir todos los días hasta ir adquiriendo fuerza y destreza en cada uno de los movimientos. Es fundamental que adquiramos la costumbre de realizar los movimientos correctamente en cada ejercicio, para así trabajar los músculos adecuados en cada caso.

Algunas rutinas sencillas que nos servirán de ejemplo para comenzar a entrenar

Sigue ,ver video

Origen:https://www.vitonica.com

¡Anímate! Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio

Man stretching in the training park. / Reference image / Pixabay

EurekAlert | UNIVERSITY OF BIRMINGHAM

Incluso quienes no están acostumbrados a hacer ejercicio pueden beneficiarse de los ejercicios de resistencia como el entrenamiento con pesas

La investigación muestra que incluso aquellos que no están acostumbrados a hacer ejercicio pueden beneficiarse de los ejercicios de resistencia como el entrenamiento con pesas.

En el estudio, publicado en Frontiers in Physiology, los investigadores de la Facultad de Ciencias del Deporte y del Ejercicio de la Universidad de Birmingham compararon la capacidad de desarrollar músculos en dos grupos de hombres mayores. El primer grupo se clasificó como ‘atletas maestros’: personas de entre 70 y 80 años que hacen ejercicio de por vida y que aún compiten en los niveles más altos en su deporte. En el segundo estaban individuos sanos de una edad similar, que nunca habían participado en programas estructurados de ejercicio.

A cada participante se le dio un marcador de isótopos, en forma de una bebida de agua “pesada”, y luego participó en una sola sesión de ejercicio, que incluía entrenamiento con pesas en una máquina de ejercicios. Los investigadores tomaron biopsias musculares de los participantes en los períodos de 48 horas justo antes y justo después del ejercicio, y los examinaron para buscar signos de cómo respondían los músculos al ejercicio. El trazador de isótopos mostró cómo se desarrollaban las proteínas dentro del músculo.

Sigue…

Origen: Latinamericanpost

Ella tiene 103 años y acaba de correr los 100 metros llanos

Julia Hawkins completó las carreras de 50 y 100 metros planos en los Juegos Nacionales de Veteranos en Albuquerque la semana pasada. Se cree que es la mujer de mayor edad que compite formalmente en una pista estadounidense. (Brit Huckabay/Asociación de Juegos Nacionales de Veteranos)

Antes competía en ciclismo. Ahora corre. Dice que el secreto es mantenerse activo, con bajo peso y tener muchos intereses.

Por  Sarah Mervosh

Hace dos años, a la edad de 101 años, Julia Hawkins impuso una marca. Una marca en una carrera.​

Sigue…

Origen:Clarin.com