Archivo de la categoría: Historias

Tribulaciones de un porteño acuartelado

Los encierros nunca son saludables. Aunque el decreto presidencial haya apelado a la presuntuosa fórmula “Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio”, uno no deja de sentirse preso de esas paredes en su departamento, casa o ” La cueva del chancho”, somo solía mentar el inolvidable Geno Diaz en su novela homónima. Uno de los textos mas impactantes  referidos a la imprevisible codianeidad porteña, que nos brindó la generación de los ´60.

Historia coral, relatada en tres partes con personajes que confluyen en el impredecible final, asemeja en varios de sus pasajes sensaciones similares a las que genera el actual martilleo de “quedate en casa”, que más allá de su razonabilidad, genera muchas veces efectos contraproducentes. Por ejemplo, el vecino de Santa Rita, o Saavedra, y sin ir mas lejos Belgrano (que ya es bastante lejos, según se mire), puede gozar de arboledas abundantes y frescas, casas con fondo, jardín de entrada y espacio suficiente para ver el sol o la lluvia, hacer ejercicios, caminar, y otras actividades tranquilizadoras. Si se combina con actividad literaria, melómana o culinaria, son paliativos atendibles, comparados con aquellos hacinados en dos o tres ambientes, con hijos o no, que terminan alquilando el perro del vecino para respirar un rato de aire puro.

O en algún infimo balcón tratan de simular las largas caminatas de tiempos libres, hasta bordear la enajenación. Primer fallo de la normativa en el ámbito de la ciudad: faltó relevar las características urbanísticas de cada zona para implementar la medida. Incuyendo las villas, que con sus modalidades siguen coexistiendo en un entorno de riesgo y falta de recursos. Pero vayamos a las franjas etáreas alcanzadas por el DNU en cuestión. No se ha constatado fehacientemente que los adultos mayores de 60, sean los mas vulnerables al virus.

No todos al menos. Hace rato que la llamada tercera edad se constituye en una suerte de “segunda juventud”, muchas veces  vital y exenta de riesgos que los más jóvenes. De hecho, la verificación de la morbomortalidad del virus indica que alcanza desde bebés, adolescentes y jóvenes tanto como ancianos. Solo la manipulación estadística de las enfermedades preexistentes (no genéticas, sino adquiridas) puede hacer que mucha gente sana y activa, baje en horarios casi reglamentados, con la sensacion de Richard Kimble,

El Fugitivo, para ir al supermercado o la verdulería. Segunda falla, no haber consultado a especialistas (gerontólogos, psiquiatras, psicologos) para segmentar las consecuencias del desvalimiento en una situación como la actual. Cabe consignar que Buenos Aires, así como es la ciudad del Cono Sur de mayor cantidad de mascotas por habitantes, también es la que cuenta con  mayor cantidad de adultos mayores que viven solos. Muchos, ya habituados, tienen rutinas que el abrupto corte los dejó, además, desolados.

Buena iniciativa los voluntarios colaboradores, pero poco eficiente. Y todas las actividades “on line” propuestas por el jóven ministro de Cultura porteña, el cuarentón Enrique Avogadro, resultan inaccesibles para quienes tecnológicamente no han aquirido las habilidades necesarias, pese a los millonarios presupuestos de la ciudad para cursos, seminarios y otras actifidades vinculadas a tal fin. Y finalmente, llegamos a las “excepciones”, punto cúlmine del compendio de absurdos del decretón fernandiano. Inviables las páginas oficiales, ya por saturación o escasa capacidad logística, todo queda librado a la buena voluntad de patrones y otorgantes. Por ejemplo, no tener una impresora en el hogar, puede ser causal de carecer de esta especie de salvoconducto que al menos permite transitar por las calles desiertas con alguna inquietud menor a enfrentar la voracidad recaudatoria del Estado porteño, o afrontar algún uniformado intempestivo.

La ASPO está siendo exitosa por una conciencia social, que es superior al disciplinamiento que buscaron sus autores, apelando a los todavía perceptibles resabios del Proceso, cuando se pretendió mandar a toda la sociedad a “Cuarteles de Invierno”, como reflejó aquella otra gran novela, del tandilense Osvaldo Soriano, no menor que la citada al comienzo. Es cierto que reaparecieron algunas conductas superadas de entonces, como la delación, el abuso , la prepotencia, la irrespetuosidad, pero todas en menor proporción. Salvo algún episodio anecdótico (un surfer, algún empresario, policías bonaerenses “bailando” vecinos), prevaleció el trato civil con dignidad. Con responsabilidades asumidas. Raro experimento social este confinamiento. Quizá cuando termine, podremos mirarnos a los ojos con el vecino como si fuera la primera vez. Quizá podremos ver a Buenos Aires con sus bellezas y miserias, más clara y transparente, “tan eterna como el agua y el aire”,  en los versos borgeanos.

Origen: LaPrensa

CORONAPARTY

VARELA BLOG

virusme llama un amigo y me invita a una fiesta de solo 10 personas, lo maximo permisible por las autoridades. hay que ir con bozal y guantes. mi mujer se hace uno de armani (tela de leopardo cosida por ella con liga para agarrarse) y me hace uno de pascal moravito con pespuntes verdes que pega con mi camisa tornasol de versacce. los guantes de ella son negros y los mios blancos. a la entrada de la mansion de mi amigo, un drone nos da la bienvenida con un letrero flotante: gracias por venir. adentro mi amigo mide a todas las parejas a 6 pies de distancia. y la noche es espectacular. eramos 5 matrimonios y todos los bozales estaban en combinacion con los atuendos: encajes, tul, perlas, lentejuelas. nuestro anfitrion puso la bebida en un bar y cada cual se preparaba su trago. la comida era en plasticos congelados:…

Ver la entrada original 345 palabras más

Tuvieron que suspender su casamiento por el coronavirus e hicieron una falsa boda virtual

enían todo listo para dar el sí el 21 de marzo pero por la pandemia del Covid-19 se vieron obligados a posponer ceremonia y fiesta. “Lloré mucho, y mi novio se agarró paperas. Para pasar el día mandamos unos videos a lo invitados y se viralizaron”, cuentan los protagonistas
Se iban a casar este 21 de marzo hicieron una falsa boda virtual que se viralizó

Carolina y Nahuel, tenían todo listo par dar el sí. Son una de las tantas parejas que tuvieron que poner su boda en pausa por la pandemia del coronavirus. Tristes y frustrados decidieron ponerle “onda” a la fecha, “hicimos un video casero y se lo mandamos a nuestros amigos. Tenía puesto mi vestido de 15, y mi novio un traje con short de fútbol, lo que siguió fue una catarata de ideas ingeniosas que nos hizo olvidar de cualquier virus”, le cuenta a Infobae Carolina sin perder el humor.

Sigue…

Origen: Infobae

El piloto de carreras judío que venció a los nazis

En la década de 1930, Adolf Hitler financió el programa de carreras más poderoso del mundo. Una heredera estadounidense, un conductor judío y un fabricante de automóviles francés en apuros se unieron para derrotarlos en la pista de carreras.

Origen: roadandtrack.com

Sobrevivir, desafío y acción.

Habanero2000

Una noche cualquiera, dos brindaban en silencio, no dijeron salud, dinero y amor, sin ponerse de acuerdo su brindis fue; salud, sobrevivir, sobrevivir. No estábamos preparados para esto, no lo esperábamos, comenzó allá en la lejana China y así lejano nos parecía. El primer mundo se sentía seguro y miró compadecido al lejano oriente. De pronto los números comenzaron a asustarnos y el miedo al virus y a la muerte, pretendió cambiar la sonrisa en mueca y la esperanza en espanto. La luces se fueron apagando y las calles quedaron desiertas; el virus no distinguía clases sociales, ni partidos políticos.

Tal vez es hora de repasar historias, de mirarnos por dentro y de tender manos, de proteger a los ancianos y salvar el futuro. De entender que moda, carros del año y mansiones, fronteras, portaaviones y misiles , se vuelven obsoletos cuando está en juego la vida del planeta.

El…

Ver la entrada original 221 palabras más

Memorias de Woody Allen solo saldrán en español

El libro ‘A propósito de nada’ será publicado por la editorial Alianza.

Woody Allen, director de cine

Allan Stewart Konigsberg, conocido como Woody Allen, nació el primero de diciembre de 1935. Esta semana cumplió 82 años.

Foto:

Ian Langsdon / EFE

Las memorias de Woody AllenA propósito de nada, sí serán publicadas en español, como confirmó este lunes la editorial Alianza, unos días después de que Hachette anunciara que cancela su publicación en inglés tras recibir duras críticas por dar voz al cineasta, acusado de abusos sexuales.

Alianza mantiene la fecha del 21 de mayo para la salida de un libro que ofrece “un repaso completo” de la vida del director, actor y guionista neoyorquino, tanto personal como profesional.

En el texto, el cineasta “describe su labor en películas, teatro, televisión, clubes nocturnos y obra impresa, tanto libros como prensa. Allen también habla de sus relaciones con familiares y amigos, y de los amores de su vida”, señala Alianza.

El libro en inglés, Apropos of Nothing se iba a publicar el 7 de abril en Estados Unidos, pero cuatro días después de haberlo anunciado, Hachette dio marcha atrás y canceló la publicación por la presión de sus propios empleados.

Según la empresa, tras mantener conversaciones con el personal, la jefatura concluyó que “no era posible seguir adelante con la publicación”.

También el periodista y escritor Ronan Farrow, hijo de Allen, se sumó a las voces en contra de la publicación de las memorias, atacando a la editorial por no tener en cuenta las acusaciones que pesan sobre su padre. El libro se mantiene para España y Latinoamérica, ya que Alianza adquirió los derechos de la traducción al castellano en el mundo.

El cineasta, según varios medios estadounidenses, hizo circular sus memorias durante mucho tiempo, sin despertar interés entre las editoriales debido a las acusaciones de abuso sexual por parte de su hija Dylan, que prácticamente lo apartaron del mundo del cine en Estados Unidos.

Origen:EFE

La psiquiatría en el nacionalsocialismo

Una muestra señala la acción de médicos en la persecución a enfermos y minusválidos bajo el hitlerismo; se estima que más que 200.000 fueron asesinados en instituciones psiquiátricas

Con el título Registrados, perseguidos, aniquilados se realizará el viernes 6 de marzo, de 10 a 13, un simposio sobre Psiquiatría en el nacionalsocialismo en el Museo Judío de Buenos Aires, Libertad 769.

Allí podrá visitarse hasta ese día, de 10 a 18, una muestra sobre la actuación de médicos, enfermeras y otro personal sanitario en la persecución a enfermos y minusválidos que eran considerados por el régimen nacionalsocialista “una carga para la comunidad del pueblo alemán”. Se estima que desde 1934 unas 400.000 personas fueron esterilizadas contra su voluntad y más de 200.000 fueron asesinadas en hospitales e instituciones psiquiátricas.

Sobre Eutanasia nacionalsocialista hablará en el simposio el médico Fernando Palacios, especialista en terapia intensiva. A su vez, el constitucionalista Daniel Sabsay disertará sobre El revés del Derecho: Reflexiones sobre el entrecruzamiento entre la Bioética y el Derecho.

También expondrán la psiquiatra y psicoterapeuta Elena Levin, magister en Historia Política y Social, coordinadora del simposio; el rabino Simón Moguilevsky, director del Museo; la antropóloga cultural Bárbara Grunenfelder-Elliker; la historiadorda María Victoria Grillo y la curadora de la muestra Liliana Olmeda de Flugelman.

La exposición saca a luz lo investigado trabajosamente años después sobre el papel que jugaron psiquiatras, neurólogos, pediatras, enfermeras, administrativos en la esterilización y asesinato de personas con discapacidades -de modo especial , mentales- en institutos que oficialmente debían estar destinados a su cuidado y curación. Esa acción se extendió también a decenas de miles de polacos o soviéticos en territorios ocupados.

La muestra incluye fotografías de instituciones y personas, víctimas y victimarios, cartas, documentos, citas de partes médicos y comunicaciones -falsas- a las familias, etc. A los paneles realizados originariamente en inglés y en alemán, se añadieron otros más pequeños en castellano, que facilitan el acceso a la información para quienes no dominen esos idiomas.

MUCHO POR CONOCER

Es mucho lo que puede conocerse en una recorrida. Por ejemplo, la central T4 dirigía el asesinato de niños y adolescentes mediante la Comisión del Reich para el registro de enfermedades hereditarias graves durante la operación 14f13. Sus médicos seleccionaron más de 20.000 presos en campos de concentración y los mandaron a morir en las cámaras de gas de tres instituciones de exterminio.

La política de higiene racial favorecía los asesinatos eutanásicos. La muestra da cuenta de que en el siglo XIX surgió la idea de que la suerte y el destino de los pueblos se determinan por factores hereditarios. La eugenesia se fundamentó, por lo tanto, en la premisa de que la reproducción podía y debía ser controlada, tanto para evitar la decadencia hereditaria biológica de una nación, como para fomentar el desarrollo progresivo de la humanidad. A la vez se fomentó la idea de que la vida humana puede tener un valor de mayor o menor rango, y hasta ser considerada “inviable”, es decir, había seres que no eran considerados dignos de vivir. Rápidamente el valor de la vida fue contrapuesto con la utilidad que el individuo puede aportar a la sociedad.

Estas premisas fueron llevadas hasta el horror del exterminio masivo en el régimen totalitario nazi, pero no dejaron de influir en otras sociedades. Sin ir más lejos, la no punibilidad del aborto “cuando el embarazo sea producto de una violación o del atentado al pudor sobre una mujer idiota o demente” del Código Penal argentino de 1921 está originada en razones de eugenesia, al considerarse que podrían transmitir deficiencias a su descendencia.

Además de dar cuenta de la trayectoria de médicos involucrados en la selección de enfermos para ser eliminados, la exposición también se refiere a las familias, a las que se les daba información falsa sobre el destino de sus familiares enfermos. Así constan informes con apariencia de preocupación por el estado de salud de los pacientes.

REACCIONES

También se da cuenta de casos de médicos y otro personal que no se plegaron a estas disposiciones criminales. Así como de la preocupación suscitada en la población civil alrededor de algunos centros donde se mataba a enfermos neuropsiquiátricos, por gas, desnutrición, envenenamiento, etc. Los vecinos advertían indicios intranquilizadores, como los frecuentes traslados de personas, el humo, etc.
Hubo hospitales protestantes que evitaron ser incluidos en programas que les despertaban serios reparos, aunque toda esta política se desarrollaba subrepticiamente y sólo pudo ser conocida en su magnitud mucho tiempo después. Pero el 3 agosto de 1941 hubo una protesta abierta, la del obispo católico de Munster, Clemens August von Galen.

En su sermón habló abiertamente de asesinato y reclamó por pacientes a quienes se los mataba porque algún médico los consideraba “vida no digna” o “ciudadanos no productivos”. Ante las inquietudes surgidas entonces en la población, y esa clara denuncia, ese operativo T4 se dio por terminado el 24 de agosto de 1941. Sin embargo los asesinatos de pacientes continuaron de modo más sigiloso.

La muestra merece ser visitada, por la abundante y precisa información contenida sobre la conducta criminal de médicos que en algunos casos habían tenido un alto reconocimiento social por su labor científica de investigación. En sentido contrario, en una vitrina pueden verse los viejos mandamientos de Hipócrates para los médicos. Entre otras cosas, puede leerse: “A nadie daré, aun cuando me lo pida, fármaco letal alguno, ni haré semejante sugerencia. Igualmente, tampoco a ninguna mujer proporcionaré un pesario abortivo”.

Innumerables familias perdieron a sus seres queridos, y a algunas de esas personas el visitante puede acercarse en esta muestra, ver sus rostros, en sus circunstancias, sin conocer el final que tendrían. Por un largo tiempo muchos no quisieron recordar a estas víctimas, aun finalizada la guerra con la derrota de Alemania y la ocupación por los aliados. Inclusive numerosas familias afectadas no hablaron sobre estos hechos. Muchos perpetradores y sus ayudantes pudieron continuar sus carreras en la Alemania de posguerra.

En el programa se señala que esta exposición “cuestiona los modos de pensar y los patrones de comportamiento que hicieron posible semejante asesinato en masa”.

El simposio es de asistencia libre. Los interesados pueden inscribirse escribiendo a: elenalevin42@gmail.com

Origen: LaPrensa

Una familia idílica construida sobre el adulterio: la fascinante historia de Joanne Woodward, mucho más que el filete de Paul Newman

Cuando él empezaba ella ya había recogido un Oscar; fue premiada en Cannes y la suya fue la primera estrella del Paseo de la Fama, pero prefirió dar un paso atrás y dejar que él fuese el astro más rutilante de la pareja. Este jueves cumple 90 años.

“¿Para qué buscar una hamburguesa si tengo un filete en casa?”. La célebre frase con la que Paul Newman trataba de explicar el éxito de su matrimonio ha pasado a ser un símbolo de romanticismo a pesar de su dudoso gusto y es una de las citas más repetidas a la hora de hablar del protagonista de El buscavidas, pero ¿quién era exactamente ese filete?

La loncha delgada de carne magra o de pescado limpio de raspas, según la RAE, era Joanne Woodward, galardonada con un Oscar de cuatro nominaciones, tres Globos de Oro, tres Emmy, un Bafta y un premio de interpretación en Cannes, y la estrella que tuvo el honor de inaugurar el Paseo de la Fama de Hollywood. A pesar de ello, la actriz que hoy cumple 90 años se ha colado en la historia del cine casi como una mera prueba de que un hombre –por guapo que sea– puede ser fiel.

Joanne Woodward siempre supo que quería ser actriz, algo que le venía dado desde el nombre. Su madre, cinéfila entregada, la llamó así por Joan Crawford –aunque su estrella favorita es Bette Davis– y cuando tenía nueve años la llevó hasta Alabama para asistir al estreno de Lo que el viento se llevó y la sentó en el regazo de Lawrence Olivier, de quien la pequeña se había enamorado platónicamente tras ver Cumbres Borrascosas.

Su madre se implicó activamente en la afición de Joanne que de la escuela de teatro de su Greanville natal pasó a la escuela de drama de la Universidad de Louisiana y de ahí a producciones teatrales de mayor fuste que la llevaron a Nueva York donde repartía su tiempo entre el Actors Studio y los despachos de agentes.

En uno de esos despachos se produjo el encuentro que cambiaría su vida y no fue con un autor teatral o un productor, fue con un muchacho que a primera visto le resultó disgusting. Así definió Woodward su primera impresión sobre Paul Newman en una divertida entrevista en Today. Agotada por el calor se refugió en la oficina de su agente y ahí se lo encontró. Mientras ella estaba sudorosa y cansada, él brillaba “como un anuncio de refresco helado”, enfundado en un traje mil rayas, con esos ojos azules que no tardarían en conquistar el mundo, un pelo frondoso y ni una gota de sudor. Más que caer fascinada, sintió rabia de aquella perfección que consideró irritante. “Eso es asqueroso”. Para ella, en aquel momento Newman era “solo una cara bonita”.

Él, sin embargo, se quedó embelesado: “Era moderna e independiente, mientras que yo era tímido y un poco conservador”. Así lo recoge Shawn Levy en Paul Newman: La biografía. Sobre todo ella era muy distinta a todas las mujeres que conocía, especialmente a la suya. Porque cuando se quedó prendado de aquella rubia de Georgia ya había una señora Newman, una que le esperaba en casa con sus dos hijos pequeños

Al contrario que Woodward, Newman nunca pensó en dedicarse en serio a la actuación. Tampoco tenía ningún otro objetivo claro, le habían expulsado de la universidad por un incidente relacionado con el abuso de alcohol y había permanecido tres años en el ejército. A la vuelta su presente y su futuro pasaban por hacerse cargo de la tienda de material deportivo de su familia en Ohio, pero el teatro universitario le había metido el gusanillo de la actuación en el cuerpo y quiso probar suerte antes de languidecer en el negocio familiar. Precisamente en una compañía de teatro local había conocido a Jackie Witte, rubia, alta y también con ínfulas de actriz. Ella tenía 19 años, cinco años menos que él, y todavía estaba en la universidad; jóvenes, guapos y sin demasiadas preocupaciones, se mudaron a Illinois para trabajar en una compañía teatral y se casaron.

Ambos sobrevivían alternando distintos trabajos con su pasión teatral hasta que llegó el primer bebé y Paul volvió al negocio familiar, mucho más estable que la vida en el vodevil. Pero ya había decidido su futuro y quiso darse una oportunidad más: metió a su familia en el coche y se fue a la Escuela de Teatro de Yale. Si no podría ser actor al menos podría ser profesor de teatro.

Alquilaron un piso y mientras ella cuidaba del pequeño Scott y realizaba trabajos puntuales como modelo, él compaginaba su búsqueda de papeles con la venta de enciclopedias puerta a puerta –seguro que pocas se cerraron en sus narices–. Otras puertas, esta vez las de Broadway, no tardaron en abrirse para él.

Una de sus primeras oportunidades llegó con Picnic, la historia de un forastero que pone patas arriba a una pequeña localidad sureña, especialmente a sus mujeres. El director no le vio las hechuras atléticas del galán protagonista Hal Carter y lo relegó a un papel menor, pero cuando el actor principal tuvo que abandonar la producción se quedó con el papel de sudoroso vagabundo de apabullante magnetismo sexual que hacía rendirse a todas las mujeres. También aquella rubia sureña que había conocido en la oficina de su agente y que ahora era una de las suplentes de la obra.

Cuando Joanne fue capaz de mirar más allá de su rostro de deidad griega vio que detrás de aquel tipo tan perfecto que le había resultado disgusting había un hombre franco y divertido y con la misma pasión que ella por la interpretación. La admiración era recíproca y cada vez querían pasar más tiempo juntos.

Tras Scott había llegado Susan y con dos hijos en casa Jackie había olvidado sus veleidades artísticas, pero para Paul eran el centro de su vida y cuando el telón bajaba quería continuar la fiesta con actores, escritores, directores y sobre todo, con Joannne. “Su naturaleza es tímida y retraída, mientras que la de Paul es gregaria. Le gustan las reuniones tardías de escritores y actores, como a Joanne. Paul y Joanne eran dos personas muy atractivas con un profundo interés mutuo y un evidente sentimiento de compañía. Pero rara vez veías allí a Jackie”, confesaba un amigo de la pareja al biógrafo de Newman.

Jackie sospechaba, Paul negaba y Joanne esperaba. Como la atriz recordaba años después: “Paul y yo éramos buenos amigos antes de ser amantes. Nos gustamos mucho. Podríamos hablar entre nosotros, podríamos decirnos cualquier cosa sin temor al ridículo o al rechazo. Había confianza.” Pero mientras su relación se consolidaba llegaba el tercer hijo de Paul y Jackie, Stephanie.

En un giro impredecible, Joanne se fue a vivir con el escritor Gore Vidal e incluso corrían rumores sobre un posible compromiso, algo que hizo que toda la comunidad artística alzase las cejas, ya que la homosexualidad de Vidal no era ningún secreto. Tampoco lo era para algunos que, aunque adoraba a Joanne, por quien el guionista de Ben-Hur sentía amor carnal era por Newman. Algunos lo interpretaron como una manera de presionar a Paul para que se divorciase de una vez –tal vez no era el hombre más adecuado para provocar los celos del actor–, pero anteriormente ya lo había hecho con compañeros de trabajo como Marlon Brando o el actor y guionista James Costigan.

A mediados de los años cincuenta la carrera de Newman avanzaba tan rápido como su libro de familia y cuando quiso darse cuenta estaba enseñando las pantorrillas en El cáliz de plata, un peplum para el olvido que consideraba la peor película de su carrera. No tuvo que esperar mucho para redimirse: un papel pensado para su compañero del Actors Studio James Dean acabó en sus manos. La muerte del rebelde sin causa había dejado pendientes un montón de proyectos que pretendían sacar rédito a su aire de joven desafiante y Newman podía ser su sucesor. Con su papel de boxeador Rocky Graziano en Marcado por el odio deslumbró a los que pensaban que sólo era una cara bonita. Los críticos empezaron a ver lo mismo que Joanne: tras aquel cuerpo cincelado había un actor al que tener en cuenta.

Mientras él se enfrentaba al papel más físico de su incipiente carrera, Joanne se decantaba por los papeles de carácter y tras llamar la atención en unos cuantas series de televisión recibió un contrato de cinco años por parte de la Fox (a pesar de que lo primero que su mandamás Daryl F. Zanuck dijo de ella fue “No tits, no talent, no looks, and no tail. (Sin tetas, sin talento, sin imagen y sin culo.)”. Allí acabó protagonizando junto a Robert Wagner Bésame antes de morir, la adaptación de la novela negra de Ira Levin. En ella Woodward interpretaba a una embarazada asesinada por su novio y la sola inclusión de la palabra “embarazo” en el trailer causó más ruido que la propia película, pero su extraordinaria interpretación no pasó desapercibida. Cuando Nunnally Johnson, guionista de Las uvas de la ira, quiso contar la historia real de una mujer con trastorno de personalidad múltiple surgieron los nombres de Judy Garland y Susan Hayward, pero el papel acabó en manos de Woodward.

La película fue un éxito y su interpretación le proporcionó su primera nominación al Oscar y marcó la senda que seguirían sus mejores papeles: mujeres complejas y personajes poco complacientes. Y en plena ebullición de su estrellato llegó la primera de las 13 películas en las que trabajaría con Paul, El largo y cálido verano. De nuevo les unía un sudoroso forastero que revoluciona a una familia, especialmente a su hija mayor, el papel interpretado por Woodward, esa clase de personaje aburrido, frío y racional que en la mayoría de las ficciones tiene como único objetivo darse cuenta de que todo lo que necesita en la vida es un buen meneo o el amor verdadero, pero también con meneo.

La tensión sexual entre ambos se percibió tanto por los espectadores como por sus compañeros. “Parecían tener una comprensión tan total el uno del otro”, declaró Angela Lansbury. Pero había algo más, había risas y complicidad. Ella mismo ha dicho: “”La sensualidad se debilita después de un tiempo y la belleza se desvanece, pero ¿estar casado con un hombre que te hace reír todos los días? Ah, eso sí que es un verdadero placer”. Hacer reír es importante, sí, pero seguro que tener ojos de lapislázuli y unos abdominales como las Rocosas ayuda bastante a que te encuentren gracioso.

A pesar de que su romance ya había trascendido al set de rodaje e incluso vivían juntos, Jackie no lo dejaba irse. Consideraba que tenía derecho a una parte de ese futuro prometedor que todos auguraban para Newman. Se habían casado menos de ocho años antes; tenía tres hijos menores de siete años y había rodado por un sinfín de pequeños puebluchos mientras su marido perseguía su sueño –y sus excesos con el alcohol cuando los sueños no se dejaban atrapar–. Ahora además él la engañaba, ¿tenía que dejarle irse de rositas?

Pero no era negociable, Paul no estaba teniendo una aventura, había encontrado al amor de su vida. “Eran muy jóvenes cuando se casaron”, declaró un amigo de Newman y Jackie. “Simplemente crecieron para ser dos personas diferentes”. Y así se decidió a irse, independientemente de cómo lo tomara Jackie, independientemente de lo que significara para los niños. Entre Paul y su hijo mayor Scott se abrió una brecha dolororosísima y su muerte por sobredosis en 1978 fue el mayor drama vivido por el actor.

Joanne, que era amiga de Jackie –vale, ya, quién lo diría–, no tenía ningún dominio de la situación, todo estaba en manos de Jackie, pero no podía dejar de verse como una rompehogares. ¿Qué habrían dicho de ella hoy TMZ y ese sanedrín abierto 24 horas que es Twitter? ¿Seguiría su historia pareciendo tan romántica y un ejemplo sa seuir? Es difícil saberlo.

Durante el rodaje de El largo y calido verano Paul y Joanne se comportaban como una pareja. Incluso se compraron una gran cama de matrimonio, tan ostentosa que Paul afirmaba que provenía de un burdel. Cuando trascendió que Joanne se había quedado embarazada, Jackie, incapaz de aguantar más humillaciones, cedió. Paul y Joanne se casaron en Las Vegas el 29 de marzo de 1958. Apenas dos meses después, él contempló arrobado como ella recibía el Oscar a la mejor actriz de manos de John Waynehabía derrotado a Liz Taylor, Lana Turner, Anna Magnani y Deborah Kerr. Palabas mayores.

Se convirtieron en la pareja de moda. Ella había hecho la interpretación del año y cuando en 1960 se inauguró el Paseo de la Fama la primera estrella fue la suya. Él mientras tanto ganaba en Cannes por su papel en El largo y cálido verano y rodaba La gata sobre el tejado de zinc poniendo en marcha una de las carreras más completas de la historia de Hollywood.

El mundo decidió enterrar el nombre de Jackie Witte y convirtió la historia de Newman y Woodward en el romance aspiracional para todas las parejas de actores de la meca del cine. Sbre un adulterio contruyeron una familia idílica. Joanne había perdido al bebé que probablemente engendraron en aquella cama comprada en Nueva Orleans, pero no tardó en quedarse embarazada de nuevo y prefirió dar un paso atrás en una trayectoria que parecía imparable. Tras un par de años dedicada a sus hijos su retorno tuvo un perfil bajo y encadenó una serie de fracasos que la hicieron replantearse su carrera. Al igual que había sucedido con Newman y Dean ella también había tenido que sustituir a un mito. En Rosas perdidas recogió el papel que había sido escrito para Marilyn Monroe, pero el resultado no fue el mismo que el de Paul, era difícl imaginar a dos mujeres más opuestas.

Fue el primer trabajo de Newman tras las cámaras el que la devolvió a la primera fila. Gracias a Raquel, Raquel, un drama psicológico en blanco y negro que narraba la historia de una maestra soltera con una madre dominante que se replantea su vida (“necesita un meneo” variedad arty), consiguió su segunda nominación al Oscar.

Despuntando como director y triunfando como actor, Newman se había situado ya en la cima de Hollywood y había formado junto a Robert Redford la pareja de oro de la industria. Pero pocos meses después de regalarle a Joanne uno de sus mejores papeles, el idílico mundo que había construido con ella estuvo a punto de venirse abajo. Durante el rodaje de la mítica Dos hombres y un destino mantuvo un romance con la periodista Nancy Bacon –lo que dio pie a bromas como que no le gustaban las hamburguesas, pero sí el bacon–. Según la propia Bacon que lo contó todo, el romance había durado más de un año, Robert Redford les había cubierto y la historia se terminó porque él estaba siempre borracho y no podía hacer el amor. No tuvo buenas palabras para Newman al que describió como “una canalla desconsiderado y alcohólico”– o sea, disgusting–. En contra de lo esperable, la familia al completo se fue de vacaciones y volvió con su amor renovado. “Ser la señora de Paul Newman tiene su lado bueno y su lado malo, y puesto que seguimos estando juntos, lo lógico es pensar que hay más bueno que malo”, declaró Woodward a la revista Good Housekeeping. Jackie Witte podría haberle dado un cursillo sobre eso.

La continuidad de su matrimonio tuvo un beneficio a corto plazo, su siguiente colaboración con Paul, otro de esos papeles descarnados en los que tanto se lucía, esta vez la madre patética y abusiva de El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas, le hizo ganar el premio de interpretación en Cannes y la volvió a poner en el mapa. Un par de años después llegaría su tercera nominación al Oscar por Deseos de verano, sueños de invierno y todavía reibiría una cuarta en los noventa, gracias a Mr. & Mrs. Bridge dirigida por James Ivory y la que volvería a formar pareja con Paul.

A finales de los setenta Woodward volvió a la televisión donde cosechó cuatro nominaciones a los Globos de Oro (ganó uno) y nueve a los Emmy (ganó tres) y poco a poco fue limitando su carrera cinematográfica a papeles de menor importancia, como la voz en off de La edad de la inocencia o un breve papel en Philadelphia. Todo ello sin descuidar su gran pasión, el teatro que nunca abandonó y donde interpreteó y dirigió. La última colaboración de Woodward con su esposo antes de que este falleciese en 2008 fue en la miniserie Empire Falls.

Tras casarse con Newman su carrera sufrió un parón del que nunca se recuperó, pero su vida sentimental sigue siendo un ejemplo, sobre todo para los que igrnoran la existencia de Jackie Witte y el abundante legado fotográfico que deja constancia de su ídilicia convivencia un lugar feliz donde refugiarse en los días sin esperanza. “Mi bisabuela me dijo una vez que nunca me casara con un hombre con quien no estuviera segura de poder desayunar todos los días durante 50 años”, le dijo a su biógrafo en Joanne Woodward: Her Life and Career y ella como buena mujer sureña sabía cómo honrar a sus antepasados. Y también cómo caer y volver a levantarse.

Origen: VanityFair

Willow, la perra que trabaja olfateando crímenes cibernéticos contra niños

Willow, de dos años de edad, alerta un gabinete donde se esconde un disco duro mientras practica búsquedas con el investigador criminal de la Oficina del Fiscal del Distrito de San Diego, Ron Burleson, en la oficina de la fuerza especial para Crímenes Cibernéticos contra Niños. Willow está entrenada para detectar dispositivos de almacenamiento de datos como discos duros, memorias USB y tarjetas flash.
(John Gibbins/The San Diego Union-Tribune)

La perra detectora de olores electrónicos de 2 años de edad ya ha colaborado en una media docena de búsquedas

Desde que empezó su nuevo trabajo en San Diego hace un par de meses, Willow la labrador inglés ya ha demostrado su valía a su entrenador Ron Burleson.

La perra de 2 años, especialmente entrenada para olfatear dispositivos electrónicos de almacenamiento, ha participado en media docena de búsquedas de órdenes de arresto y libertad condicional con Burleson, un investigador de la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado.

 

Willow está entrenada para detectar un recubrimiento químico que se encuentra dentro de los dispositivos de almacenamiento de memoria electrónica. Ella gana una recompensa de comida cuando detecta un dispositivo.
(San Diego County District Attorney’s Office )
Sigue…

Origen: latimes.com

El “Hachiko” ruso: un perro espera cada día 8 horas a su dueña en la puerta de su trabajo

Svetlana se toma un receso de 10 minutos cada hora para saludar y comprobar el estado de su mascota, cuya fidelidad recuerda a muchos al famoso perro japonés ‘Husky”

taviado con un suéter de color azul, un perro de raza husky espera cada día a su dueña durante ocho horas a las puertas del centro comercial ‘Mega’ de la ciudad rusa de Kaliningrado, informa el medio Klops.

Cerca del canino hay un letrero que aclara que no se trata de un perro callejero o extraviado, sino solo de una mascota esperando a que Svetlana, su dueña, termine de trabajar.

адам уайлдер@VultureMoriarty

сейчас наткнулась на статью про хаски в синем свитере из Калининграда, который каждый будний день по 8 часов ждет на улице свою хозяйку у ее работы, потому что очень скучает без нее дома 😢😢

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
18 personas están hablando de esto

«El perro no fue abandonado. No está hambriento. No tiene frío», se puede leer en el cartel.

El perro llegó a la familia de Svetlana hace cuatro años. Un mes después la familia decidió venderlo, lo que entristeció enormemente a Svetlana: «lloré desde las siete de la tarde hasta las cuatro de la mañana, lo quería mucho», indicó al medio.

Sin embargo, al día siguiente, los nuevos propietarios lo devolvieron porque aseguraban que el canino no paraba de llorar y de aullar. Desde aquel momento, se convirtieron en una pareja inseparable: van juntos a la tienda, a la clínica y hasta al trabajo.

La mujer asegura que se vio obligada a llevar a su amigo al trabajo, porque vive en un departamento comunitario y le preocupa que el perro, al quedarse solo, comience a aullar y pueda ocasionar problemas a sus vecinos.

Svetlana se toma un receso de 10 minutos cada hora para saludar y comprobar el estado de su mascota, cuya fidelidad recuerda a muchos al famoso perro japonés ‘Hachiko’, que esperó a su dueño en una estación de tren durante 10 años, incluso después de su muerte. «Este es mi amigo, es mi hijo», subraya su dueña.

Origen: AlbertoNews.com – Periodismo sin censura