Archivo de la categoría: Rincon Cubano

Vaticinan caída de mil millones de dólares en remesas a Cuba por el coronavirus 

La cifra estimada por el investigador Emilio Morales significa un tercio del monto enviado a la Isla en 2019

Vaticinan caída de mil millones de dólares en las remesas a Cuba por causa del coronavirus

Vaticinan caída de mil millones de dólares en las remesas a Cuba por causa del coronavirus.

“Esto va a generar un mayor cierre de empresas y una mayor ola de despidos que a la postre va a disminuir considerablemente la capacidad de envío de la población migrante, la cual va a priorizar su subsistencia, tratando de minimizar al máximo el gasto de recursos para poder enfrentar los meses de paro laboral que va a generar la lucha contra la pandemia”, asegura el analista.

“Casi el 80% de las remesas que llegan a la región provienen de EEUU, quien es el primer emisor de remesas del mundo y que ahora mismo es el epicentro de la pandemia. (…) No cabe duda de que la población de migrantes será una de las más afectadas. Los más vulnerables son los que no están registrados oficialmente y los que no cuentan con un seguro social, requisito que lo deja fuera de la ayuda recientemente aprobada por el Congreso de los EEUU”.

La cifra estimada, de 1000 millones de dólares, significa un tercio del monto enviado a la Isla por los emigrados cubanos en el exilio durante el 2019.

En ese año la economía cubana recibió una inyección de divisas extranjeras, por ese concepto, ascendente a 3.716.710.000 dólares, para ubicarla en el séptimo puesto entre todos los países de la región de acuerdo al volumen de dinero, aún cuando tiene una población mucho menor que otros países que le sucedieron en el listado.

Morales, plantea que el escenario más optimista es el que supondría solo una caída del 20% en las remesas.

Economista cubano Pedro Monreal prevé una contracción económica a causa del coronavirus

Otro catedrático cubano, Pedro Monreal, opinó en días recientes que las consecuencias para las economías caribeñas, dependientes en su mayoría del turismo, serán devastadoras y estarán en dependencia del tiempo que dure la pandemia.

Origen:PERIÓDICO CUBANO

“Pero si los cubanos no salimos a la calle a hacer colas nos morimos de hambre…” * Por Eso Me Fui De Cuba

En Cuba, los seres cubanos, tenemos que hacer colas para cualquier cosa. El cubano vive y muere pidiendo el último y preguntando: ¿Qué sacaron? ¿Qué van a vender? Por eso la dictadura castro-comunista es también sinónimo de tumulto, aglomeración, filas, gaznatones, malas palabras, sudores, desesperación, empujones y obscenidades. Las colas castristas son las más largas …

Leer más “Pero si los cubanos no salimos a la calle a hacer colas nos morimos de hambre…”

Origen: “Pero si los cubanos no salimos a la calle a hacer colas nos morimos de hambre…” * Por Eso Me Fui De Cuba

La Cuba Real de Hoy-Coronavirus (Video)

#nosalgandesuscasas

Resultado de imagen para video jdr cuba real

 

Casi 30 mil cubanos posibles contagiados en Cuba – Despierta Cuba

En Cuba hay ahora mismo Casi 30 mil cubanos bajo vigilancia por tener procesos respiratorios y haber tenido contacto con algún extranjero o contagiado.

Los clasifican como pacientes “contacto” porque forman parte de la cadena que se forma a partir de los casos positivos y sospechosos.

Así lo dijo en conferencia de prensa este sábado José Raúl de Armas Fernandez, jefe del departamento de enfermedades transmisibles del MINSAP.

También incluyen en esa cifra los cubanos que han viajado recientemente a países con altos números de contagiados que muy probablemente estarán enfermos.

Estos pacientes fueron identificados en las pesquisas realizadas esta semana.

Más de un millón de personas fueron pesquisadas, solo ayer, por estudiantes de medicina que aseguran no tienen jabón para lavarse las manos ni mascarillas protectoras.

Cabe esperar entonces que los propios estudiantes hayan contagiado a miles de cubanos dentro de esos millones visitados.

Los médicos de la familia deberán visitar todos los días a los 28 mil pacientes identificados en todo el país para ver si empeoran y reportarlo.

Origen:  Despierta Cuba

Sobrevivir, desafío y acción.

Habanero2000

Una noche cualquiera, dos brindaban en silencio, no dijeron salud, dinero y amor, sin ponerse de acuerdo su brindis fue; salud, sobrevivir, sobrevivir. No estábamos preparados para esto, no lo esperábamos, comenzó allá en la lejana China y así lejano nos parecía. El primer mundo se sentía seguro y miró compadecido al lejano oriente. De pronto los números comenzaron a asustarnos y el miedo al virus y a la muerte, pretendió cambiar la sonrisa en mueca y la esperanza en espanto. La luces se fueron apagando y las calles quedaron desiertas; el virus no distinguía clases sociales, ni partidos políticos.

Tal vez es hora de repasar historias, de mirarnos por dentro y de tender manos, de proteger a los ancianos y salvar el futuro. De entender que moda, carros del año y mansiones, fronteras, portaaviones y misiles , se vuelven obsoletos cuando está en juego la vida del planeta.

El…

Ver la entrada original 221 palabras más

La revolución castrista transformó a los cubanos en un pueblo chusma, grosero y vulgar. * Por Eso Me Fui De Cuba

¡Protégeme mi Dios bendito! Debo empezar aclarando que toda regla tiene su excepción y que por suerte, para salvar la decencia y la “finura” de la Patria, existen muchos cubanos bien educados, correctos y de muy buen hablar. Pero digo lo de la chusmería, la grosería y la vulgaridad porque resulta increíble el efecto catártico …

Leer más La revolución castrista transformó a los cubanos en un pueblo chusma, grosero y vulgar.

Origen: La revolución castrista transformó a los cubanos en un pueblo chusma, grosero y vulgar. * Por Eso Me Fui De Cuba

Ben Affleck se une a Ana de Armas en Cuba

Por

La realeza de Hollywood posando con noble salvaje

De nuestra Oficina de Idiotas Útiles en el Amor

Aaah, parece que la estrella cubana Ana de Armas, una Super Yoyo cubana actualmente en la lista A, ha traído a su reciente coprotagonista Ben Affleck a casa con ella.

La multimillonaria Ana de Armas no ve nada de malo en ser un Super Yoyo y regresar a Cuba a menudo para disfrutar de la vida en la plantación de esclavos del Caribe.

Traficantes de chismes están ocupados focuing en este viaje a Castrogonia como una indicación de que la pareja podría estar en el amor.

Oh, las bendiciones y los peligros de ser un Hollywood A-lister. Pa’l carajo …

La realeza de Hollywood posando con salvajes nobles muy blancos

No importa … Algunos salvajes nobles son más iguales que otros.

Origen:BabaluBlog

Ben habrá viajado a Cuba ,para iniciar un tratamiento por su adicción al alcohol ?
…..😂😂😂

Cuba no puede ser un ejemplo en salud si ni siquiera hay toallas higiénicas

Cuba vive de la propaganda, sobre todo en materia de salud, pero en la isla escasean productos de higiene básica como algodón y toallas sanitarias.

Desde diciembre no hay toallas higiénicas en las farmacias de Cuba, tampoco algodón, ahora las cubanas reciclan pañales y usan retazos durante la menstruación

Las filas para comprar artículos básicos son parte de todo régimen socialista, la foto así lo expone en el 2002, en 2020 la situación empeora. (Flickr)

Empieza el cuarto mes de falta de artículos de higiene femenina en Cuba. Desde diciembre, las «almohadillas sanitarias» están ausentes. En su lugar, las mujeres cubanas están usando pañales reciclados y retazos de trapos durante la menstruación. La falta de insumos básicos deja en evidencia la crisis económica que atraviesa la isla y cómo el «éxito» de su sistema de salud es solo un mito.

Tanto las toallas industriales como las caseras se han empezado a reutilizar. Las lavan y las ponen a secar al sol. En vista que tampoco hay algodón en las farmacias, muchas mujeres recolectan pedazos de tela o bien improvisan con pañales desechables de niños y adultos.

Sigue…

Origen: Panam

Este problema ,no es de ahora hace más de 50 años que sucede ,las mujeres que vivimos teniendo al alcance de la mano ,el poder comprar toallas higienicas ,no imaginamos ,pasar por este problema

Mi suegra me contaba que cortaban cuadrados de toallas viejas y que luego de darles uso se lavaban y se volvian a utilizar.Pero aclaro que otro problema siempre fue conseguir jabón y ni hablar de conseguir cloro ,para desinfectar ,son los logros del comunismo!

Cuba-Miami: cuando la distancia se refleja en el lenguaje

La diferencia entre los que llevan tiempo exiliados y quienes llegaron ayer, o hace unos meses, tal vez un par de años, es bien notable (Cuba)

Ernesto Pérez Chang

Cubano mira al horizonte desde el malecón en la Ermita de la Caridad del Cobre, Miami (Foto: The New York Times)

MIAMI, Estados Unidos. – Existen modos de hablar en Cuba que pudieran diferenciarse de los de Miami. Puede notarlo quien, después de vivir en la isla durante años, llega a la Ciudad del Sol y presta oídos a las formas de hablar de los cubanos. También pudiera percibirlo así quien haga el viaje en sentido opuesto, entonces La Habana le parecerá un universo lingüístico muy diferente al que dejó atrás en el tiempo.

No solo frases y acentos nos identifican como de una región u otra de la Isla sino que la diferencia entre los que llevan tiempo exiliados y quienes llegaron ayer, o hace unos meses, tal vez un par de años, es bien notable.

No tanto por los que han incorporado el inglés como lengua de lo cotidiano, mientras han conservado el castellano para el ámbito privado, sino por quienes, conscientemente o no, solo por haber salido de Cuba a inicios de los años 60, se encargaron de conservar aquellos modos del habla de cubanos y cubanas que no sucumbieron a la ofensiva “ideologizadora”, convertida en política oficial como “trabajo ideológico sistemático”, contra todo lo que tildaron peyorativamente de “rasgo burgués”.

Los que se fueron en aquellos tiempos y los que permanecieron en la isla, todos, quedaron divididos no solo por el Estrecho de la Florida, los embargos, la Guerra Fría, las rupturas familiares, la “intransigencia revolucionaria”, la ausencia de comunicaciones telefónicas y de puentes aéreos y marítimos, por los desfases tecnológicos y las amenazas de cárcel por “claudicar a los pies del enemigo” sino que fueron obligadas a convertirse, digamos, en dos “especies” de cubanos, tal como diferenciamos hoy a coreanos del Norte y del Sur por el lenguaje y, además, por las huellas físicas y psicológicas que dejan los contextos con sus peculiaridades.

Las décadas de aislamiento no solo sembraron diferencias ideológicas entre unos y otros sino que se expresaron incluso en los cuerpos. La estatura promedio de los cubanos residentes en la isla, de generaciones más recientes, se ha visto reducida notablemente. Hay más de un estudio biométrico al respecto.

Algo similar ha pasado con el repertorio léxico de un sector importante de la población dentro de la isla y sus modos de expresarse verbalmente.

Basta con salir a las calles de La Habana e intentar entablar conversación con personas jóvenes para percatarnos de que algo de cierto llevaría en lo que afirmo, aunque sin otras pruebas que mi experiencia personal como conversador más que periodista.

Para nada intento lanzar una tesis en la que establezco con alocada certeza que en uno u otro lado, en Miami o en La Habana, se habla mejor o peor. Lo único que deseo hacer notar es que, al menos en las comunidades de cubanos exiliados en los Estados Unidos se pudieran haber conservado, y hasta dado en herencia, normas de habla y repertorios léxicos que dan cuenta de un panorama diferente del actual en la isla.

Podemos hallar las diferencias que señalo, por ejemplo, cuando vemos una película cubana de los años 50 o cuando escuchamos una grabación de la misma época, y a la vez comparamos nuestra experiencia acústica con nuestro entorno actual.

En Cuba solo una parte de la población de mayor edad conserva no solo aquel modo pausado y fluido que definía la norma más extendida entre todas las clases sociales. No importa si ricos o pobres, si de una provincia u otra, si blancos, amarillos o negros.

En Miami sucedería algo parecido a Cuba pero me arriesgo a decir que es posible notar cierta distancia léxica, expresiva, comunicativa entre las nuevas generaciones, que han recibido en herencia esos matices que los distinguen de sus contemporáneos quienes crecieron y alcanzaron la mayoría de edad en Cuba.

Al menos mi oído no los percibe igual y los diferentes modos de hablar dicen mucho sobre el tiempo que alguien lleva en los Estados Unidos.

“La gente va frenando la velocidad habitual del cubano al hablar”, me ha respondido un amigo a quien compartí mi apreciación pero me advierte que Hialeah, donde se concentra la mayor cantidad de cubanos, no siempre es el lugar ideal para notar las diferencias que descubres en otras zonas de Miami porque “allá hay muchos cubanos recién llegados. Pero en los que llevan más tiempo, quizás diez, quince o veinte años puedes notar cambios”. Es posible.

Nos comprendemos, reconocemos la mayor parte de los vocablos que nos definen culturalmente, pero los usamos y hasta los pronunciamos con diferencias bien notables.

Una buena parte de quienes arriban desde la isla traen ese ritmo de “carretonero” que no es más que ese hablar atropellado, que recorta las frases, incluso las palabras, y que gusta de sustituir vocablos e ideas con la gestualidad, el manoteo, la sobreactuación, las onomatopeyas y hasta con el contacto físico-visual extremo.

Otra diferencia importante es que en Cuba hasta se pudiera hablar de “generaciones del susurro”.

Los de la isla, a fuerza de silencios y censuras, incorporamos el susurro a nuestras conversaciones y, hasta pudiéramos decir que la pantomima —muy similar al lenguaje de señas de los presos— nos facilitó la vida en algunos momentos.

Aprendimos a hablar mal de Fidel Castro casi en clave, acariciándonos el mentón como forma de aludir a su icónica barba; a nombrar a los “verdaderos culpables” sin nombrarlos, solo con levantar el dedo índice al cielo y acotar que son “los de allá arriba”, o tocándonos el hombro como sinónimo silencioso de “jefe” en una sociedad militarizada hasta el tuétano, donde las órdenes se cumplen y jamás se discuten.

El lenguaje fue uno de los principales objetivos donde hicieron su tarea quienes pretendieron alguna vez darle vida al “hombre nuevo” del socialismo a la cubana.

Corrían los terribles años setenta y en los avales que debía presentar una persona para solicitar un puesto de trabajo o una matricula en un centro de estudios, era usual que las llamadas “organizaciones políticas y de masas” se interesaran por nuestro lenguaje.

Así algún vecino podía vetarnos con el argumento de que “suena demasiado fino o fina” o “habla un poco aburguesado”, con lo cual en muchas ocasiones elevaban a la condición de “atributos revolucionarios” la vulgaridad y la chabacanería.

“Señor” y “señora” fueron desplazados por “compañero” y “compañera”, incluso “camarada”, hasta años recientes en que las necesidades de vivir del turismo —y presentarse al mundo como un “totalitarismo actualizado” o de “nuevo tipo”, con bendición papal incluida—, los obligó a desempolvar incluso el “señorita”, el “gracias a Dios”, que estuvieron entre las primeras palabras y frases en ser estigmatizadas.

Tanto quisieron cambiar y aniquilar que con la oleada de turistas las prostitutas “renacieron” como “jineteras” mientras “el hombre que alquilaba su cuerpo a otro hombre” se convirtió en “pinguero”, tal vez como un modo de imponer la ”incuestionable virilidad” del falo comunista a ese “hombre nuevo” demasiado rosa, demasiado “traidor” a su propio sexo, en una tierra de machos.

En los momentos más críticos de la cruzada antiburguesa incluso dar los buenos días, responder “gracias”, articular las palabras y hablar pausadamente se transformaron en “chealdad” y “picúencia”, más para las generaciones que fueron entrenadas mentalmente en ese igualitarismo social que busca confundir la igualdad de derechos con políticas populistas donde se exacerban odios y mediocridades con nefasta intención.

No es posible articular el pensamiento si antes no dominamos el lenguaje. Iremos tan lejos en nuestras ideas y nuestros modos de interpretar el mundo que nos rodea como tan complejas sean nuestras capacidades lingüísticas.

Limitar el repertorio léxico —empobrecerlo, amoldarlo a una ideología extrema, impedir que como individuos tengamos nuestra propia y particular experiencia cognitiva—, mediante el “filtraje” de absolutamente toda la información que recibimos por nuestros sentidos, es quizás de las maniobras más efectivas y a la vez crueles empleadas por el Partido Comunista en Cuba durante más de medio siglo. Los límites del lenguaje marcan las fronteras del pensamiento.

Ahora se ha visto cómo llaman “filtraje de contenidos” a la censura, cómo nombran “sociedad civil” a las “organizaciones políticas y de masas” del Partido Comunista, cómo un interrogatorio policial se transforma en una “entrevista”, así como el que pretende coartar y fiscalizar tu libertad de pensamiento es un “compañero que te atiende” y no un oficial que te reprime.

De igual modo rehabilitan palabras como “propiedad privada” en un país donde no le permiten existir; “alcalde”, “gobernador”, “presidente”, “concejal” y una lista extensa que nos tuerce la cabeza de tan confusa, sobre todo para quienes intuimos cómo funciona “la cosa”.

No existe otra explicación lógica para tales “recuperaciones”, casi arqueológicas, que no sea el intento de proyectar una mejor imagen ante la opinión pública sin tomarse la molestia de realizar cambios en profundidad.

Al desenterrar las viejas denominaciones están creando espejismos sobre una realidad que no existe. Juguetean con los nombres de las cosas sabiendo que la “libre traducción” de la realidad cubana permitiría que esta sea asimilada por miradas distantes, foráneas, bajo una apariencia de normalidad que desarmaría los cuestionamientos más letales.

El mensaje que envían al mundo es tan sencillo como “somos un país como otro cualquiera” cuando en realidad se trata de una “singularidad” tan rara como lo puede ser Corea del Norte, pero sin armas nucleares.

Una singularidad en muchísimos aspectos de lo ideológico, lo económico y lo político, pero incapaz de proveer al ciudadano de a pie de los alimentos que necesita para crecer y pensar o de las libertades individuales que requiere para progresar por el bien de él, de su familia y su país.

Los del Partido Comunista, con sus egoísmos ideológicos, han logrado que una buena parte de los cubanos de la isla hayan integrado en sus esquemas mentales el fárrago de consignas que los acosan en lo cotidiano.

Examínese el repertorio de frases hechas que les sirven como respuesta ante una pregunta sobre “la realidad cubana” y nótese cómo pudiera predominar quien no se esfuerza en pensar y suelta un “Pa´lante” o “Pa´lo que sea”, ya ni siquiera por marcar o remarcar que son “integrados al proceso revolucionario”, aunque no lo sean en realidad, sino por el “ejercicio”, convertido en hábito, de esquivar los mil y un modos de “meterse en candela” cuando se vive en un país donde las libertades individuales han sido secuestradas por unos pocos.

Todo en nombre de una patria que, lejos de crecer, se esfuma lentamente en cada amigo o familia que se va de Cuba, aunque se repitan una y mil veces para sí que la patria se lleva por dentro.

(Ernesto Pérez Chang, residente en Cuba, se encuentra de visita en EEUU)

Origen: Cubanet

Chocolate MC durante caravana en Miami: “Cubano cánsate”

El “rey de todos los reparteros” Chocolate MC también se unió a la convocatoria del presentador cubano, Alex Otaola, y participó en la caravana en Miami.

Chocolate MC durante caravana en Miami: “Cubano cánsate, recuerda que tienes sangre mambí”. Foto: Instagram

El “rey de todos los reparteros” Chocolate MC también se unió a la convocatoria del presentador cubano, Alex Otaola, y participó en la caravana que recorrió varias calles de la ciudad de Miami.

El rapero cubano estuvo ondeando la bandera de la Isla mientras hacía el recorrido y no perdió la oportunidad para enviar un mensaje a través de sus redes sociales a todos los nacidos en la mayor de la Antillas.

Chocolate MC exhortó a los cubanos a tomar acción ante las situaciones a las que son sometidos consecuencia de las malas políticas que aplica el régimen castrista. También exigió la libertad del líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer.

Asimismo, el “rey del reparto” pidió justicia para las tres niñas que murieron en el mes de enero tras el derrumbe de un balcón en La Habana Vieja, específicamente en el barrio Jesús María.

“CUBANO CÁNSATE , RECUERDA QUE TIENES SANGRE DE MAMBI #BASTAYA #abajoladictaduracastrista #FREEFERRER JUSTICIA PARA LAS TRES NIÑITAS  LIBERTAD PARA CUBA”, fue el mensaje de Chocolate MC.

Artistas presentes en la caravana en Miami

La caravana realizada en la ciudad de Miami en contra de la dictadura de Cuba y en apoyo a las políticas que aplica la administración de Donald Trump contra el castrismo, contó con la presencia de varios artistas cubanos, además de Chocolate MC.

En la actividad encabezada por el influencer cubano, Alex Otaola, también participó “El Divo de Placetas” Eduardo Antonio, Dayami “La Musa”, Yotuel, Baby Lores, entre otros, quienes también alzaron su voz en contra de la dictadura.

Sin duda esta movilización ha marcado un hecho sin precedentes para el exilio cubano en Miami y sobre todo dio una demostración de unión de los cubanos para lograr la libertad de la Isla, a pesar de que puedan existir diferencias personales, las cuales fueron puestas a un lado en esta oportun

Origen: cubanosporelmundo