Archivo de la categoría: Turismo

El coronavirus puede llevar a las aerolíneas a su peor crisis desde el 11-S

Solo la alemana Lufthansa ha cancelado ya más de 7.100 vuelos y algunas empiezan a quebrar.

Avión de Iberia | Iberia

El coronavirus está golpeando con fuerza al sector turístico, especialmente a las aerolíneas y a las cadenas hoteleras. Las reservas de viajes a España han caído un 20%, un dato que está siendo similar en el resto de países de nuestro entorno y que es mucho mayor en el caso de los destinos asiáticos. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ya ha cifrado en 101.000 millones de euros las pérdidas que pueden afrontar las diferentes aerolíneas.

La primera compañía importante en entrar en quiebra debido a esta pandemia vírica ha sido Flybe, una aerolínea británica que ya arrastraba dificultades financieras. Con más de 2.400 empleados y con Virgin Atlantic como uno de sus principales inversores, la empresa anunció la bancarrota dejando varias cuestiones en el aire y mucha tensión en el sector.

Las grandes se tambalean

La compañía española IAG, matriz de Iberia, British Airways, Vueling, Aer Lingus, Level y Air Europa, se ha desplomado un 30% en bolsa en poco más de 10 días. Pero no ha sido, ni mucho menos la única, Norwegian se ha dejado ya un 21% por esta crisis y Air France llegó a perder más de un 11% en solo una sesión. Tal es la situación, que el coronavirus podría poner sobre la mesa la peor crisis para el sector de la aviación desde los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Entonces el temor se atribuía a coger un avión. Solo la alemana Lufthansa ha cancelado ya más de 7.100 vuelos.

“Desde el punto de vista financiero, sería equivalente a lo que atravesó el sector durante la crisis financiera mundial”, señaló IATA en su informe sobre las previsiones. Algo que ya se está notando porque las compañías han frenado las contrataciones. De hecho, Iberia ya ha anunciado que no contratará por el momento al personal que tenían previsto incorporar estos meses.

Más allá de las aerolíneas, que son las principales afectadas, otras empresas del sector turístico están sufriendo. Es el caso de las compañías de cruceros que se han visto obligadas a mover sus barcos desde las bases asiáticas a otros puntos. Además, Royal Caribean ha tenido que suspender varios viajes previstos permitiendo a los clientes con reserva embarcar en otra fecha para no reembolsar el dinero.

Los hoteles también se están resintiendo, especialmente Marriot, que tuvo que cerrar de manera temporal 90 hoteles en China, al igual que Hilton que cerró 150 establecimientos en el país asiático. Aunque por el momento no hay estimaciones reales de cuánto dinero pueden perder las hoteleras.

Origen: libremercado.com

Lo imposible: cómo dormir en un avión (razonablemente bien)

Luz, ruido y temperatura son fundamentales, pero también tu asiento

Lorena G. Díaz

Siempre he admirado a aquellas personas que, con el avión rodando en pista aún sin despegar, ya descuelgan su cabeza hacia un lado y duermen profundamente. En realidad, más que admirarlas, las envidio. Con una media de 70 vuelos por año, dormir en un avión ha pasado de ser una utopía a convertirse en una necesidad pero, con asientos cada vez más menguantes y otras 200 personas compartiendo espacio vital, no resulta una tarea fácil salvo para un puñado de privilegiados cuyo descanso comienza antes de que el avión levante el morro de la pista. Maldita sea.

LA ELECCIÓN DEL ASIENTO

Con unas aerolíneas cada vez más resabiadas y queriendo arañar hasta el último euro, el lujo ahora no está en las vajillas de porcelana china o en la oferta de champán a bordo, el lujo aquí es un asiento reclinable 180º que se convierta en cama. Los pasajeros de clase business persiguen (y pagan) el valor de la experiencia, y en un vuelo de 13 horas atravesando unos cuantos husos horarios, poder dormir lo es todo.

Cama doble en Singapore Airlines

De ahí que como parte de este concepto, la mayoría de aerolíneas dediquen especial mimo a sus pasajeros de clase ejecutiva diseñando camas lo más reales posibles que hasta visten con sábanas y edredón, para garantizar un descanso óptimo del pasajero a 35.000 pies del suelo. Es el caso de la aerolínea Singapore Airlines, que hasta ha diseñado unas suites con puerta corredera para total privacidad cuyo interior se convierte en cama doble ¡y con persianas!

Dicho esto, es evidente que el reto aquí no lo tiene el pasajero business, sino el de la clase turista. Con un espacio en cabina cada vez más optimizado por las aerolíneas, los asientos de la clase Economy se reclinan cada vez menos y su silueta adelgaza cada vez más. De ahí que muchas aerolíneas estén ofreciendo, de pago por supuestoasientos con espacio adicional añadido dentro de la cabina económica, que generalmente suelen situados en la parte delantera y en las salidas de emergencia (cuidado, en este caso pueden tener más espacio, pero también son más ruidosos y suele hacer más frío).

El reto está en cómo dormir bien en la clase turista

Una vez que tenemos más espacio, o no, lo importante es que sea un asiento tranquilo. En vuelos de largo radio, en aviones grandes, suele haber dos áreas para instalar las cunas de bebé, una al comienzo de la clase turista, y otra sobre las alas, así que para tratar de encontrar más tranquilidad, lo mejor es evitar ambas áreas. También hay que tener especial cuidado con la ubicación de los baños, ya que la gente suele agolparse haciendo cola en el espacio donde se encuentran, en la mitad y la parte trasera.

Sobre si ventana o pasillo, es un factor que depende del gusto del consumidor, ya que en uno podrás estirar mejor las piernas (cuidado con el carrito de la comida) y en otro apoyar la cabeza junto a la pared del avión. En caso de turbulenciasla parte de atrás del avión se mueve más que la de adelante, un factor también a tener en cuenta para aquellos pasajeros con sueño ligero.

Resulta curioso que las empresas aeronáuticas nunca cesen en el estudio de la tecnología de asientos para que el pasajero viaje lo más cómodo posible. Aún así, y a pesar de sus esfuerzos, la realidad es el que el viajero de clase turista sufre los estragos de la optimización de recursos de un sector en permanente crisis mientras que el de business recibe masajes en la zona lumbar mientras entra en fase REM.

LUZ Y RUIDO

A pesar de que el asiento es lo más importante para garantizar un buen descanso, el ambiente de cabina debe acompañar al pasajero, ya que da igual que vayamos tumbados si a nuestro alrededor el ruido es infernal y la luz se filtra por cada rendija. Afortunadamente, algo que democratiza a todos los pasajeros al volar es la tecnología cada vez más avanzada de los nuevos modelos de aviones del mercado, modernos, silenciosos y eficientes.

Interior de A350-900

Es el caso del Airbus A350, uno de los aviones más modernos del mercado y también de los más silenciosos, ya que sus pasajeros apenas vuelan con 57 decibelios en cabina (en despegue y aterrizaje hay más ruido). Pero hay más factores fundamentales para el descanso, ya que su sistema de ventilación con filtros de ozono renueva el aire cada dos o tres minutos y mejora el nivel de humedad de la cabina (adiós virus, adiós).

Además, las ventanas son panorámicas y la iluminación está basada en luces LED y varía en función de las fases del vuelo (mood lighting) lo que, según los expertos, ayuda a combatir el jet lag. Lo mismo, o muy parecido, sucede con el Dreamliner 787, la última ‘criatura’ de Boeing que también surca los cielos en los vuelos de largo radio. Al igual que con el A350, las prestaciones del B787 también favorecen el confort del pasajero a bordo de un avión que disminuye las vibracioneslos ruidos o los efectos de la sequedad del ambiente.

DRESS CODE: LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA ALMOHADA

La primera vez que vi a alguien entrar vestido normal al baño del avión y salir con un pijama pensé que no podía ser verdad lo que estaba pasando, la segunda, pensé que era la persona más sabia del avión. Para poder dormir cómodamente es necesario volar cómodamente, así que mejor dejar dentro de la maleta los tacones y la ropa estrecha.

Otra medida importante a tener en cuenta son las medias de compresión, no importa la edad o la condición física, ya que ayudan a prevenir la trombosis venosa profunda que ocurre cuando el flujo sanguíneo está restringido.

Llevar pijama para los vuelos largos es de 'pros'

El complemento ideal para dormir en el avión no es un bolso, sino una almohada. Viajar con una almohada a cuestas puede parecer el gesto más snob del mundo, pero también es uno de los más eficaces para conciliar el sueño a bordo de un avión. Más allá de esos tradicionales reposacabezas, una almohada versátil (tipo Tempur) a la que estemos habituados en firmeza, y que sea tamaño de viaje, puede ser una excelente opción. O la Ostrich Pillow si además de un buen descanso lo que queremos es, primero, no pasar desapercibidos, y segundo, evitar la temida conversación con el viajero de al lado.

LAS MEJORES POSTURAS PARA DORMIR EN UN AVIÓN

Transport Vehicle Upright Sleep Support System” . Si esta patente otorgada a Boeing sigue su curso, podrían resolverse muchos de los problemas asociados con dormir en aviones. El sistema, que parece una mochila, consta de un artilugio bastante difícil de definir que está sujeto a la parte posterior del asiento del avión, lo que permite a los pasajeros inclinarse hacia adelante y descansar cabeza, cara y el pecho sobre él durante unas horas de sueño. Pero hasta que este invento llegue, si es que llega, tenemos que conformarnos con adoptar algunas de las mejores posturas para dormir en un avión, y estas son algunas de ellas:

1. Recostado contra la pared: esta es, además del hecho de poder disfrutar el paisaje, la razón más importantes por la que los viajeros escogen ventanilla en vez de pasillo, para poder reposar la cabeza, mejor con la ayuda de la almohada, en la pared del avión y garantizar así una postura razonablemente cómoda para unas horas de sueño.

2. Cabeza hacia arriba: gracias a que hoy en día los reposacabezas de las aerolíneas pueden modificarse casi completamente, una buena idea es ajustarlos al cuello y que este, y nuestra nuca, permanezca completamente pegado al asiento, como si mirásemos al techo del avión. Se trata de una de las posturas más saludables para nuestra espalda, ya que esta permanece totalmente erguida.

Encontrar la postura adecuada es difícil pero no imposible

3. Apoyado en el asiento delantero: cuando el cansancio apremia y cuesta encontrar postura, prueba a reposar la frente en el asiento delantero, con o sin almohada, para encontrar un punto de apoyo y evitar que el cuello ‘baile’. Los viajeros más flexibles también pueden probar esta postura sobre la bandeja, aunque la curvatura de la espalda puede ser exagerada y provocar dolor. Si optas por esta postura, coloca unos libros o algo de volumen para evitar doblar la espalda tan exageradamente.

4. Piernas arriba: el asiento delantero no solo sirve para apoyar la cabeza, también las rodillas. Para lograr esta postura, hay que sentarse más al borde del asiento y elevar las rodillas hasta encontrar un punto de apoyo delante. Cuanto más largas sean tus piernas, más arriba será el punto de apoyo. Cuidado con flexionar excesivamente la zona lumbar. Ahora, relaja la cabeza hacia atrás.

5. Tumbado totalmente: muchas veces los vuelos no van complemente llenos y en las filas traseras suele haber asientos consecutivos libres. Pregunta a los auxiliares si puedes cambiar de asiento. Si encuentras una fila de tres libre será lo más parecido a que te toque la lotería, ya que podrás disfrutar de un plácido descanso completamente tumbado. Aunque recuerda, en todas las posturas el cinturón de seguridad debe permanecer abrochado y visible, solo así evitarás que te despierten en caso de turbulencias.

Felices sueños.

Origen:traveler.es

El viaje que me salvó la vida

Decir que “viajar nos cambia la vida” es casi un cliché, pero hay casos en los que resulta escalofriantemente verdadero. Tanto, que, prácticamente, sentimos que el periplo nos sana, que nos salva la vida. Les sucedió a estos viajeros y viajeras, que decidieron embarcarse en la aventura tras un revés del destino: rupturas, duelos, crisis existenciales… A la vuelta, estaban “curados”, y no volvieron a ser los mismos.

ANTE UNA DEPRESIÓN

“Cuando murió mi madre, caí en una fuerte depresión durante nueve meses, que hizo que se rompiese la relación con mi pareja. Tras todo aquello, me di cuenta de que las cosas tenían que cambiar, así que, aprovechando que tenía un buen trabajo y mucho tiempo libre, decidí irme cada viernes al aeropuerto y preguntar por todos los vuelos que salieran esa tarde y volvieran el domingo. Comparaba los precios y decidía adónde ir. Con esa táctica visité Estambul, París, San Petersburgo, Roma, Nápoles, Atenas, Praga… Iba a solas, sin la intención de conocer a nadie; solo quería visitar los lugares, observar cómo vivía la gente en ellos y reflexionar”, rememora Nahúm, editor de películas.

“Aquella experiencia me llevó a pensar que tenía que hacer un viaje largo por uno de los sitios que siempre había querido visitar, Marruecos. Así que me armé con dos mochilitas y una cámara de fotos y me dispuse a cruzar el Atlas de norte a sur”.

“Todo iba bien hasta que, en medio de un paisaje de montaña desértico, el autobús en el que viajaba se recalentó y paró, momento que aproveché para bajarme y hacer fotos. Al rato, me di cuenta de que se habían ido sin mí, llevándose una de mis maletas“.

“En aquel momento, pensaba que me moriría allí: era un lugar inhóspito en el que no se veía ningún rastro de vida humana a kilómetros a la redonda. En mi desesperación, mientras caminaba por aquel camino de cabras por el que se había alejado el autobús, a lo lejos, entre las lágrimas, vi a un cabrero”.

El Alto Atlas

“Me acerqué a él gritando y corriendo como un loco. El tipo, que solo hablaba árabe, sacó un cuchillo, pero al final, entendió que necesitaba ayuda y me ofreció agua. Después, me llevó a su casa”.

“Era una casa de adobe, de dos habitaciones. En la delantera, dormían él y su mujer. En la trasera, las cabras, sus dos hijos… y yo, que me quedé allí tres semanas. Lográbamos entendernos más o menos a través de la hija, que hablaba algo de francés”.

“Durante ese tiempo, aceptaba la comida que me daban y me dedicaba, con los niños, a sacar a las cabras y a subirme en lo alto de un árbol que había un peñón, mirando el desierto“.

“Cuando acabaron aquellas tres semanas, el cabrero fue al pueblo a vender los nuevos chivos que habían nacido. Me fui con él para seguir mi viaje, y como no tenía nada con lo que pagarle, le di las botas de montaña que llevaba. El tipo se echó a llorar: fue un momento que nunca olvidaré“.

“A mi vuelta, descubrí que todo lo que nos rodea en la civilización me resultaba agresivo: las luces, los carteles de publicidad, oír las televisiones a través de las ventanas… Pero, además de ese efecto colateral, aquel tiempo en el desierto dió para mucho, y conseguí por fin tener claro cómo quería cambiar mi vida -aunque después no todo saliese exactamente como había pensado…-.

Ruta por el Atlas Marroquí (Marruecos)

ANTE UNA CRISIS DE PAREJA

“Me fui este verano a Portugal para saber si habría un punto y aparte o un punto y final con mi pareja”, cuenta Marta, periodista con dos hijos pequeños. “Decidí ir a hoteles que parecían cuasi retiros (dos antiguos hospitales, uno de ellos de tuberculosos) para estar a solas con mis pensamientos… y, al final, estaban llenos de niños, ¡nada espiritual! No obstante, aunque no me sirvió para tomar la decisión final, sí para descansar, cambiar de aires y centrarme en mí, aunque fuese por una décima de segundo”.

ANTE UNA RUPTURA

“Hice una ruta por Indonesia después de una ruptura intensa. Me ayudó a afrontar la valentía para estar sola, ver el lado positivo de las cosas y comprender que todo pasa por algo. Y para entender que estaba al comienzo de un ciclo de mi vida, no al final”, cuenta Rhodelinda, empresaria.

“Estaba a punto de irme a Italia con la que era entonces mi pareja, pero lo dejamos y entré en una crisis catártica, terrible”, cuenta Carmen. “Al principio, pensé en irme a Italia sola, pero no me apetecía, porque me parece más un país de disfrute, de película de Bertolucci: de comer, beber, disfrutar de estar vivo, y yo no estaba muy de ese humor, la verdad. Entonces, viendo vídeos de YouTube de coaches y cosas de estas, que era lo único que me salvaba de la depresión, me topé con una chica que contó que se fue a un viaje de peregrinación al Tíbet. Entonces. se me iluminó la bombilla, y me fui al Camino de Santiago durante diez días, sin planear absolutamente nada. Compré algunas cosas, cogí una mochila y me fui”, recuerda.

“Fue increíblemente sanador. Tuve un despertar espiritual gracias al cual me pareció que todo tenía sentido: conocí a las personas adecuadas, que me dijeron las cosas adecuadas. Descubrí con qué poco se puede ser feliz. Y lo que siempre dicen: que llegar a Santiago importa poco: importa el camino. Me volví con una fe bastante firme, porque, aunque mucha gente va sin ser creyente, hablas con mucha gente que sí lo es, ya sea en sentido religioso o en sentido espiritual. Gente de distintas culturas y distinta clase social, mucho de los cuales acuden después de procesos dolorosos“.

“Hablas con esas personas, con las que en tu entorno no entablarías conversación, y compartes cosas que normalmente no hablarías. Y ves que, independientemente de sus creencias, todo el mundo sufre y todo el mundo ama. Al final, pasé de ser una cucaracha depresiva cuando me fui a amar la vida de nuevo”, cuenta a Traveler.es. “Y antes era abogada, y ahora soy astróloga. No fue solo por el viaje, pero ¡incidió en cierta medida!”.

peregrina en el camino de santiago junto a un arbol

ANTE UNA CRISIS EXISTENCIAL

“Estaba mal con mi novio y con mi vida en general: no me sentía bien en el trabajo, no llevaba bien el vivir lejos de mi familia… así que decidí irme a Barcelona sola, con la excusa de visitar a un amigo”, cuenta Claudia, profesora de inglés.

“Como él estaba estudiando todo el día, yo pasaba el día paseando. No hacía nada demasiado turístico: me sentaba en algún banquito al sol a fumar, recorría las callejuelas del Born viendo todo el arte que había escondido en cada esquina, me tiraba horas en galerías de arte… Un día, en uno de esos paseos, conocí a dos jóvenes franceses que vivían en la calle. Uno de ellos, de 21 años, era analfabeto y no hablaba nada de español. El otro tenía 26 y llevaba los últimos cinco en una silla de ruedas por un accidente en el ejército”.

“Empezamos a pasar tiempo juntos. Nos quedábamos en la calle fumando o comiendo, nos íbamos a la playa a pintar mandalas en la arena, caminábamos, cambiábamos las monedillas que tenían por billetes, y nos comunicábamos sin saber siquiera el idioma del otro“.

“Yo lo sentí como una liberación: estaba en paz, tranquila, aunque sabía que esa situación no me duraría para siempre. No obstante, presentía que a ellos, quizás sí. Aquella experiencia hizo que me preguntase si realmente estaba tan mal todo en mi vida, y me hizo apreciar las pequeñas cosas de mi día a día”, recuerda Claudia.

El Born

PARA CERRAR UN CAPÍTULO DOLOROSO

“Me separé de mi pareja, pero teníamos un viaje planeado a Lisboa y decidimos irnos pese a todo. Para mí, la sensación, que asocié con la ciudad, fue muy amarga: fue un viaje de amor y desamor a la vez, de despedida. Pasó el tiempo y decidí que tenía que reconciliarme con la capital portuguesa, así que allá que me fui sola: cogí mi coche, me planté en Lisboa, me pillé un hostal, y cuando me senté a cenar en un indio del Barrio Alto que me encantaba, en el que había estado con él la vez anterior, me dio una crisis de ansiedad“, rememora Mónica, fotógrafa.

“Aquel viaje fue muy duro. Se sumaban los miedos de viajar sola por primera vez -yo tenía unos 24 años- con tener que enfrentarme a un lugar que había quedado registrado en mi memoria de manera desagradable. Lo recuerdo como una semana muy solitaria, pero me reconcilié con la ciudad -aunque me costó mucho trabajo, porque no había superado del todo aquella ruptura-. Resultó difícil y doloroso, pero es la clase de cosa que, aunque sabes que será complicada, haces porque también sabes que será buena para ti a largo plazo. Y lo fue”.

ANTE LA MUERTE DE UN SER QUERIDO

“Algunas semanas después de que muriese mi padre, me fui al balneario de Leana, en Fortuna (Murcia)”, nos cuenta Silvia, periodista. “El hotel es primo hermano del Titanic (de hecho, era el favorito del presidente Antonio Maura) y el balneario, una enorme piscina natural al aire libre con vistas panorámicas y termas romanas de piedra, están en las antípodas de los clorados spas urbanos. No sé si fueron las aguas termales, la gente encantadora (tanto los huéspedes como la plantilla) o la sensación de que el indiferente paso del tiempo también puede ser amable… El caso es que, por primera vez, sentí algo mínimamente reconfortante”.

TRAS UNA TEMPORADA ESPECIALMENTE ESTRESANTE

A María, comunicadora, también la “curó” el Camino. “Notaba como que me ahogaba todo el tiempo, y solo visualizaba la idea de ir dejando atrás cosas y personas”, explica. A aquella sensación se le sumó una ruptura, y una serie de casualidades que la llevaron finalmente a hacer aquel viaje. “Siempre había querido hacerlo, era la típica experiencia que tienes pendiente, pero para la que nunca encuentras ese momento perfecto, porque no existe: ¿Cómo voy a irme al Camino con lo cansada que estoy de todo el año? ¿Cómo me voy a ir sola? ¿Cómo voy a hacerlo si no tengo tiempo para entrenar…?”.

Para un plan urbanita: Lisboa

“Un amigo mío se lo había hecho varias veces, y me decía que él cuando estaba mal no iba al psicólogo, que se iba al Camino. Un primo me había dicho que iba a ser la mejor experiencia de mi vida, y pensé que era un exagerado. Pero, a día de hoy, podría decir que sí, que lo fue, aunque supongo que vendrán más cosas en el futuro que cambiarán esa sensación, que no sé muy bien explicar porque la tengo”.

“En el Camino, que hice durante 13 días, todo encaja. Te van a pasar cosas, buenas y malas, pero, por cada cosa mala que pasaba (ampollas, dolor de pies…), aparecía la forma de solucionarlo de una manera súper sencilla. Por ejemplo, el día que peor tenía las ampollas, conocí a Ángela, enfermera, que ahora es muy buena amiga mía. Cuando creí que no llegaba por el dolor que tenía en el pie, ahí estaba otra chica, médico de cabecera, que tenía el antiinflamatorio más maravilloso del mundo, gracias al cual pude acabar el Camino junto a toda la gente que había conocido”.

“Aprendes a confiar. Yo no soy muy mística, pero el Camino te va poniendo gente y cosas geniales según vas avanzando. Yo volví súper contenta y con muchísima energía, fue completamente depurativa esa sensación de ir dejando atrás las cosas. Me acuerdo que el día que volví a trabajar, mis compañeras me decían: “Ay, pobre, que te toca la vuelta”. Y yo le decía que nada de pobre, que estaba súper contenta, que había disfrutado, había hecho lo que me había dado la gana y que me habían bailado tanto las emociones que solo podía estar feliz y agradecida. Lo del Ave Fénix, pues tal cual: fue renacer“.

“Muchas de las cosas que aprendí durante el Camino las sigo aplicando, como lo que ya he mencionado de confiar. Cuando me empiezo a agobiar porque quiero controlarlo todo y que todo encaje, al final paro y digo: ‘Mira, saldrá cómo tenga que salir: confía’. Y te das cuenta de que luego muchas cosas encajan. Cuando veo que no puedo con algo, digo: ‘A ver, te has hecho 265 kilómetros a pie, esto no es nada‘”.

El Camino de Santiago sin asfalto que pone a prueba al peregrino

“Gracias al Camino, he aprendido a darme cuenta de cómo muchas veces te pones frenos tú sola, y de que, manteniendo la cabeza fría, somos mucho más fuertes de lo que pensamos. Me ha servido también para coger perspectiva antes de estresarme, para acordarme de tener tiempo para los demás, aunque sea para pararte y darle una dirección a alguien, y para mí misma. Me ha enseñado a disfrutar de los procesos, a mí, que me suelo obsesionar con el resultado y con si seré capaz de conseguirlo o no. En el Camino te das cuenta que llegar no es nada. Es emocionante, sí, porque claro, lo has conseguido, pero es, literalmente, un segundo. Lo que importa es todo lo que ha habido antes, y cómo lo has disfrutado”.

ANTE UN TRABAJO INSATISFACTORIO

“Tenía un trabajo que no me gustaba, pero la crisis económica y la precariedad laboral me llevaron a estancarme en él. Además, en mi vida sentimental, estaba pasando por un momento de dificultades que estaba consumiéndome. Diariamente, sufría estrés y ansiedad debido a la imposibilidad de cambiar una realidad que no me gustaba. Por ello, me sentía frustrado, vacío y perdido, porque las cosas no estaban saliendo como yo quería”. Lo cuenta Antonio, biólogo.

“Me armé de valor y decidí dejarlo todo: primero a mi pareja y luego, el trabajo, para centrarme en mí. Decidí irme tres meses a Costa Rica para hacer voluntariados con animales, algo que siempre quise llevar a cabo. Esta decisión cambiaría mi vida para siempre”, recuerda.

“Conocí lugares y personas increíbles, aprendí a confiar más en mí y en los demás, viví experiencias únicas e inolvidables, y me permitió conocerme mejor a mí mismo. Y por si fuese poco, los voluntariados con animales me brindaron la experiencia necesaria para reinventarme profesionalmente. ¡Al volver a España, conseguí trabajo en un Zoo!”, exclama.

Un guacamayo ambiguo (Ara ambiguus) , especie amenazada en Costa Rica y conocidda allí como lapa verde

Desde aquella experiencia, han pasado seis años, durante los cuales Antonio no ha parado de viajar: ha visitado más de 20 países, y se ha enganchado tanto a la experiencia que ha creado una empresa, Viajes Existenciales, para brindar al resto una vivencia igual de transformadora que la que experimentó él. “Un viaje te cambia en muchos sentidos, por no decir en todos. Especialmente, cuando te mueves durante meses en solitario”, cuenta a Traveler.es.

Salirse de una ruta para bicicletas y perderse en una montaña -pero dar con parajes salvajes y extraordinarios y ser capaz de llegar al destino-; confiar en dejar todas sus pertenencias en el coche de un desconocido para pasear, en una escala, por Manhattan -y darse cuenta de que basta con “usar el sentido común, abrirse y confiar” para guiarse por el mundo- fueron algunas de las experiencias que le hicieron transformarse durante esa primera aventura.

“Viajar te expande y te enriquece la mente al conocer nuevas personas, nuevas culturas y nuevas ideas, lo que te permite, a la vez, conocerte mejor a ti mismo. Además, te sientes sin límites, te ves capaz de todo al tomar una decisión así, y por supuesto, adquieres mucha confianza en ti mismo y en los demás”.

Origen: Traveler.es

Conoce el hotel más lujoso del mundo

Foto: peninsula.com

Los World Travel Awards catalogaron a “The Peninsula” Paris como el mejor hotel de lujo del mundo en 2020.

Fue construido en 1864 por un diplomático ruso, y conocido por muchos años como el Hotel Majestic, en donde hospedó a lo más selecto de la sociedad europea, hasta que estalló la Primera Guerra Mundial.
Una vez concluyó la guerra, este grandioso edificio se convirtió en sede de la Unesco.
Después de un tiempo funcionó como hospital y posteriormente reactivó su actividad hotelera acogiendo de nuevo a usuarios de todo el mundo.

 

Foto: peninsula.com

 

Se encuentra ubicado sobre la Avenue Kléber en el centro de París, muy cerca del Arco de Triunfo y de paseos de compras como Avenue des Champs-Élysées.
Además de su fantástica ubicación, las estupendas instalaciones de este hotel cinco estrellas, su decoración en mármol, y su excelente servicio, le hicieron lograr este importante premio.

 

Foto: peninsula.com

 

‘The Peninsula’ tiene 200 habitaciones de lujo, en las que se incluyen 86 suites. De estas algunas están inspiradas en la alta costura, una de ellas se destaca por encima de todas, la Suite Rooftop Garden, un magno dúplex con acceso directo a la terraza del hotel y vista a la Torre Eiffel.

 

Foto: peninsula.com

 

El hotel tiene cinco restaurantes y dos bares. Además, cuenta con vehículos de lujo para que los clientes puedan recorrer la ciudad, entre ellos hay un Mini Cooper S Clubman, un BMW y Rolls-Royce Phatom II de 1934.
Para los momentos de esparcimiento hay un spa con piscina cubierta, jacuzzis, cabinas para tratamientos y sala de relajación.

 

Foto: peninsula.com
La noche en este hotel, en las habitaciones luxury cuestan alrededor de 850 euros, y las suites valen 1.360 euros aproximadamente.

 

Origen: metrocuadrado.com

¿Cómo es estar atrapado en un crucero en cuarentena por coronavirus?

Crucero Diamond Princess

En el Diamond Princess, las personas sin luz natural en su camarote están autorizadas a caminar en la cubierta para tomar el aire.

Foto:

Jiji Press. AFP

En el Diamond Princess (Japón), 3.700 personas tendrán que estar 14 días aislados antes de salir.

Ya eran varios los casos confirmados de coronavirus en Japón cuando el crucero Diamond Princess arribó al puerto de Yokohama y se confirmó que había pasajeros contagiados. A hoy, el barco ya lleva cinco días en cuarentena y seguirá en ella hasta el 19 de febrero. Según las autoridades japonesas, el último registro es de 64 personas de 10 nacionalidades que dieron positivo en el virus.

Sigue…

Por: Internacional – Con AFP, Efe y Bloomberg

Origen:ElTiempo

EEUU prohíbe la entrada del CEO de Meliá por sus negocios en Cuba

Foto @MeliaHotelsInt

MADRID (AP) — La cadena Meliá Hotels informó que su director general tiene prohibido viajar a Estados Unidos, cuyo gobierno alega los intereses comerciales de la empresa en Cuba.

En un comunicado, Meliá Hotels International S.A. dijo creer que otras 50 compañías han recibido avisos similares, pero no las nombró.

El director y vicepresidente de la compañía, Gabriel Escarrer, recibió la notificación del Departamento de Estado en octubre, dijo Meliá en su comunicado. La prensa española divulgó la prohibición el miércoles y la firma emitió su comunicado poco después.

Meliá afirmó que Estados Unidos sustenta su prohibición en una cláusula de la Ley Helms-Burton de 1996, que entre otras cosas permite a ciudadanos estadounidenses demandar a compañías que se hayan beneficiado de propiedades confiscadas por el gobierno que asumió el poder en Cuba tras la revolución de 1959.

El gobierno del presidente Donald Trump activó el año pasado una cláusula del embargo estadounidense a Cuba, que todos los presidentes anteriores mantenían suspendida debido a objeciones de otros países que hacen negocios con Cuba.

Lo más probable es que dicha activación provoque demandas judiciales y disputas comerciales con países como España, Francia y Gran Bretaña.

Meliá indicó que el gobierno estadounidense dijo haberle prohibido la entrada a Escarrer debido a que la administración de dos hoteles en Cuba depende de la cooperación entre dos filiales de la compañía y entidades públicas cubanas.

El gobierno estadounidense argumenta que los hoteles están construidos sobre terrenos expropiados a la familia Sánchez Hill a fines de la década de 1950, afirmó Meliá. La cadena hotelera agregó que los tribunales españoles han rechazado los reclamos de la familia sobre esos terrenos.

Meliá dijo que responderá a la medida en los tribunales y que solicitará apoyo a la Unión Europea y al gobierno español.

El gobierno español dijo que sólo sabía que Meliá era el objetivo del Departamento de Estado, no de otras empresas españolas.

“La UE y todos los Estados Miembros se han referido en varias ocasiones en contra de la reactivación de la ley Helms Burton y es una cuestión que se trabaja coordinadamente con otros Ministerios y la Comisión Europea”, declaró el Ministerio de Relaciones de Exteriores de España en un comunicado.

En Cuba, el embajador de la Unión Europea, Alberto Navarro, dijo a The Associated Press que tenía conocimiento de que los 14 miembros del consejo de administración de Meliá y sus familiares directos estaban sujetos a las sanciones de Estados Unidos.

“Lo rechazamos contundentemente”, dijo Navarro en una conversación telefónica con a The Associated Press. Navarro recordó que el bloque comunitario no comparte los alcances extraterritoriales de la Helms-Burton, una ley que busca desincentivar que firmas de terceros países inviertan en la isla.

“Un país puede aprobar las leyes que quiera, puede gustarnos más o menos, pero en ningún caso pretender que las leyes se apliquen fuera de su territorio como está ocurriendo con el caso actual (del Helms-Burton)”, expresó Navarro.

Fuente: AP

Así se arrincona al narcoturismo hasta echarlo de las calles de Colombia

La otra Colombia ha respondido con un documental para terminar con los tópicos propagados con las series de televisión y con una Cátedra en Medellín para que las víctimas del narcotráfico reescriban la historia sin miedo a alzar la voz.

Marc Casanovas

Una empresa está en el ojo del huracán por organizar tours de turistas siguiendo el rastro de Pablo Escobar. La ‘otra Colombia’ ha respondido con un documental para acabar con los tópicos.

Quien llega como turista a la ciudad de Medellín y paga 25 dólares norteamericanos, o 75 mil pesos colombianos, tiene acceso a un polémico tour que sigue los pasos de Pablo Escobar .

“Nuestra misión, es llevar al turista a través de su vida, su impacto en nuestra historia, su influencia en los jóvenes de la época, pero al mismo tiempo mostrar la ciudad que surge después de su desaparición y nuestra lucha incansable para que mejore cada día”, dicen sus organizadores . “La transformación de Medellín, es lo que realmente deseamos resaltar y el aprendizaje de errores pasados para construir una nueva sociedad”, aseguran.

Sigue…

Origen: traveler.es

Viajeros en el Tercer Reich: unas ‘encantadoras’ vacaciones por la Alemania nazi

Póster sobre las bondades de Alemania en el año 1939

Póster sobre las bondades de Alemania en el año 1939

Buena gastronomía, paisajes de ensueño y el preludio de una catástrofe. El país germano fue un destino muy solicitado en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

Elena Ruiz

Frente a ella, una placa recuerda la frase que el poeta Heinrich Heine – de origen judío, y uno de los tantos autores que los nazis querían hacer desaparecer de las bibliotecas-, escribió en el año 1817, más de cien años antes de que esto ocurriera: “Eso sólo fue un preludio, allí donde se queman libros, se terminan quemando también personas”.

Sigue…

Origen: traveler.es

Agencias de Turismo se movilizan por impuesto del 30% a las compras en el extranjero

“En Diciembre vendimos mejor que nunca en nuestras vidas, y este Enero estamos vendiendo menos que nunca en la historia”, graficó un gran operador local.

Empleados y propietarios de agencias de turismo se movilizaron ayer frente al Patio Olmos en reclamo por la falta de ventas que sufren como consecuencia del impuesto del 30% a las compras en el extranjero y pasajes aéreos al exterior. Como “estrepitosa” califican la caída de ventas de viajes al exterior en el sector de agencias de Córdoba, desde la entrada en vigencia del llamado “Impuesto País”, que implica un “dólar turista” un 30% más caro.

José González, presidente de la Asociación Argentina de Operadores de Viajes y vice de la Cámara de Turismo de Córdoba (Aaovyt), estimó que “el sector viene padeciendo caídas en los dos últimos años, pero esta medida afectó muchísimo la actividad: se perdió alrededor de un 65 por ciento del tráfico internacional”.

La manifestación es una medida autoconvocada de agencias para hacer conocer su realidad y en apoyo a lo que sus gremios, están intentando conseguir frente a las autoridades nacionales. Más de 550 agencias de viajes funcionan en Córdoba, de las cuales unas 450 son emisivas, lo que implica que la medida oficial les impacta de lleno. Emplean a unas tres mil personas en forma directa.

Origen:PensaTur

Savannah, la ciudad más hechizada de Estados Unidos, estrena un hotel con mucho encanto

 

Berta Rivera

Tal vez te sorprenda que te recomendemos un hotel en Savannah pero, más allá de que se trata de un hotel histórico y a la vez moderno a rabiar, lo cierto es que esta ciudad americana, una de las más pobladas del estado de Georgia y puerto más importante de todo el estado, es una de las ciudades más interesantes del mundo por la historia que atesora y conserva en forma de edificios (su casco histórico parece sacado de otro tiempo) y también a modo de leyendas.

Dicen que Savannah, situada en la desembocadura del río del mismo nombre y en la frontera entre los estados de Georgia y Carolina del Norte en la costa Atlántica, es la ciudad más hechizada de todo Estados Unidos, lo que con la tradición de caza de brujas del país americano no es decir poco; fue fundada entorno a 1733 por un grupo de colonos escoceses e ingleses al que se unieron familias de judíos de origen portugués y español que habían huído de la Inquisición; esta ciudad, que contando con su área metropolitana no llega a los 400.000 habitantes, cuenta con unos 80 cementerios y unos 50 edificios ‘hechizados‘ en los que se han documentado hechos paranormales (he aquí pues un destino de Halloween como pocos…).

Y ahí, en el corazón de su casco hechizado e histórico, está el Drayton Hotel, un hotel de 50 habitaciones y suites, un restaurante, un bar de cócteles, un café y una terraza en el tejado desde la que disfrutar de magníficas vistas de la ciudad; este elegante hotel ocupa un edificio del S.XIX y te permitirá vivir y sentir la ciudad de Savannah y su historia como ningún otro; el edificio ha sido restaurando respetando su arquitectura exterior, no en vano es uno de los edificios más antiguos de la ciudad, y creando tras sus muros una experiencia de hostelería de lujo, el Drayton Hotel se convierte así en un hotel nuevo e histórico, clásico y moderno, el ideal para una ciudad mágica como Savannah.

MÁS INFORMACIÓNThe Drayton Hotel

Sigue…

Origen: LOFF.IT