Archivo de la etiqueta: consumo

¿Vivimos McDonalizados?

Nos pasamos la vida persiguiendo el control. Gestionamos nuestro día a día esperando siempre los resultados previsibles. Si nos alejamos un poco de lo cotidiano veremos que otro mundo es posible.

El hombre moderno, que ya no tiene tiempo para detenerse en las cosas inútiles, está condenado a convertirse en un máquina sin alma. Nos sentimos cada vez más libres de tradiciones pero también más asfixiados por la burocracia y las cosas prácticas.

Pienso en esta realidad mientras atravieso una urbanización para ir a comer a un McDonald’s. Es un lugar bonito, con jardines cuidados y aroma a teleserie familiar norteamericana.

Cuando llega mi turno, una amable empleada me entrega el menú-mediano-de-cuarto-de-libra-sin-gluten-ensalada-agua-nada-más-gracias. Sonrío y recuerdo la curiosidad que suele causar en mis clases la idea de la “McDonalización” de la sociedad.

Sigue…

Origen: theconversation.com

Yo, robot, quiero ese Gucci: los nuevos consumidores

¿Serán los autómatas del futuro partes activas de la sociedad y comprarán productos y marcas igual que los seres humanos?

Associate Professor in Marketing, ESCP Europe

En los últimos años se han estrenado varias películas, como Yo, robotEx-Machina y Chappie, que retratan robots humanoides con una mente propia. Como investigador, tengo curiosidad por saber si es solo ciencia ficción o si estas películas ilustran temas reales que impactarán a la sociedad futura y los mercados de consumo. Específicamente, me pregunto si los robots autoconscientes humanoides tomarán un papel activo en la sociedad y, posiblemente, serán consumidores de productos y marcas en el futuro.

Desde la década de 1950, la investigación de inteligencia artificial (IA) se ha centrado en la creación de “máquinas pensantes”. Más recientemente las empresas de tecnología como Google también están invirtiendo fuertemente en sistemas de desarrollo de personalidad de robots. Las predicciones de los expertos varían. Sin embargo, varios de ellos sugieren que la IA será plenamente consciente en las próximas décadas.

En mi reciente artículo sostengo que la aparición de robots humanoides equipados con IA tendrá enormes implicaciones para la sociedad y las empresas. Además creo que, si estos desarrollan una autoconciencia similar a la humana, la noción de lo que constituye un consumidor debería extenderse de humanos a robots, ya que los robots con IA también pueden usar marcas como un medio de autoexpresión.

La autoexpresión en humanos y robots

Hay muchos indicios de que los consumidores utilizan los atributos de imagen asociados con una marca para expresar su autoestima. Por ejemplo, un consumidor puede comprar un bolso Gucci para proyectar su riqueza en contextos sociales. Curiosamente, los estudios muestran que alrededor de los 7-8 años la autoconciencia de los niños ha alcanzado una etapa de desarrollo que les permite asociar marcas con rasgos de personalidad y significado social. En consecuencia, los niños comienzan a usar marcas como medio de expresión personal y se convierten en consumidores proactivos.

Mientras tanto, los investigadores ya han desarrollado robots con IA que muestran niveles más básicos de autoconciencia y autoexpresión. Sostengo que una vez que los robots desarrollen niveles de autoconciencia y capacidades de autoexpresión similares al humano, también se podrán convertir en consumidores proactivos. Esto tendrá implicaciones para algunos sectores clave de la economía, que se describen a continuación.

Sector salud

Estudios muestran que los robots pueden mejorar sus capacidades de aprendizaje social a partir de las interacciones humanas. Podría decirse que los futuros robots podrán usar voces y expresiones diferentes para mejorar las interacciones con los pacientes.

Además, una vez que los robots desarrollen capacidades de autoexpresión, podrán incluso buscar prendas o partes mecánicas específicas para el trabajo, para proyectar la imagen de un profesional médico. Esto constituye una oportunidad para las empresas.

Primero, podrán apuntar a los propietarios de estos robots, similar a la idea de que los padres compran productos para sus niños pequeños. En segundo lugar, los profesionales de marketing podrían incluso apuntar a los robots directamente con sus comunicaciones de marketing digital, ya que, a través de la red, los robots pueden solicitar activamente productos específicos para personalizar su apariencia y participar en la expresión personal.

Sector educativo

Debido a su capacidad para expresar características de personalidad, es probable que los robots conscientes de sí mismos puedan proporcionar a los estudiantes una experiencia de aprendizaje similar a la humana. Por lo tanto, las empresas estarán interesadas en poseer y promocionar robots que puedan ser más atractivos para los estudiantes potenciales.

La investigación sugiere que, al igual que los humanos, los robots podrán aprender de las interacciones sociales para actualizar su autoimagen. Una vez que los robots humanoides sean plenamente conscientes de sí mismos, expresarán su deseo de equipar su “cuerpo” de robot de acuerdo con el entorno de enseñanza.

Por ejemplo, los robots conscientes de sí mismos que enseñan a los niños pueden tratar de expresar una imagen amigable y juvenil, mientras que aquellos que enseñan a ejecutivos de negocios pueden tratar de presentar una imagen más formal y profesional. Esto puede implicar que los robots soliciten cubiertas de equipos específicas o incluso adopten sus expresiones faciales.

Sector relacional

Los seres humanos participan en la entrega de regalos entre parejas románticas.

De manera similar, en las interacciones entre humanos y robots, el propietario puede iniciar algunas compras de accesorios, ya que es posible que deseen personalizar la relación para hacer el robot más atractivo. Se espera que los robots de relaciones conscientes de sí mismos puedan solicitar productos y marcas para expresar su propia imagen. Según la ocasión social, por ejemplo, una cita, los robots pueden tratar de usar accesorios diferentes.

Además, como los robots pueden aprender de la interacción social, es probable que conozcan las preferencias de sus “parejas” y luego busquen productos que complazcan a su pareja romántica.

En su forma actual, las opiniones expresadas son de hecho futuristas. Sin embargo, si la investigación de autoconciencia del robot avanza como se espera, los robots pueden no ser solo miembros pasivos de nuestra sociedad. Más bien, pueden convertirse en miembros activos e incluso ser considerados consumidores. La sociedad y las empresas deben estar preparadas para lo que vendrá.

Origen: Theconversation

Drogas: el hijo olvidado

 

“¡Es doloroso decirlo, pero el consumo escolar en baños, recreos, en la placita es grande! También traen lo que sacan de la plantita de marihuana de la casa” (alumna compungida de una escuela nocturna).

Me emocionó el relato de esta abuela-alumna sobre la situación en su escuela. Ella ve en ellos a sus nietos. Compañeros entre 17 y 24 años forman parte de este grupo. Los profesores la apoyan. Se sienten impotentes ante esta realidad. Muchos le confiesan que fuman de 8 a 10 cigarrillos diarios de marihuana por día (dosis eminentemente tóxica). El uso de cocaína también es habitual. La única contención que tienen es la escuela, me dicen los maestros. Afuera la intemperie (padres borrados o también ellos consumidores).

¿Es solo la escuela una espectadora de esta debacle? ¿Pueden estudiar así por las capacidades de aprendizaje bloqueadas por los estupefacientes? ¿Es un escenario más para la distribución o sea un “kiosco” más de los tantos?

Sentí angustia ante tanta verdad escuchada; pero sólo desde lo emocional aprendemos que el conocimiento para que sea efectivo necesita primero pasar por el “corazón”, o sea por las vivencias. Pensé también que me debía a mí mismo trabajar mucho más en la prevención desde la adolescencia.
Trato jóvenes que comenzaron a consumir a los 12 o 13 años. Falló la prevención porque esta es ver con anticipación, prever. Necesitamos empezar incluso antes en la infancia. Los maestros me lo recordaron; los problemas empiezan a observarse en la en el jardín: maltrato, violencia, golpes. Escenas de devastamiento y abandono familiar. Hiperkinesia. Trastornos de conducta. Depresiones infantiles. Luego de estas historias de desencuentros aparece el contacto con sustancias.

Muchas veces los estupefacientes surgen como una automedicación para sostenerse en un mundo de “nadies” y de soledad. Es también una forma de huir ante el vacío adolescente sin sostenes humanos. Después vienen las historias conocidas de agravamiento de patologías psiquiátricas o en algunos casos pertenencia bandas o grupos vandálicos y, entonces, la entrada en circuitos institucionales (clínicas, comisarías, etcétera).

NUEVOS CIRCUITOS CULTURALES DE PROMOCION

Circuito porno: Desde tempranas edades los niños y adolescentes se encuentran estimulados por el marketing de la pornografía que se halla ligada al consumo de estupefacientes. Horas y horas frente al computador en los centenares de páginas pornográficas son un incentivo enorme en épocas de extrema vulnerabilidad de la personalidad.

En Europa hay estudios de comienzos a los 8 años de edad generalizándose a los 14. Esto está ligado a las ofertas de prostitución en los mismos ámbitos. Esto también está vinculado a las agresiones sexuales con el consiguiente aumento de la violencia sexual y las violaciones en grupo. Se aumentan los “patrones machistas” y a la mujer como objeto generándose los comportamientos en “manada”. Además ,la pornografía estimula ciertas zonas del cerebro y libera neurotransmisores generando efectos similares a los de una droga y actuando sobre los mismos centros químicos.

La desvinculación y la caída del vínculo familiar que es la primera escuela y matriz educacional para un desarrollo sano empiezan a lucir por su ausencia. La mega-barbarie organizada que relata Edgar Morin ligada a la “errancia de los amores, la droga masificada y el individualismo” deja a miles en la “banquina”. Los hijos “sueltos” y sin tutela son el gran problema moral y económico (Zygmunt Bauman) de hoy así como los viejos arrumbados en geriátricos sin visitas ni cuidados afectivos familiares. Pero nadie habla en los “mentideros” políticos y culturales de la familia como eje de la socialización sana y de la libertad.

El individualismo hedonista triunfó y el hijo no pertenece a los valores a prestigiar y cuidar cuando la cultura judeo-cristiana base del occidente se justificó sobre la promesa del hijo. El hijo como transcendencia para los adultos que en el plano religioso era el hijo como Mesías o como futuro Mesías. Todo esto parece olvidado de aquel valor central que los hijos que formarían parte de esa promesa como base de la cultura. “Mi hijo el doctor”, de Florencio Sánchez en la literatura rioplatense muestra ese vigor valorativo.

Dejamos en la escuela la educación cuando la realidad es que esta solo debe ser un complemento y con función solo de instrucción. Luego será el psicólogo o el psiquiatra quien tendrá que cumplir ese papel sustituto y así seguirá esa marginación creciente.

La sociedad de la anomia va surgiendo claramente. ¿Sin “nomos” (ley-norma) se puede vivir? Solo se apela en nuestra sociedad a la ley penal y cuando esto sucede estamos realmente perdidos. La ley se “mama” y circula en la mesa familiar, en las escuelas con normas y límites, en las tertulias faltantes, en sociedades del encuentro y de la palabra. En tiempos de probables cambios en el marco jurídico en la cuestión de drogas la cuestión fundamental parecería pasar por otro lado. Generar un sistema inmunológico social preventivo se hace necesario.

Origen: LaPrensa 

Hagan “cola”… por drogas

Por

Juan Alberto Yaria 

Una postal del infierno
“Surgirá el último Hombre de Nietzsche: individualista, conformista, hedonista y con vida aburrida”. Byung-Chul Han, “Sobre el Poder”.

Colas de 70 metros para comprar drogas en Villa 1-11-14. Llamó la atención esta semana pero ya lo había anunciado en un trabajo para este medio hace 4 semanas. Los datos me los dieron varios pacientes y un taxista que adicto a la marihuana me dijo que para esa droga no había colas y sí para la cocaína y otra para la pasta base. Tres colas para comprar.

Aprendo de los pacientes que son los que me señalan la epidemia no de drogas sino que ésta es la señal de mucha soledad, vacío y de falta de vínculos. Luego las drogas harán su juego “domando” los sistemas de placer de la sub-corteza del sistema nervioso y adormeciendo los sectores más evolucionados del pensamiento en el cerebro. Y entonces la gente va… a buscar esa mercadería que resulta ya una necesidad. O sea no solo hay una emergencia alimentaria sino de drogas.
Cocaína, marihuana y pasta base….cada sustancia por su carril. Plena organización para distribuir cada producto. Hay “policías” de la organización que resguardan el orden, a los sospechosos se les revisa el celular; hay “satélites” menores que en bicicleta rondan para detectar sospechosos, las cámaras quedan bloqueadas por “pasacalles”, lomos de burro bloqueando calles o barricadas con puertas de heladera para dificultar el paso hacia zonas sensibles. Había un grupo de remiseros fieles que aseguraban el transporte hacia “Puente Alsina” vía conurbano.
Todo esto se está desbaratando (hace 20 años que funcionaba) pero no me interesa lo policial sino las historias humanas que hay detrás.

Vidas sin “nomos” (normas-leyes)

Si hay miles de personas que buscan sustancias éstas parece que ayudan a eludir angustias o vacíos y nos podemos preguntar que sucede en el crecimiento y en el desarrollo de la vida de tanta gente. La clínica y el consultorio cotidiano de las personas en crisis de drogas nos muestran que no se puede vivir sin ser alojados por la Ley.

Ley que no es la Penal ni solo la social sino la Ley interiorizada que surge de los vínculos y las palabras en el seno de modelos significativos que organizan nuestra crianza. Padres, escuelas, barrios, centros culturales, en suma la cultura en la expresión de protección de la vida.

Jorge me dice “mi papá consumía conmigo”. Ahora se trata y con vergüenza me lo cuenta. Le digo que su padre me abrazó llorando y me pidió perdón por todo lo sucedido. Le dije que era muy digno lo que estaba haciendo y que se estaba rescatando. Luego Jorge me dice que su mamá consume y su hermana también. Con alegría me dice “esta es mi casa”. Paradojas de la vida ya que Gradiva como comunidad terapéutica se transforma en su casa.

Ahí recuerdo a mi maestro Edgard Morín cuando me decía en Francia surgirán miles de “casas de vida” en donde se buscará refugio ante lo que él llamaba la “mega-barbarie organizada” que era la acción conjunta del individualismo, la errancia de los amores y las drogas masificadas.

Las soledades masivas dejarán ahí su impronta y las drogas son el refugio. Según Byung-Chul-Han (La expulsión de lo distinto-2016) el: “vivir con y el vivir para” están en crisis; son tiempos de des-vinculación que paradójicamente es vivido como tiempo de libertad, pero no hay libertad sin vínculos porque compromiso, lealtad y promesa son virtudes en crisis “. Al mismo tiempo nos dice que “hay un nuevo Poder Blando que no es imponer el No sino mostrar que todo puede ser Si”.

La progresía de la izquierda “caniche” y de la derecha “culposa”se suben a esta ola y las drogas forman parte de este desbarajuste ético y afectivo de la sociedad. Se defiende su consumo y se ocultan su perjuicio a la salud y se denigran u ocultan los vínculos familiares y los vacíos que existen en la vida de los niños especialmente.

El alerta temprano

Perdimos la “batalla” del alerta temprano desde la infancia y la detección precoz ante las primeras consecuencias del consumo de sustancias y queda entonces el consumo como la primera etapa de “luna de miel” y cuando aparecen los síntomas ahí entramos en el “desierto” de la falta de expectativas y de sentido de la vida porque nuestra vida personal no logro enraizarse (echar raíces) en el “nomos” de la Ley y en el solar nutricio del amor, la contención y de Palabras orientadoras con modelos válidos transmitiendo valores y no dis-valores.

La emergencia en drogas parecería mostrar la crisis de ciertos elementos “necesarios” para una vida sana.

Origen: Periódico Tribuna de Periodistas

Vida química y “evaporación” del padre

 

Por

Juan Alberto Yaria 

El vacío como fantasma

“¿Qué queda del hijo cuando el padre se ha escondido?”. Massimo Recalcati. ¿Qué queda del Padre? 2015.

Oscar consume desde los 11 años. Viví solo me dice sin poder mirarme; su madre trabajaba y el padre estaba embargado en sus empresas comerciales. La calle es su refugio y ahí aprende lo que es la marihuana, el alcohol, el paco, las diversas pastillas. Se va transformando en una boca y una nariz que consume. Obesidad y anorexia lo acompañan. Es la enfermedad del amor lo que padece .Están los padres, lo llenan de regalos pero parece ser que estamos enfermos de amor hoy: la agonía del Eros es clave en este malestar y vacío de miles de jóvenes y así van surgiendo las generaciones químicas. Un regalo sobre el fondo del des-amor pierde todo valor .No es un don sino un compromiso frio. Oscar recurre a nosotros como un “viejo joven” de 18 años ya golpeado por distintas enfermedades y casi como un condenado a muerte. Me llama la atención su EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) a tan corta edad con la sumatoria de los tóxicos del tabaco y la marihuana.

Sigue…

Origen: Periódico Tribuna de Periodistas

Drinks en sachets: “El consumo se da en chicos de 11 años”, advierten las autoridades 

 

Una nota de TN.com.ar puso en evidencia la problemática de las ventas de cápsulas de alcohol en preadolescentes. La estrategia oficial para combatirlo.

Los envases polémicos son los Doypack de 285 ml, que también se usan para comercializar repuestos económicos de productos de limpieza. Los tragos en bolsa se consiguen en supermercados chinos a $28, un precio similar a una botella chica de agua mineral.

En el artículo de TN.com.ar, sobre la venta de tragos en cápsulas similares a las del café, el funcionario había explicado que en todo el mundo se empieza a prohibir esta modalidad de comercialización ya que se intenta disminuir su consumo por ser perjudicial para la salud, como pasó con el tabaco.

“La Argentina es el tercer país de consumo de alcohol per cápita más alto de toda América con 9,1 litros. Esta forma de comercialización tiene el objetivo de apuntar a un público cada vez más joven, que consume más y al que le es más fácil comprarlo ya que muchas veces la venta es a través de internet”, había explicado Martello.

Origen: Drinks en sachets: “El consumo se da en chicos de 11 años”, advierten las autoridades – TN.com.ar

Ojo con la marihuana: permanece en la leche materna

 

HASTA 6 DÍAS DESPUÉS

Se estudió la permanencia del cannabis en la leche materna de mujeres que la consumen. Si bien en la mayoría de los casos los restos desaparecían 27 horas después de su consumo, en algunas ocasiones se detectaron hasta seis días más tarde.

Por Urgente 24

Se trata de la droga más consumida por las mujeres que están en periodo de lactancia, sobre todo en lugares donde su consumo está legalizado. Por este motivo, los investigadores quisieron averiguar qué sucede con la leche.

Sigue…

Origen: Ojo con la marihuana: permanece en la leche materna

El doloroso síndrome que sufren muchos consumidores de marihuana sin saberlo 

 

Fumadores de cannabis. Gtres.

El síndrome de hiperemesis cannabinoide o CHS provoca dolor de estómago, náuseas y vómitos a quienes consumen habitualmente el estupefaciente.

Roberto Méndez 

El debate sobre si deberían o no estudiarse los potenciales beneficios medicinales del cannabis o marihuana aún genera polémica. Los detractores de su uso medicinal argumentan aluden a los perjuicios que puede provocar esta droga – especialmente en lo que respecta a su ingrediente psicoactivo, el THC.

De hecho, es probable que aún no se conozcan ni todos los beneficios ni tampoco la totalidad de problemas asociados a la marihuana. Entre estos últimos destaca un extraño síndrome que se describió por primera vez en el año 2004 en un caso clínico publicado en la revista Gut: el síndrome de hiperemesis cannabinoide (CHS).

En el caso publicado hace más de diez años se describió la situación de una mujer australiana que había experimentado episodios severos y repetitivos de violentos mareosvómitos y graves dolores de estómago durante nueve años seguidos.

Según esta mujer, lo único que la calmaba era darse un baño de agua tibia. Sin embargo, si el agua se enfriaba, sus síntomas volvían a empeorar, haciéndole sentir que no podía calentar suficientemente el agua como para estar bien. De hecho, llegó a acudir hasta en tres ocasiones a urgencias hospitalarias por haberse producido a sí misma quemaduras por culpa de la temperatura del baño.

Leer nota completa

Origen: El doloroso síndrome que sufren muchos consumidores de marihuana sin saberlo – EL ESPAÑOL

Los alemanes beben en promedio 500 botellas de cerveza al año – tan poco como nunca

 

En Alemania se bebe cada vez menos cerveza. ¿Desaparecerá pronto la famosa bebida germana de los bares? Las diversas explicaciones de la caída del consumo son curiosas.

¿Qué sería una Oktoberfest alemana sin cerveza? Impensable, ¿no? Pero lo impensable se está volviendo realidad: en 2017, en Alemania se bebió un cuarto menos de cerveza que poco después de la reunificación, en 1990. Según datos de la Oficina Federal de Estadísticas (Destatatis), los cerveceros germanos vendieron un total de 93,5 millones de hectolitros de cerveza, un 2,5 por ciento menos que en 2016.

¿Habrá que despedirse pronto de uno de los clichés más conocidos del mundo? ¿Se despiden los alemanes realmente de la cerveza? ¿Qué serían los escoceses sin su whiskey, o los rusos sin vodka?

¿Por qué los alemanes ya no beben tanta cerveza?

La Federación Alemana de Cerveceros (DBB) da las siguientes explicaciones:

1)    El pasado verano hizo mal tiempo, llovió mucho

Una explicación no muy convincente ya que ningún verano alemán es realmente “bueno”. Durante el “verano alemán” solo hay aproximadamente dos semanas en las que uno puede arriesgarse a dejar el paraguas en casa. Además, el consumo de cerveza ya lleva cayendo continuamente desde la reunificación. Nadie se acuerda de veranos tropicales a principios de los años 90 en Alemania.

2)    El desarrollo demográfico. La población alemana envejece. La gente mayor ya no bebe cerveza.

Esta explicación suena mucho más interesante. Sí, la sociedad alemana envejece, como la de muchos países europeos. El consumo de cerveza se asocia en Alemania generalmente con la gente joven o con personas de bajos ingresos. El precio promedio de un vaso de cerveza en un bar cuesta entre un euro y un euro cincuenta. Si alguna vez pagó más, se encontraba en una zona turística o en la Oktoberfest en Múnich. Con la edad, los alemanes (de sueldo medio o alto) suelen preferir el vino.

Un litro de cerveza en el Oktoberfest cuesta alrededor de 10 euros.Un litro de cerveza en el Oktoberfest cuesta alrededor de 10 euros.

Campeones en consumo de alcohol

Pero, la situación todavía no es tan grave -o sigue siendo mala-, dependiendo del punto de vista. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que los alemanes se encuentran en el puesto 23 en la lista de los países de mayor consumo de alcohol en el mundo. Los países europeos son los mayores consumidores entre los 194 países, miembros de la OMS. Con un consumo de once litros de alcohol puro por año (unas 500 botellas de cerveza), Alemania se encuentra ligeramente por encima del la media de la UE, con 10,6 litros.

A pesar de una caída constante de las cifras, los europeos beben mucho más alcohol que el resto del mundo. En el sudeste asiático la gente consume cuatro litros, en África seis y en América 8,2 litros. Entre los países de América Latina, las cifras varían. Países como Chile (9,6), Argentina (9,3) y Venezuela (8,9) superan el promedio. En otros países de la región, sin embargo, el consumo de alcohol es muy bajo. En El Salvador (3,2) se bebe menos alcohol que en Corea del Norte (3,7).

¿Hay todavía esperanza para la cerveza?

Sí, todavía hay esperanza de no tener que despedirse de un cliché tan conocido. El consumo de cerveza suele subir significativamente durante los campeonatos de fútbol. Un campeonato mundial exitoso para los alemanes se traduce en un consumo adicional de un millón de hectolitros de cerveza. Y en 2018 se celebra el campeonato mundial de fútbol en Rusia (por cierto, otro campeón en el consumo de alcohol). Además, Baviera, en donde se celebra la famosa Oktoberfest, es la única región alemana en la que no se registró un bajón en el consumo de cerveza. ¡Prost!

Autor: Gabriel González Zorrilla (VT)

La “amistad por hora”, un boom: Cada día 220 personas ponen en alquiler su compañía

Se sextuplicó en 5 días, tras una nota de Clarín que reveló la modalidad.

Nuevos amigos. Están en Buenos Aires y le alquilan su tiempo a desconocidos en la red Rent A Local Friend.

En busca de un ingreso extra

A muchos argentinos les pareció tentadora la idea de vender horas de “amistad” por internet, y que desconocidos puedan alquilar su compañía para hacer juntos todo tipo de actividades, desde ir al parque hasta comer afuera, ir a la cancha o charlar. El interés por esta nueva y curiosa salida laboral llegó un punto tal que, en menos de una semana, la oferta de “amistad por horas” se sextuplicó en el país.

Tras la nota de Clarín que el domingo pasado reveló la modalidad, las redes internacionales de “alquiler de amigos” quedaron sorprendidas ante una inédita ola de pedidos de argentinos de todas partes del país que se postulaban para convertirse en “amigos de alquiler”.

Rent A Friend (“Alquilá un Amigo“), la principal plataforma a nivel mundial, de origen estadounidense, venía con algo más de 200 prestadores en el país, mayormente en Buenos Aires. Pero, en los últimos cinco días, logró reclutar oferentes a un ritmo de 220 nuevos por día en todo el país.

Mirá también: Amistad por hora: ya es posible alquilar la compañía de un amigo

Así, los miembros de esa red que busquen compañía en Argentina pueden ya elegir su acompañante dentro un catálogo con más de 1.300 perfiles activos, cada uno con sus respectivas fotos, una presentación y una lista de las actividades que están dispuestos a realizar.

“Los ‘amigos’ argentinos se ofrecen para salir de paseo, ir al cine y hacer salidas nocturnas con las personas que los alquilan, entre muchas otras.Sólo en Buenos Aires se acaban de sumar 500 personas y el resto está en el interior”, comentó Scott Rosenbaum, el fundador de la empresa.

En Córdoba, por ejemplo, ahora se puede contratar a 24 “amigos por hora”. En Mar del Plata, a poco del verano, ya aparecen 17; en Mendoza unos 11 y otros 10 en Rosario.

Mirá también: “Ella me alquiló una vez y ahora es una gran amiga”

“Son personas de todas las edades, desde los 18 años hasta los 65. Y predominan los varones, aunque levemente: el 57% son hombres y un 43% son mujeres“, agregó Rosenbaum.

La otra web que compite en el rubro es la brasileña Rent a Local Friend, más orientada a turistas que buscan contactarse con vecinos de las ciudades que visitan. En este caso, sólo 10 personas ofrecían el servicio en el país, con tarifas por día, mayormente en Buenos Aires. En los últimos días, su “catálogo” creció un 70% con presencia en Capital, Mendoza y Paraná.

Lo que hacen las plataformas es sólo vincular a personas demandantes de compañía con extraños simpáticos capaces de brindársela, a cambio de dinero. “Sólo se admiten relaciones platónicas amistosas, sin contacto físico”, aclaran, para evitar malentendidos. Y cada vínculo deja calificaciones públicas, para mayor seguridad.

Mirá también: “Ganás plata conociendo gente nueva, es divertido”

Una vez en contacto, ambas partes negocian libremente la tarifa, que suele arrancar en $ 150 la hora y puede abonarse en efectivo o con tarjeta. Cuando el servicio dura un día entero, el precio en Buenos Aires ronda los $ 1.500. Además, corren por cuenta del contratante todos los gastos vinculados a la salida, como los de entradas, traslados, comidas y bebidas.

Conocer gente nueva, hacer salidas divertidas “de arriba” y, como si fuera poco, recibir un pago por cada hora de diversión. El combo llamó la atención, y más en una época donde todo ingreso extra resulta más que bienvenido.

Origen: La “amistad por hora”, un boom: Cada día 220 personas ponen en alquiler su compañía